SIGNIFICADO EMOCIONAL DE LOS DOLORES DE RODILLA

Vamos a transcribir 5 artículos:

  1. De Fabian Garella.
  2. De Alejandro Jodorowsky
  3. Biodescodificación del menisco.
  4. De Mireya Larruskain
  5. Dos ejemplos de biodescodificacion biológica.

 

 

Primer Artículo

RODILLAS (en general)

Las rodillas son las articulaciones en las cuales me arrodillo, me abandono a la jerarquía normal o a lo que está encima mío y también al movimiento y a la dirección que tienen lugar. Las rodillas manifiestan por lo tanto mi grado de flexibilidad y sirven para amortiguar los golpes cuando la presión es demasiado alta. Están afectadas cuando me desvalorizo con relación a mi físico o mis marcas deportivas. Si tengo dificultad en doblar las rodillas, demuestro con esto cierta rigidez. Puede ser porque mi ego es muy fuerte y orgulloso. Una rodilla que dobla fácilmente es un signo de humildad y flexibilidad. Las rodillas son necesarias para mantener mi posición social y mi estatuto.

RODILLAS (dolores de…)

La rodilla es el conjunto articular más importante de la pierna. Esta articulación carga el peso del cuerpo en la posición en pie y es necesaria para caminar sin cojear, para subir y bajar una escalera, para sentarse, para descender, trepar, etc. La definición que sigue abarca todo problema que pueda afectar la función natural de la rodilla y todo dolor en ella.

 

Un dolor en la rodilla o un problema que perjudique una de sus funciones es señal de una falta de flexibilidad en la forma de enfocar el porvenir. Dicho dolor se manifiesta en la persona que es orgullosa o testaruda y que no quiere doblegarse ante las ideas o los consejos de los demás. Esta persona se ocasiona más perjuicio que beneficio con esta actitud inflexible porque se impide encontrar medios más fáciles para hacer frente a su futuro. Si el dolor es ocasionado por la artritis o la artrosis, véase también estas enfermedades.

Este dolor te dice que dejes de creer que eres flexible. Recuerda que tu cuerpo siempre quiere advertirte de algo de lo que no eres consciente. No tienes por qué tener miedo de perder el control si aceptas las ideas nuevas de los demás y si permites enfocar tu porvenir o el de aquellos a quienes amas de otra manera. No tienes que seguir creyendo que doblegarte quiere decir arrodillarte ante los demás o ser una persona sumisa. Tu inflexibilidad puede provenir del miedo a ser como uno de tus progenitores. Date cuenta de que eres un ser distinto a tus padres y que, aun cuando existan similitudes, tú puedes dirigir tu vida a tu modo. Por otro lado, todos necesitamos pedir ayuda algunas veces.

Si tengo problemas en las rodillas, debo interrogarme para saber si soy testarudo, rígido, orgulloso. Si mis rodillas ya no responden, ¿vivo quizás un conflicto con la autoridad (mi jefe, mis padres, etc.)? ¿Tengo miedo de tomar cierta acción para ir hacia delante? ¿Tengo yo la sensación de que debo “doblar” en cierta situación o deba “doblarme” delante de alguien o algo? Si tengo fluidos al nivel de las rodillas (me inhibo emocionalmente contra el flujo natural de los acontecimientos (resistencia al movimiento). Si mis rodillas están lastimadas, se puede tratar de arrogancia, testarudez o una resistencia que hace que cualquier progreso y avance sea rígido o doloroso.

También puede que me desvalorice, me disminuya frente a mi físico o mis marcas deportivas y entonces, hay muchas probabilidades de que me haga daño a las rodillas. La inflamación o el dolor pueden indicar una rigidez frente a la autoridad o el sistema de leyes vigentes. Puedo tener frecuentemente la sensación que debo obedecer (ej.: delante de un padre, un profesor, jefe, incluso el cónyuge, etc.) y ¡“esto no me apetece en absoluto”! Puede que viva un conflicto mental, una obstinación egoísta a no dejar fluir o a darme.

Los daños óseos o de los tejidos blandos se vinculan con un profundo conflicto interior e implican el abandono, a un nivel más profundo, el abandono de mi ego y de mi orgullo. Por esto, si quiero eliminar las dolencias que afectan mi rodilla, debo aceptar abrirme al mundo que me rodea y aceptar que pueda tener que cambiar mi modo de ser en ciertos aspectos.

En el caso del higroma que afecta en particular a las monjas y monjes, debo preguntarme cuál es el conflicto que vivo para con mi espiritualidad y las implicaciones que conlleva en mi vida. El dolor que siento cada vez que me pongo de rodillas (para rezar por ejemplo) me recuerda mi conflicto interior y la necesidad de decidir por mí – mismo lo que quiero en mi vida y hacer los cambios apropiados.

Acepto arrodillarme delante de alguien o una situación, o quizás simplemente, delante de la vida en general, para poder recibir ayuda y abrirme a una nueva realidad que no podía ver antes ya que estaba encarcelado en mi propio universo. Y tengo todo el potencial necesario para aceptar nuevas responsabilidades.

Si vivo frustración y culpabilidad porque me doy cuenta que siempre quiero tener razón y que mi deseo de potencia social superior es insaciable, me paro y me cuestiono sobre mis verdaderos valores para volver a lo esencial y para permitir volver a mi corazón en vez de dejar todas las decisiones a mi lado racional.

 

https://fabiangarella.wordpress.com/2013/11/01/decodificacion-rodillas/

 

 

 

2ª Artículo “Alejandro Jodorowsky”

 

Alejandro Jodorowsky en Twitter, Alejodorowsky

 

Las rodillas son la segunda articulación de las piernas. Cargan el peso del cuerpo cuando estamos de pie y se necesitan para caminar, para subir y bajar escalones, para sentarse, para descender, etc.

Las rodillas se relacionan con el orgullo, el sometimiento, la modestia y la humildad. Representan nuestra capacidad de ceder, de soltar, en nuestra relación con los otros. No querer doblegar las rodillas indica una actitud orgullosa e inflexible. Caer de rodillas es una llamada a la humildad, a que abandonemos la arrogancia o el orgullo respecto a alguna situación que estemos viviendo.

 

En astrología se dice que el signo de capricornio controla la articulación de la rodilla y el regente de este signo es Saturno. Tal vez por ese motivo se dice que las personas muy “saturninas” (es decir rígidas) suelen acabar con problemas de rodillas

En el maestro y las magas, Alejandro Jodorowsky explica que cada una de nuestras edades vive en nosotros. Si los huesos son seres, las articulaciones son puentes por donde hemos de atravesar el tiempo. Dice respecto a las rodillas:

“Asalta esa fortaleza al parecer inexpugnable que son tus rodillas. Por delante presentan una coraza al mundo, pero detrás, en la intimidad, te ofrecen la sensualidad del adolescente.

Las rodillas conquistan el mundo, te permiten ocupar como un rey tu territorio, son los caballos feroces de tu carro. Pero si no sigues subiendo, madurando, ahí te quedarás, encerrado en tu castillo”

Las lesiones de menisco, constituido por cartílago que hacen posible la articulación y rotación de la rodilla, se producen a causa del sobreesfuerzo. Puede que con una excesiva actividad exterior, huyamos desmesuradamente de solucionar algún conflicto interior. Tras la operación de menisco, los afectados deben restringir el movimiento. A este proceso, sería conveniente que le siguiera una toma de conciencia de cuales son nuestros límites y de que manera los estamos trascendiendo, al tiempo que nos deberíamos preguntar de qué asunto íntimo estamos “queriendo escapar”.

Los dolores en las rodillas son aliados que nos pueden ayudar a reflexionar sobre nuestra relación con la jerarquía: la dominación y el sometimiento con lo que nos rodea; sobre nuestra excesiva rigidez; e incluso nos puede invitar a dar un repaso autobiográfico de nuestra salida del mundo adolescente, por si algo que allí no se terminó de elaborar, sigue llamando nuestra atención a través de alarmas en la zona corporal que representa a esa edad, las rodillas. Si no dedicamos tiempo y energía a solucionar los problemas del “submundo” referidos a lo anterior, todo ese tiempo y energía se concentra en una hiperactividad fuera de nosotros, demasiado orgullosos e inflexibles para admitir que debemos transformarnos, y en esta huída desmesurada, se rompen los límites de nuestra capacidad física, dando problemas en los meniscos.

En lugar de vivir estos problemas de salud como algo negativo y sin sentido, sería mejor escucharlos como si de maestros se trataran. Seguro que traen un mensaje sanador para nosotros.

http://ellamentonovieneacuento.com/2012/11/27/a-proposito-de-las-rodillas/

 

Tercer Artículo “Biodescodificación de los meniscos”

 

¿Qué es?: Los meniscos son fibrocartílagos en forma de semiluna que rellenan los espacios comprendidos entre superficies articulares del cuerpo, y poseen la función de estabilizar la articulación y servir de “tope” para los movimientos exagerados de la misma; además absorben el impacto de choque entre las superficies articulares, aumentando la superficie de contacto. En el ser humano, los meniscos están presentes en la articulación de la mandíbula, la rodilla, la clavícula, la muñeca y las costillas.

En el caso de la rodilla hay un menisco en la parte interna de la rodilla (el menisco medial) y otro en la parte externa de la rodilla (el menisco lateral). Cada menisco está fijado a la parte superior del hueso de la pantorrilla (tibia) y también hace contacto con el hueso del muslo (fémur), actuando como amortiguador cuando la rodilla está soportando una carga. Se encuentran adheridos a la periferia del platillo tibial mediante el ligamento meniscal. Aumentan la superficie articular de los platillos tibiales y la congruencia entre los cóndilos femorales y la tibia. Permiten una mejor distribución de la carga. Tienden a desplazarse hacia atrás en la flexión y hacia delante en la extensión; el menisco medial tiene menos movilidad que el menisco lateral. Cada uno posee una forma característica: el menisco medial es una media luna más gruesa en su parte posterior y el menisco lateral es una porción grande en un círculo pequeño; su grosor puede ser homogéneo. Ambos meniscos son más gruesos en la periferia y más delgados en su borde interno. Estos meniscos ayudan a la lubricación y a la nutrición a través del líquido sinovial que liberan las sinoviales al realizar movimientos de flexo-extensión y cargas y descargas de peso. Los meniscos son importantes para la estabilidad y la funcionalidad de la articulación de la rodilla, y también absorben golpes y disminuyen el desgaste del cartílago. Cuando se rompen se bloquea total o parcialmente la rodilla, con dolor agudo o subagudo en los lados laterales de dicha rodilla. ¿Qué conflicto emocional estoy viviendo?: De forma general, todos los meniscos están relacionados a conflictos emocionales de DESVALORIZACIÓN. Por lo tanto, si yo estoy presentando cualquier molestia, en cualquiera de mis meniscos, obligatoriamente he vivido o estoy viviendo, una situación en la que me he sentido poco capaz para lograr algo, para hacer algo, para hacerlo bien o para hacerlo rápido.

Es necesario revisar mi vida presente, y buscar situaciones laborales, sociales o familiares, en las que, ante la vista u opinión de los demás, yo no soy eficiente. Deberé poner especial atención incluso, en aquellas situaciones en las que todos a mi alrededor me dicen que lo he hecho bien pero soy yo, el que no se siente seguro de que eso sea verdad. Por supuesto, será importante que yo conozca el significado emocional de la rodilla, de la muñeca o de la parte del cuerpo en la que se encuentre el menisco dañado, porque eso me dará una pista más concreta del conflicto que debo buscar.

Los meniscos finalmente, están relacionados con articulaciones, por lo que implican que existe una falta de flexibilidad, de movimiento.

Veamos cómo buscar la causa de mi daño en el menisco:

Como ejemplo, buscaremos la causa de molestias en el Menisco de la rodilla: Ya sabemos que las rodillas están relacionadas con emociones de “obligación”.

– “A qué me obligan los demás”. – “A qué me obligo yo”.

Con ésta base, ya tengo idea de por dónde comenzar a buscar.

Ahora bien, ya sé que menisco es:

– “Los demás dicen que lo hice bien, pero yo no me la creo”. – “Los demás dicen que no lo hago bien”.

Es momento entonces de sumar los significados y tengo que buscar historias en mi vida en las que yo “siento”, “pienso”, “vivo” dramas similares y no me había dado cuenta.

– Tal vez mis padres dan por sentado que yo debo ir a verlos todos los fines de semana (me siento obligado a ello), y tal vez el fin de semana pasado, se me hizo fácil no llegar, ir a otro lado o bien, tenía yo otro compromiso (sentí que no lo hice bien), y como consecuencia, ésta semana me lastimé o me dañé el menisco.

– Tal vez yo siempre me quedo dos horas más en la oficina, aunque ya haya pasado mi hora de salida (yo me obligo a ello), porque me gusta terminar mis pendientes, dejar todo en orden para el siguiente día, etc. En la semana, yo debía hacer una presentación para toda la empresa con un audiovisual. Yo sentía que algo faltaba, que olvidé algunos datos, que debí quedarme más horas luego del trabajo para perfeccionar mi exposición. Mi jefe y mis compañeros dicen que la presentación estuvo muy bien (los demás dicen que lo hice bien, pero yo no me la creo), pero yo siento que no es así, que lo dicen por hacerme sentir bien. Por lo tanto, ésta semana, presento daño en mi menisco.

Y es así como, debo trabajar la Biodescodificación, buscando historias, buscando los elementos que sé que contiene o debe contener la historia, para luego, liberarme de ella, aceptando que lo hice mal, que no debí hacerlo, que debo cambiar mis actitudes, pensamientos, y reacciones.

Y una vez, que ya he revisado toda mi historia, mi vida y no he llegado a encontrar algo parecido, entonces deberé buscar en mi proyecto sentido, porque pudieron ser mis padres, los que me han heredado la vulnerabilidad ante emociones de éste tipo. Del mismo modo, deberé revisar mi árbol genealógico y analizar la vida de todos mis dobles para descartar que sea una historia emocional de ellos o bien, que por lealtades familiares, yo esté presentando daño en mi menisco a la misma edad que otra persona de mi árbol padeció.

Y al conocer la verdad, liberarla con la carta de duelo, sacando las emociones y dejando esto atrás.

https://reikienargentina.wordpress.com/2017/03/21/biodescodificacion-meniscos/

 

 

 

Cuarto Artículo. ¿Qué me dice mi rodilla?

 

 

Sentido Biológico de la rodilla “Movimiento”: Doblegarse, arrodillarse, someterse Conflicto: Desvalorización

¿Qué conflicto emocional vivo cuando sufre mi rodilla? Si presento cualquier síntoma en mis rodillas, estoy viviendo un conflicto emocional de desvalorización relacionado con la acción de arrodillarse, de doblegarse a los demás, de someterse a alguien o a algo (siempre que esta acción no implique un honor). Son conflictos de obediencia, de sumisión a la autoridad real o simbólica. Situaciones de imposibilidad de actuar según los propios deseos, resistencia a someterse a la ley del padre. “Me obligo a hacer” o “me obligan a hacer”. Es una muestra de mi “sometimiento”. De lo que me “pesa” hacer. Siento que debo entregar resultados obligadamente, y que si dejo de hacer algo le fallo a los demás y me fallo a mí mismo. Me quejo y puedo contestar, reclamar, incluso puedo decir o gritar que ya no haré más tal cosa, pero la sigo haciendo.

La rodilla en sí misma, representa mi flexibilidad, mi amor propio, mi orgullo, y mi testarudez, por lo que cualquier síntoma en ellas, significa que no puedo ser flexible, me lastiman mi amor propio, me hieren en mi orgullo. Indica problemas en la adolescencia, relacionados sobre todo con la sumisión al padre, la obligada obediencia y el deseo de no ceder.

¿Cuál es la emoción biológica de la rodilla? Si hay inflamación, la situación se vive con rabia; si además aumenta el líquido sinovial, tendremos en cuenta los referentes de la persona; una distensión de ligamentos alude a una desvalorización que debilita en el futuro. Cualquier síntoma que perjudique la función de mis rodillas, es una señal de que no soy flexible a la hora de planear mi futuro. Si a mí me duelen las rodillas quiere decir que soy una persona necia, testaruda y que prefiero el dolor a doblegarme ante ideas o consejos de los demás. Este dolor me dice que debo ser más flexible y me impide doblegarme/arrodillarme ante quien no deseo hacerlo, me ayuda a estar en COHERENCIA (Sentir, pensar y hacer lo mismo). No tengo por qué tener miedo de perder el control si acepto ideas nuevas de los demás y si me permito enfocar mi futuro. Debo dejar de pensar que doblegarme ante nuevas ideas, significa arrodillarme ante nada o nadie o bien aparecer como persona sumisa.

Siempre iremos a buscar la historia que hay detrás de la historia de cada cliente, de cada caso. Mi dolor en las rodillas: – Puede ser mi miedo a ser como mis padres. – Puede ser mi negativa a cuidar a mi madre o padre. – Puede ser mi negativa a abandonar el hogar. – Puede ser mi falsa idea de que no puedo hacer mi vida por cuidar a mis padres. – Puede ser por obligarme a cuidar mis hijos aunque ellos ya tengan 30 años. – Puede ser por obligarme a cuidar a mis nietos cuando no son mi responsabilidad.

¿Cómo libero esa emoción?: Dejar de ser obstinado y orgulloso, comprendiendo que me estoy haciendo daño por no cambiar mis creencias. Primero hago las cosas por gusto, luego me obligo a hacerlas, luego me obligan a hacerlas y mientras tanto, yo me hago más daño cada día.

“Puedo cocinar por gusto cuando me caso. Después, puedo cocinar hasta que mis hijos se casen y hagan su vida, pero luego me descubro cocinando para mis hijos, yernos y nueras todos los días, porque a eso los acostumbré, y luego, llega el día en que si yo no cocino, me reclaman. Debo ser flexible pero muy determinante, para dejar en claro que cuando yo hago una cosa por gusto lo disfrutaré, pero que dejaré de hacer eso que me pidan o yo decida, cuando ya no sea algo que disfrute”. “Puedo ser un hijo cariñoso, hacer mi vida con quién me parezca, visitar a mi madre con gusto los fines de semana, pero que mi madre me obligue a visitarla todos los fines de semana porque “es costumbre familiar” (su costumbre, claro) e impedirme con eso hacer lo que realmente quiero con mi esposa e hijos, no se vale y no lo permito”.

Las personas que sufren de la rodilla, SIEMPRE hacen cosas obligadas por alguien más u obligadas por sí mismos: – Debo obedecer a mi jefe, me someto ante lo que quiera. – Tengo que llevar a mi madre al doctor, cuidarla, llamarla… – Tengo que limpiar rápido, antes de que llegue mi marido. – Debo llevar a mi nieta a la escuela porque mi hija no puede. – Tengo que “agacharme” para pedir dinero a mis padres.

¿Qué conflicto emocional estoy viviendo? Sumisión. Problemas ligados a la adolescencia (donde se concentra la autoridad), “Estoy en sumisión y no quiero ceder, ¡no! y ¡no!”. Están los cuatro puntos de desvalorización: Evaluación, Resultado obligatorio Falta de respeto, La dirección.  Hay que buscar gestos habituales de las personas, como por ejemplo, subir escaleras, saltar vallas…

RESENTIR “No puedo hacer lo que quiero”. “No quiero someterme a la ley del padre (real o simbólico)”. “Me gustaría tener un poco más de dulzura en mi sumisión”. “Estoy de acuerdo en someterme, pero dulcemente”.

CONFLICTOS 1. La desvalorización, que es el resultado que quiero. 2. La sumisión. 3. La adolescencia. 4. La dirección: Conflictos de elección (profesional, sentimental, sexual, pero a nivel de emociones)

LA LATERALIDAD Rodilla derecha en una persona diestra: “Yo he querido irme, he deseado irme pero no he podido”. Acción contrariada “¿A qué me obligan?”. Rodilla izquierda en una persona diestra: “Me he ido pero siento haberme marchado”. Deseo contrariado ¿A qué me obligo?”.

En una persona zurda se invierte en ambos casos. Para un zurdo, la rodilla derecha nos da una información de deseo contrariado y la izquierda de acción contrariada.

Problemas en las articulaciones, representan cambios en la orientación de la vida, y la dificultad con que se llevan a cabo. Resistencia al cambio. Los cambios producen miedo.

Artrosis de rodilla o Gonartrosis: No me respeto lo suficiente. Conflicto: Sumisión. Resentir: “Por favor, un poco mas de humalidad, flexibilidad…”, “Estoy de acuerdo en someterme, pero va demasiado rápido…”, “Por favor pare”.

Enfermedad de Osgood Schalatter: Esta enfermedad específica es una tendinopatía de inserción, y que afecta a pacientes de entre 10 y 16 años; (La lesión se produce en la zona de inserción del tendón rotuliano en la tuberosidad tibial). El tendón tira y arranca el Periostio. El dolor, en este caso, se manifiesta durante y después del ejercicio. Conflicto: Desvalorización en lo que hago en el presente + sumisión durante varios meses. Resentir: “No quiere pasar por la ley del padre, no quiere doblegarse, no quiere someterse”, “soy nulo”, “no he consigo resultados”, “me he sentido impotente”… y además “me ha faltado al respeto”.

Cápsula articular de la rodilla: Su función es la protección, “no tengo protección”.

Sinovitis. Derrame sinovial en la rodilla: Me mostré sumiso y me arrodillé ante algo o alguien. Conflicto de sumisión con una tonalidad de querer que todo se calme, que se arregle suavemente. Fabrico más lubricante (aceite, agua, referentes…). Añadimos conflicto de falta de protección. Resentir: “Quiero ser más aceptable”. “Me gustaría tener un poco más de dulzura en mi sumisión, por favor”. “Estoy de acuerdo en someterme, pero dulcemente”.

Las Mesetas Tibiales: Tiene forma de balanza: Simbólicamente es la justicia, la falta de equilibrio (obligada a aceptar una situación injusta, quiere ser madre pero no cree en la familia… Conflicto: Sumisión. Resentir: “No puedo hacer lo que quiero”, “No quiero someterme a la ley del padre” También podemos valorar la asociación de la tibia con la “madre”.

Los meniscos: Los conflictos se relación con su función de “adaptar” el movimiento y “amortiguar” el impacto del peso. Son situaciones de imposibilidad de adaptarse a las órdenes o amortiguar el exceso de presión.

La rótula o patela: Se relaciona con un aspecto de futuro, con proyectos, con no poder o no tener derecho a organizar el futuro, “romper” los proyectos de futuro (en caso de fractura).

Ligamentos cruzados: Cruce de caminos, cruce de especies, cruce de hierro (espadas), cruce de miradas. Ejemplo de un caso del Dr. Slomon Sellam: Una mujer que trabaja en la seguridad social y viene a verme porque ha sido operada dos veces de los ligamentos cruzados porque se han roto las dos veces. Tiene una rodilla muy hinchada, le duele mucho y se cuestiona que si la cirugía no ha funcionado debe haber algo psicosomático. Lo pruebo todo y me queda un último recurso. Cojo un diccionario sobre la lengua francesa, tres tomos sobre el origen y significado de las palabras. A veces la clave está en ello. Busco “cruzados”, el problema no está en el ligamento y le leo el texto. Habla de un cruce de caminos, del cruce de especies, del cruce de hierro (combate de espadas), cruce de miradas, y en ese momento, con la palabra “cruce de miradas” veo que empieza a cambiar, es la palabra que abrió el expediente. Le preguntó qué pasa y empieza a temblar, a sudar… Me cuenta una historia emocional muy fuerte. Ahora tiene 45 años, pero cuando era adolescente estaba enamorada de Pedro. Era guapísimo, inteligente, agradable y todas las chicas le admiraban. Ella estaba muy enamorada, pero nunca se atrevió a decirle nada porque otras le pasaban delante y siempre guardó el amor platónico en su interior. Ella se casa, tiene hijos y una familia. Un día saliendo del trabajo reconoce a Pedro en la calle, pero Pedro ha cambiado mucho, es un vagabundo, sucio, con barba y pelo largo… y ella está en la misma acera y no sabe si va a reconocerla. Ella está desamparada de reconocer a su amor de juventud y tiene miedo de cruzar la mirada y de que la reconozca. Cuanto más avanza más aumenta su estrés porque van a cruzarse, y ella teme que la reconozca y no sabe qué va a sentir. El momento crítico será cuando se crucen. Una vez se cruzaron su miedo había pasado. En ese momento en su cerebro hay dos estructuras que se cruzan, la mirada y los ligamentos cruzados de la rodilla que determinan dirección. Por esto la palabra es muy importante y cada persona reaccionara a uno diferente. Para el cerebro es lo mismo. En el cerebro hay dos lugares que se cruzan: el nervio óptico, a nivel del quiasma óptico y los ligamentos cruzados de la rodilla. El cerebro elige la rodilla, creo que se porque es más fácil de gestionar, no es rentable perder la vista por un conflicto así, los ojos son más importantes. Además en el estrés del momento, el cerebro ha registrado marchar en la dirección y es en la adolescencia que ella estaba enamorada.

Genu valgo: Memorias de incesto o violación. Resentir: “Intentan evitar una violación”. Son pistas bastante delicadas, y son conflictos transgeneracionales. El problema es de cadera, no de rodilla, pero se expresa en la rodilla. Hay que descodificar la cadera (conflictos de oposición).

Genu varo: Conflicto: Tener hijos. Resentir:”Me hubiera gustado tener un hijo”. Al igual que en el genu valgo, se trabaja con la cadera.

Hiperlaxitud: Hablamos del Síndrome de Hiperlaxitud cuando existen una serie de síntomas que acompañan a la hiperlaxitud articular. Estos síntomas son muy diversos y se localizan tanto en el aparato locomotor (dolor articular, esguinces, luxaciones y subluxaciones frecuentes, dolor de espalda, lesiones de tejidos blandos como bursitis, epicondilitis…) Resentir: “Como soy yo el que está en el interior, quiero salir de esta situación”, “Quiero más libertad”.

Bursitis: Inflamación de la bursa (estructura en forma de bolsa que se sitúa entre huesos, tendones y músculos, con una función facilitadora del movimiento de estas estructuras entre sí. Añadir el significado de la articulación en que se encuentra + Cólera reprimida, deseos de golpear a alguien.

LOCALIZACIÓN La cara interna de la rodilla tiene un matiz de oposición con ira. La cara externa, sobre la cabeza del peroné, rencor ante una situación a la cual no quiero someterme. La zona posterior (hueco poplíteo) es sumisión con relación al territorio. La cara anterior de la rodilla, significa no querer rendirse.

 

Mireya Larruskain

http://mireyalarruskain.com/el-significado-emocional-de-los-conflictos-de-rodilla/

 

 

Quinto Artículo. Dos ejemplos de descodificación biológica

 

RODILLAS / Descodificacion Biologica

Hombre 49 años, dolor en las dos rodillas. Conecta 5 años atrás, describe como le angustia la cantidad de trabajo en la casa, los quehaceres domésticos, la enfermedad de su mujer, no tiene ayuda de nadie, ya no resiste más y se rompe el menisco. Con la primera descodificación biológica, al tercer día se siente bien, y permanece así 15 días . Vuelve a consultar de nuevo, la rodillas le vuelven a doler. En la segunda DB, conecta con la edad de doce años, subido a un mástil en una verbena de San Juan, ve como se cae del mástil y se rompe la muñeca. Se da cuenta, que el no quería subir, a el estas cosas tan bruscas no le iban, solo lo hizo para demostrarles a sus amigos, su masculinidad. Ve con claridad, que cuando la vida le obliga ha hacer, esta le rompe. Segunda descodificación, integra su parte masculina y femenina, tres días mas tarde, desaparece su dolor de rodillas.

 

http://descodificacionbiologica.blogspot.com.es/2008/06/rodillas-descodificacion-biologica.html

Anuncios

Acerca de Asociación Emoción y Salud

Somos una Asociación sin ánimo de lucro que busca el aprendizaje y divulgación de los diversos métodos existentes relacionados con la integración emocional y su relación con la salud.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s