CANCER DE PANCREAS

Para entender el cáncer de páncreas, primero vamos a poner una serie de artículos recogidos de la web de la asociación española contra el cáncer, en donde se da una panorámica genérica de la manera que la medicina convencional ve este tipo de dolencias.

Para dar una mayor visión general, pondremos otros artículos que enfocarán esta enfermedad desde la perspectiva de la Nueva Medicina Germánica y la Biodescodificación Biológica.

 

 

 

 

Síntomas 

En la fase inicial de la enfermedad, el cáncer de páncreas puede no llegar a producir ningún tipo de síntomas.

En la mayor parte de las ocasiones, el cáncer se diagnostica cuando los síntomas obligan al paciente a acudir al médico. Dependiendo de la localización del tumor los síntomas pueden variar aunque generalmente son síntomas inespecíficos.

Los más frecuentes en este tipo de cáncer son:

  • Pérdida de peso: puede ser importante, y habitualmente es debida al déficit de absorción de nutrientes. Se suele acompañar con frecuencia de anorexia (pérdida de apetito), alteraciones en las deposiciones (diarrea) y astenia (cansancio).
  • Dolor: generalmente se manifiesta como un dolorimiento sordo en la región superior del abdomen (epigastrio), con episodios de agudización tras la ingesta o estando acostado. Es característica su irradiación hacia la espalda como si fuera un cinturón.
  • Obstrucción del conducto biliar: cuando el tumor está situado en la cabeza del páncreas puede llegar a impedir la eliminación de las sales biliares producidas por el hígado al intestino. La retención de dichas sales provoca el aumento de la bilirrubina. Esta sustancia es un pigmento que impregna los tejidos al aumentar sus niveles en sangre, por lo que se produce ictericia (coloración amarillenta de piel y conjuntiva ocular), pudiendo provocar un prurito (picor) intenso. Habitualmente la bilirrubina se elimina por el tubo digestivo dando color a las heces. Cuando aparece una obstrucción del conducto biliar la bilirrubina se elimina por el riñón, por lo que la orina puede volverse oscura y las heces pierden color (heces claras).
  • Náuseas y vómitos: se producen como consecuencia de la obstrucción intestinal provocada por el crecimiento de los tumores localizados en la cabeza pancreática.

Otros síntomas que pueden acompañar a este tumor son digestiones pesadas e hinchazón abdominal por acúmulo de líquido en el abdomen (ascitis).

Según los casos y la localización del tumor, en ocasiones el cáncer puede manifestarse como:

  • Pancreatitis aguda: al obstruirse los conductos de secreción de los lobulillos, puede provocar una inflamación aguda del páncreas.
  • Diabetes mellitus: gran parte de los pacientes con cáncer de páncreas, presentan una alteración del metabolismo de la glucosa, que en ocasiones acontece meses antes del diagnóstico del tumor.

 

Es importante que sepas que estos síntomas también pueden aparecer asociados a otras enfermedades distintas al cáncer. Sin embargo, ante la aparición de cualquiera de ellos, es fundamental que acudas a tu médico para que se realice el diagnóstico y tratamiento oportuno.

Antes de asumir que tienes una enfermedad grave, espera a conocer el resultado de las pruebas.

https://www.aecc.es/SobreElCancer/CancerPorLocalizacion/cancerdepancreas/Paginas/Sintomas.aspx

 

ANATOMIA

El páncreas es un órgano perteneciente al aparato digestivo y participa de forma fundamental en los procesos digestivos.

Está situado en la región superior y posterior izquierda del abdomen. Se localiza por detrás del estómago y por delante de la columna vertebral, estando en contacto directo también con el intestino delgado y el hígado.Tiene forma ligeramente alargada, y está colocado horizontalmente. La zona más estrecha se sitúa a la izquierda y ligeramente más alta que la zona más ancha.

En este órgano se distinguen tres zonas principalmente:

  • Cabeza: es la parte más gruesa, está situada a la derecha, colocada por detrás del hígado y rodea parcialmente al duodeno (primera porción del intestino delgado).
  • Cuerpo: situado por detrás del hígado e intestino delgado.
  • Cola: es la parte más estrecha y está a la izquierda, en contacto con la cara posterior del estómago y con el bazo.

El páncreas es una glándula, constituida por lobulillos que se agrupan entre sí, desembocando en pequeños conductos.

Participa de forma fundamental en los procesos digestivos del cuerpo, ya que se encarga de elaborar y secretar al tubo digestivo gran cantidad de enzimas y sustancias necesarias para el proceso de digestión y absorción de los alimentos.

Esta función de síntesis de las diferentes sustancias que forman las secreciones digestivas la ejercen la mayor parte de las células pancreáticas. Posteriormente estos jugos pancreáticos son conducidos a través del conducto secretor, hasta un conducto común al que también derivan las secreciones de la vesícula biliar, para llegar finalmente al intestino.

Entre estas estructuras lobulillares, se encuentran repartidos grupos especiales de células llamadas “islotes de Langerhans”. Constituyen, aproximadamente, un 5 por ciento del total de células del páncreas, y su función es la síntesis de hormonas como insulina, glucagón, y somatostatina.

Estas sustancias pasan directamente a la sangre y son necesarias para el metabolismo de los nutrientes, y sobre todo para mantener los niveles adecuados de glucosa, que es la fuente de energía esencial de nuestro cuerpo.

Debido a su localización, el páncreas está en contacto con gran cantidad de vasos sanguíneos y linfáticos, así como de estructuras nerviosas, no sólo propias, sino también de los órganos que le rodean.

 

https://www.aecc.es/SobreElCancer/CancerPorLocalizacion/cancerdepancreas/Paginas/Anatomia.aspx

 

INCIDENCIA

El cáncer de páncreas no es un tumor excesivamente frecuente (el 2,1% de todos los tumores), pero su incidencia ha aumentado constantemente desde los años 50.

Se estima que cada año se diagnostican unos 233.000 nuevos casos en todo el mundo (125.000 hombres y 108.000 mujeres), el 60% de ellos en países desarrollados (Europa, América y Australia).

Las mayores incidencias se registran entre la población negra de Norteamérica y entre los Maoríes de Nueva Zelanda. En Europa, es menos frecuente en el sur.

En España se registran unos 4.000 casos anuales, lo que representa el 2,2% de los tumores masculinos (2.129 casos) y el 2,7% de los femeninos (1.750). Es un tumor ligeramente más frecuente entre los hombres que entre las mujeres. La incidencia en nuestro país se puede considerar media (tasa ajustada mundial en 2002: 6,6 nuevos casos/100.000 habitantes/año en hombres y 3,9 en mujeres), pero con un ascenso muy importante que se inició en los años 50 y continúa en la actualidad.

La mayoría se diagnostican entre los 65 y los 75 años.

 

https://www.aecc.es/SobreElCancer/CancerPorLocalizacion/cancerdepancreas/Paginas/Incidencia.aspx

 

PREVENCION

Un factor de riesgo es cualquier agente que incrementa el riesgo de padecer una enfermedad determinada, es decir, la persona expuesta a este factor posee más probabilidades de padecer dicha enfermedad.

Se conocen diversos factores que tienen relación con el cáncer de páncreas. Entre ellos destacan:

  • Edad: como en la mayoría de los tumores, a edad más avanzada mayor es el riesgo, tanto en hombres como en mujeres.
  • Sexo: los hombres poseen una tasa de cáncer pancreático mayor que las mujeres.
  • Raza: es más frecuente en personas de raza negra que en individuos de raza blanca.
  • Dieta: una alimentación rica en carne y grasas de origen animal y pobre en frutas y verduras parece incrementar el riesgo de padecer este cáncer.
  • Obesidad: está asociado a un aumento del riesgo de padecer esta enfermedad tumoral.
  • Tabaco: es el factor más importante. Los fumadores tienen mayor riesgo de desarrollar cáncer de páncreas: al menos un 30% de los cánceres de páncreas son debidos al tabaco y existe una relación causal entre el número de cigarrillos y el riesgo de desrrollar este cáncer.
  • Ocupaciones laborales: los trabajadores en contacto con petróleo y sus derivados, así como con pesticidas (principalmente DDT) presentan mayores cifras de este cáncer.
  • Factores genéticos: el riesgo de desarrollar cáncer de páncreas está aumentado en algunas familias en las que existen antecedentes de este cáncer. Existen una serie de enfermedades hereditarias que poseen un riesgo incrementado para el cáncer de páncreas (como la pancreatitis crónica hereditaria o la ataxia-telangiectasia). Un 10% de estos tumores son debidos a factores hereditarios.
  • Antecedentes de cirugía de estómago: las personas con exéresis total o parcial de estómago (gastrectomía) parece que tienen un riesgo mayor de cáncer pancreático.
  • Enfermedades benignas: el padecimiento de algunas enfermedades benignas se asocia con un incremento en el riesgo de presentar cáncer pancreático:
    1. La pancreatitis crónica o inflamación crónica del páncreas se asocia a un incremento del riesgo de tener este tumor. Parece existir algún tipo de alteración genética que predispone a los miembros de algunas familias a padecer esta enfermedad.
    2. La existencia de diabetes mellitus de larga evolución parece tener relación con el cáncer de páncreas, aunque no se ha podido establecer una relación concreta entre ambos padecimientos.

 

DIAGNOSTICO

En primer lugar es fundamental realizar una historia clínica del paciente. Tras ello, y después de una adecuada exploración y en función de los síntomas y problemas que plantee el paciente, se suelen realizar una serie de pruebas complementarias.

 

¿Cómo se diagnostica?

En primer lugar se solicita un análisis de sangre, que permite valorar el estado general de salud. El médico valorará la necesidad de completar el estudio con otras pruebas. Las más habituales son las siguientes:

  • Ecografía abdominal: el ecógrafo emite ondas de ultrasonido que rebotan en los tejidos y son recogidas por la sonda. Permite apreciar la existencia de lesiones sólidas o quísticas y si hay afectación de otras estructuras vecinas. Esta prueba se realiza colocando la sonda del ecógrafo sobre el abdomen. No es una prueba dolorosa y dura entre 10 y 15 minutos.
  • Escáner o TC (Tomografía Computerizada): el escáner permite obtener múltiples imágenes del paciente que son combinadas y procesadas en un ordenador para dar lugar a nuevas imágenes en las que se visualizan de forma muy precisa todos los órganos. Es una prueba de gran importancia a la hora de tomar decisiones en el tratamiento, sobre todo para valorar la posibilidad de cirugía. También resulta muy útil para conocer la extensión del tumor a órganos vecinos y la afectación o no de los ganglios linfáticos. Dura aproximadamente 20 – 30 minutos, y no provoca dolor. Aunque es necesario  que la persona permanezca inmóvil sobre la camilla del escáner durante su realización.
  • Resonancia Magnética (RM): se trata de una prueba muy similar al escáner pero las imágenes se consiguen empleando campos magnéticos. Permite ver con mayor claridad, precisión y contraste cualquier alteración existente, sobre todo en algunos órganos o tejidos de densidad similar.
  • Colecistopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE): mediante la introducción por la boca de un tubo largo y flexible, el especialista puede ver directamente el interior del esófago, estómago, y la primera porción de intestino delgado. El endoscopio llega hasta el conducto secretor procedente del páncreas y vía biliar, permitiendo que el endoscopista haga una valoración del estado del mismo e incluso realizar un cepillado o biopsia que permiten estudiar las características de las células.

 

¿Qué más pruebas pueden ser necesarias?

Otra prueba que en determinados casos puede ser necesaria es la laparoscopia. Consiste en realizar unas pequeñas incisiones o cortes en la pared del abdomen que permiten introducir el endoscopio en la cavidad abdominal y observar directamente todos los órganos (hígado, intestino, páncreas…) y determinar la extensión del tumor. Esta técnica quirúrgica requiere anestesia general por lo que es necesario que el paciente ingrese en el hospital. Generalmente se puede ir de alta 24-48 horas tras la intervención.

  • Biopsia: si el médico observa, durante la realización de la endoscopia o de la laparoscopia, una lesión sospechosa, procederá a extraer una pequeña muestra de tejido de dicha zona. Esta pequeña cantidad de tejido deberá ser estudiada por un anatomopatólogo (médico especialista en el estudio de los tejidos al microscopio) para poder emitir un diagnostico confirmando o descartando la existencia de un cáncer. Esta prueba es imprescindible para obtener un diagnóstico de certeza.

A veces se pueden solicitar marcadores tumorales. Son sustancias que generalmente se determinan en sangre y cuya elevación por encima de lo normal se ha relacionado, en ocasiones con la presencia de este tumor. Puede ser útil para el diagnóstico cuando se realiza en combinación con otras pruebas. Por sí solos, no permiten confirmar o descartar el diagnóstico de cáncer de páncreas.

 

¿Qué hacer para disminuir el malestar asociado a la realización de las  pruebas médicas?

Las pruebas necesarias para obtener un diagnóstico preciso de cáncer de páncreas pueden resultar ligeramente molestas y algunas de ellas en ocasiones difíciles de tolerar.

Algunas recomendaciones para que resulte más fácil la realización de estas pruebas son las siguientes:

  • Acude acompañado. Charlar con una persona cercana te ayudará a estar más tranquilo.
  • Pídele a tu médico que te explique lo que va a pasar. No te dejes llevar por tu imaginación.
  • Céntrate únicamente en lo que ocurre en cada momento.
  • Utiliza alguna técnica de relajación antes y durante la realización de la prueba.
  • Si estás nervioso, coméntaselo a tu médico. Puede darte alguna medicación para reducir la ansiedad ante esa situación.

El estar tranquilo, relajado, seguir las instrucciones del especialista y eliminar de la mente pensamientos negativos puede ayudarle a tolerar mejor las pruebas.

 

https://www.aecc.es/SobreElCancer/CancerPorLocalizacion/cancerdepancreas/Paginas/Diagnostico.aspx

 

ELECCION DEL TRATAMIENTO

Una vez confirmado el diagnóstico de cáncer de páncreas y tras realizar las pruebas necesarias para conocer en qué fase está la enfermedad, se debe determinar cuál es el tratamiento más adecuado.

Para determinar este tratamiento es importante clasificar el tumor y determinar en qué fase se encuentra.

Esta clasificación puede simplificarse en función de las posibilidades de extracción quirúrgica del tumor:

  • Estadio local: el tumor es potencialmente curable con cirugía.
  • Estadio locorregional: la invasión de grandes vasos o la afectación de los ganglios impiden la cirugía, por lo que es preciso aplicar otras modalidades de tratamiento como la quimioterapia y/o radioterapia.
  • Estadio diseminado o metastásico: al existir afectación de otros órganos alejados del tumor no está indicada la cirugía y se debe plantear otro tipo de tratamiento, que variará en función del estado del paciente

El especialista recomendará y explicará las posibilidades de tratamiento más adecuadas a tu caso, para que una vez que hayas recibido la suficiente información puedas, junto con tu médico, tomar una decisión.

El plan de tratamiento del cáncer de páncreas es multidisciplinario y se basa en una serie de normas y pautas (protocolo), establecidas por cada hospital basándose en la experiencia clínica.

Estos protocolos, recogen las indicaciones o limitaciones de tratamiento en función de una serie de factores:

  • Fase en la que se encuentra la enfermedad (TNM).
  • El tipo de célula que forma el tumor.
  • Edad del paciente.

Probablemente, el médico también tendrá en cuenta, si además del cáncer de páncreas existen otras enfermedades importantes que puedan dificultar la realización de algún tratamiento específico.

Por tanto el tratamiento propuesto por el especialista no va a ser el mismo en todos los pacientes.

Los tratamientos más frecuentemente empleados en el cáncer pancreático son la cirugía, la radioterapia y la quimioterapia. Independientemente de éstos, el médico se encargará de tratar específicamente aquellos síntomas que presenta el enfermo.

 

https://www.aecc.es/SobreElCancer/CancerPorLocalizacion/cancerdepancreas/Paginas/Elecciondeltratamiento.aspx

 

PRONOSTICO

Los datos que aparecen a continuación están basados en el estudio de un gran número de pacientes, por lo que no se deben usar para predecir lo que le sucederá a una persona en particular. Ten en cuenta que no hay dos pacientes iguales.

El estadio clínico es el principal factor pronóstico en el adenocarcinoma pancreático. La supervivencia que se obtiene en los diferentes estadios clínicos se refleja en la siguiente tabla:

 Estadio  Supervivencia a 3 años Supervivencia a 5 años 
 IA  41 %  31 %
 IB  35 %  27 %
 IIA  24 %  16 %
 IIB  14 %  8 %
 III  11 %  7 %
 IV  5 %  3 %

 

Otros factores pronósticos en los estadios iniciales son:

  • Estado de los márganes quirúgicos tras la extirpación del tumor (si los bordes de resección tienen tejido tumoral el pronóstico se ensombrece.
  • Grado de diferenciación tumoral.
  • Marcador tumoral Ca 19-9 elevado tras la cirugía.

 

SUPERVIVENCIA

La supervivencia tras un cáncer de páncreas es escasa. En ningún país del mundo supera el 10% a los 5 años.

Se trata de una supervivencia global, sin tener en cuenta edad, tipo histológico o fase de la enfermedad. La supervivencia media en la enfermedad que no está limitada y no es susceptible de un tratamiento quirúrgico radical es inferior a 1 año. La supervivencia en España es similar a la media europea, que se sitúa en torno al 4% para los hombres y al 5% para las mujeres.

 

MORTALIDAD

El cáncer de páncreas fue el motivo de 173 827 muertes en todo el mundo en el año 2012 (el 3,7% de las muertes por cáncer).

 

 

https://www.aecc.es/SobreElCancer/CancerPorLocalizacion/cancerdepancreas/Paginas/Pronóstico.aspx

 


CANCER DE PANCREAS  (Nueva Medicina Germanica)

Aunque frecuentemente se dice en los medios de comunicación que se ha “avanzado” en la lucha contra el cáncer, el hecho es que la mayoría de personas fallecen cuando usan los métodos convencionales. Esto ha sido demostrado en estudios de la propia medicina conventional que han demostrado la ineficacia de los tratamientos convencionales para curar el cáncer.

A pesar de lo anterior, nadie puede afirmar que Swayze se hubiese curado si en vez de la medicina convencional hubiese empleado la NMG (Nueva Medicina Germánica). Esto es imposible saberlo. Y la NMG no puede curar todos los casos.


Lo que sí puede afirmarse es que la NMG ofrece un tratamiento basado en las 5 leyes biológicas descubiertas por el Dr.Hamer y en la comprensión real del origen de la enfermedad. Esto garantiza un tratamiento causal de la enfermedad.

Según la NMG, el cáncer de páncreas (específicamente, el adenocarcinoma, que es el cáncer más frecuente en ese órgano) se debe a un conflicto de contrariedad indigesta, frecuentemente de tipo familiar y casi siempre de contenido económico (tales como conflictos o disputas por herencias, dinero y propiedades.  Biológicamente debe entender como una “lucha por la presa”).

Algunos ejemplos serán pertinentes para clarificar esto:

-Una mujer tiene que cancelar su viaje de vacaciones planeado con mucha antelación, y que estaba siendo vivido (digerido) con mucha ilusión, debido a que su madre sufrió un accidente. (En este caso, el viaje era la “presa”, la cuál estaba ya en proceso de “digestión” pero, debido a el problema familiar con su madre, no pudo ser digerido, causándole la contrariedad).

-Un hombre disputa con sus hermanos la herencia de su padre, y vive malamente la situación por considerar que está perdiendo el control que él cree que le corresponde por derecho sobre la casa donde vive (donde siempre ha vivido, mientras el padre estuvo vivo).

Está de más decir que no son tales situaciones en sí mismas las que causan el cáncer de páncreas, sino la forma como es vivida por la persona. Si la situación se interpreta como una “lucha por la presa” en el momento de producirse el DHS, será afectado el páncreas.

Durante la fase activa del conflicto, se desarrolla un tumor en el páncreas que sería propiamente el “cáncer”. Una vez resuelto el conflicto (si es que se resuelve) el cáncer deja de crecer y se encapsula (o, si hay microbios como el bacilo de Koch, el paciente tendrá una tuberculosis pancreática durante la fase de curación).

Al ser un conflicto “indigesto” (con un matiz particular), se afectan las células pancreáticas encargadas de elaborar los jugos digestivos (el sentido biológico consiste precisamente en permitirle al organismo “digerir” mejor la presa indigesta mediante la proliferación de células capaces de aumentar la cantidad de jugos digestivos). Según la página en español del Instituto Nacional del Cáncer: “Las células exocrinas del páncreas elaboran los jugos digestivos y las células endocrinas del páncreas elaboran las hormonas. Aproximadamente 95% de los cánceres del páncreas comienzan en las células exocrinas.”

La causa anteriormente explicada es desconocida para la medicina convencional, por lo que el tratamiento oncológico convencional nunca puede ser causal. Lo más que puede lograr la oncología es quitar el tumor por métodos quirúrgicos (y solo cuando es operable), o reducirlo con quimioterapia, y esperar que no haya metástasis.

Esto explica que en muchos casos exista un aparente éxito temporal de la terapia convencional, aunque el paciente acabe muriendo de su enfermedad a los pocos meses. Este parece haber sido el caso de Sweazy. Según esta nota de prensa: “Algunos reportes le dieron apenas semanas de vida, pero su médico dijo que su situación era ”considerablemente más optimista”.El propio Swayze declaró a la revista People en mayo del 2008 que estaba respondiendo bien al tratamiento, y poco después la cadena televisiva A&E anunció que el actor comenzaría a grabar una nueva serie dramática, The Beast, en el verano. Swayze ya había hecho el piloto del programa antes de diagnosticársele la enfermedad”

Ya hemos visto que el optimismo expresado por el médico y el propio Swayze era injustificado y no tenía base real alguna (al menos si tal optimismo se fundamentaba en la esperanza de curar la enfermedad).

Por otro lado, en la NMG, el optimismo puede ayudar al proceso de enfermedad en la medida en que evite nuevos conflictos biológicos e implique al paciente en su propio tratamiento (lo que no ocurre en la oncología convencional, en la cuál el paciente solo “participa” si se somete pasivamente a la qumioterapia, radioterapia y cirugía tal como lo prescriba el médico).

Para los que conocen la NMG, las siguientes palabras de Swayze serán reveladoras en cuanto al estado emocional en que él se encontraba, y su posible repercusión en su enfermedad: “En enero de este año el astro de Hollywood admitió que sólo le quedaban unos años de vida, pero negó que sintiera cercano el momento de su muerte”.

No obstante, en una entrevista para una televisión estadounidense admitió que se mostraba “asustado” y que estaba “pasando por un infierno” a causa de la enfermedad.

“Sigo soñando con el futuro, con una vida larga y saludable, no viviendo las sombras del cáncer, sino sus luces”, dijo entonces.
Hay que tomar en cuenta el hecho de que, a diferencia de otros cánceres como el de seno (en el cúal el tumor no afecta a un órgano vital), en el cáncer de páncreas sí se afecta un órgano vital, por lo que el propio tumor si sigue creciendo (es decir, si no se entra en la solución del conflicto) puede provocar la muerte de la persona.

De allí que sea necesario resolver el conflicto lo más pronto posible, con lo cuál también se evitan o disminuyen las complicaciones cerebrales (debidas al FH en curación en el tronco cerebral) que pueden causar serios problemas también en la fase de curación, e incluso poner en riesgo la vida del paciente.

Estos casos pertenecen al experto de la NMG; pero mientras esta última no sea oficialmente reconocida, no habrá forma alguna de que un caso de este tipo sea tratado en forma óptima por médicos debidamente entrenados y con experiencia clínica en la NMG.
Casos como el de Swayze nos recuerdan, nuevamente, la necesidad de que la NMG sea oficialmente reconocida y aplicada en beneficio de la Humanidad, no porque ella pueda curar a cada paciente, sino porque al menos ofrece una alternativa mejor fundamentada científicamente y con más probabilidades de éxito terapéutico.

 

http://reikinuvecita.blogspot.com.es/2013/08/pancreas.HTML

 

 

Biodescodificación – Bioneuroemoción

 

Páncreas

1ª Etapa (Supervivencia)

El páncreas es un órgano retroperitoneal mixto, exocrino (segrega enzimas digestivas que pasan al intestino delgado) y endocrino (produce hormonas, como la insulina, el glucagón y la somatostatina que pasan a la sangre).

 

Conflicto: Conflicto de ignominia + resistencia (ver glucagón). Porquerías grandes familiares.

 

Historias de HERENCIAS (reales o simbólicas) Ejemplo: una mujer tiene que cancelar su viaje de vacaciones planeado con anterioridad y que estaba siendo digerido (vivido) con ilusión, por sufrir su madre un accidente.

 

Resentir: “Me han hecho (o he hecho) una ignominia, algo innoble”. “Siempre quiero tener azucar (dulzura)”.

 

Tiene dos funciones:

Endocrina: Segregar insulina.

Exocrina: Segrega jugos pancreáticos (van al duodeno para ayudar a la digestión).

 

Es el órgano que fabrica las enzimas más fuertes de todo el organismo (para digerir las moléculas más grandes), por lo tanto el resentir será “Me he tragado un pedazo enorme, que se me ha quedado en el duodeno y no lo puedo digerir”.

 

Siempre relacionaremos páncreas con ignominia (la putada más grande que pueda uno recibir). Por ejemplo: Un cáncer de páncreas salió cuando un amigo lo abandonó, (desencadenante) pero todo comenzó cuando a los 9 años lo abandonaron en un orfanato (programante). Si el colon es una porquería, el páncreas lo multiplica por 100. El hecho de perdonar y asimilar siempre es sanador. (Recordar las fases del duelo y las fases de la digestión.)

 

Canales pancreáticos: Inaceptable en un marco social.

4ª Etapa (Relación).

Resistencia (negarse, oponerse) y defenderse de alguien o de algo en especial.

Miedo o asco por alguien o alguna cosas determinada (repugnancia angustiada)

 

Resentir:

Diestro o Zurda → “No he podido replicar, no estoy autorizado a romperle la cara”.

Diestra o zurdo → “Sufro la información, introspección, culpabilidad”.

 

 

 

Nuevo modelo mental: Me amo y me apruebo. Yo creo la dulzura y la alegría en mi vida.

 

 

 

Biodescodificación de    Louise L. Hay

Páncreas

Causa probable: Representa la dulzura de la vida.

Nuevo modelo mental: Mi vida es dulce.

Pancreatitis

Causa probable: Rechazo. Enfado y frustración porque la vida parece haber perdido su dulzura.

Nuevo modelo mental: Me amo y me apruebo. Yo creo la dulzura y la alegría en mi vida.

 

 

Biodescodificación de Jacques Martel

Páncreas

Es en el páncreas donde se mantiene el porcentaje de insulina que ayuda a la estabilización del porcentaje de azúcar en la sangre. Si está en desequilibrio, se produce entonces la diabetes o la hipoglucemia.

 

El páncreas representa mi capacidad para expresar e integrar el amor dentro de mí y mi capacidad para transigir con los sentimientos opuestos (ejemplo: la ira) sin crear dolor. Frecuentemente se tratará de una situación que pone en causa a otro miembro de la familia y cuyo reto consiste en adquirir más poder o dinero (por ejemplo en el caso de una herencia).

Si vivo una situación que me cuesta mucho tragar y que me parece innoble, podré ir hasta desarrollar un cáncer del páncreas.

El páncreas está relacionado con la alegría de vivir y con el centro de energía (chakra) del plexo solar que está situado en la base de mi esternón, a algunos centímetros encima de mi ombligo. Debo tomar consciencia de mis necesidades y poner las cosas en marcha para ir a buscar lo que quiero. No necesito buscar estimulantes artificiales para “nutrirme” (drogas, alimento, sexualidad, etc., sólo he de aprender a amarme como soy. Necesito brindarme algunos dulces.

 

Diabetes

La diabetes también llamada diabetes dulce, se manifiesta por una secreción insuficiente de insulina por el páncreas que resulta de una incapacidad de éste en mantener un porcentaje de azúcar razonable en la sangre. Un exceso de azúcar sanguíneo se produce entonces y la sangre es incapaz de usar adecuadamente los azúcares en el flujo sanguíneo. Estos azúcares en exceso causan un porcentaje demasiado elevado de azúcar en la  orina que se vuelve dulce.

El azúcar corresponde al amor, a la ternura, al afecto, la diabetes refleja pues diversos sentimientos de tristeza interior.

 

Es el mal de amor, una carencia de amor seguro porque necesito, a causa de mis heridas anteriores, controlar el entorno y la gente que me rodea. Pues, sí,  si tengo diabetes, suelo vivir tristezas seguidas, emociones reprimidas teñidas de tristeza inconsciente y ausentes de dulzura. La dulzura desapareció dejando sitio a un dolor continuo. Empiezo entonces a comer azúcar bajo todas las formas posibles: pastas alimentarias, pan, golosinas, etc, para compensar.

El plano afectivo, social o financiero puede resentirse.

Intento compensar por todos los medios posibles. Me limito en muchos campos. Me vuelvo “amargo” (amargura) frente a la vida, es la razón por la cual encuentro mi vida “amarga” y compenso por un estado más “dulce”.

Al tener dificultad en recibir amor, me siento ahogado y sobrecargado, pillado en mi situación incontrolable y excesiva. El exceso está eliminado en la orina.

Tengo pues una gran necesidad de amor y afecto, pero no sé actuar ni reaccionar cuando podría recibirlo. Tengo dificultad en recibir el amor de los demás y la vida pierde gusto para mí. Es difícil soltarme y expresar el amor verdadero. Mis esperas son frecuentemente desmedidas (quiero que la gente realice mis deseos) y me atraen frustraciones, ira, frente a la vida y el repliegue sobre sí.

Vivo mucha resistencia frente a un acontecimiento que quiero evitar pero que me siento obligado a sufrir. Por ejemplo, puede ser una separación, un traslado, un examen, etc. A esta resistencia se añadirá un sentimiento de disgusto, repugnancia, desdén frente a este acontecimiento.

 

La hiperglucemia aparecerá pues en ese momento. Necesito asumirme en seguida. Necesito cambiar las situaciones que me afectan empezando a ver el amor y la alegría en todas las cosas. La diabetes (o hiperglucemia, exceso de azúcar en la sangre) y la hipoglucemia (insuficiencia de azúcar en la sangre) (ambas vinculadas a la falta de alegría) están vinculadas directamente al amor que soy capaz de expresar para mí mismo y los demás.

En el caso de la diabetes gestacional, que se produce habitualmente después de la segunda mitad del embarazo, debo preguntarme  las mismas preguntas que las que pregunto a las personas afectadas de diabetes. Puede que la tristeza profunda, repugnancia o resistencia se revelen a mi consciencia. Este embarazo puede activar y ampliar en mí el recuerdo más o menos consciente de estos sentimientos que pude vivir en mi infancia y la consecuencia será la diabetes. Después del parto, el regreso a mi estado normal me indica que estos sentimientos han desaparecido o que su importancia ha disminuido enormemente, lo cual trae un restablecimiento de la cantidad de azúcar en sangre (glucosa). Hay tanto amor disponible; ¿soy realmente consciente del amor que la gente tiene para mí? La gente me ama y debo verlo a partir de ahora. Acepto el pasado de un modo desapegado, por lo que es. Es abriendo mi corazón como se producen los milagros.

 

 

 

Biodescodificación de  Lisa Bourbeau

Diabetes

Bloqueo físico: La diabetes es una enfermedad del páncreas, consecuencia de una deficiencia en la función endocrina del páncreas, que se manifiesta como un déficit de insulina.

Bloqueo emocional: El páncreas es la glándula que está ligada al centro energético del plexo solar. Todo problema en esta glándula indica que existe un trastorno en el nivel emocional.

De hecho, este centro de energía administra las emociones, los deseos y la mente. La persona que padece diabetes es emotiva y a menudo tiene muchos deseos. Es del tipo de persona que desea algo para sí misma y también para todos sus seres queridos. Quiere que todos reciban una rebanada del pastel. Sin embargo, puede ponerse celosa cuando alguien tiene más que ella.

En general, es una persona muy servicial, pero con muchas expectativas. Actúa con todos como madre y se culpa fácilmente si lo que desea para los demás no se realiza. Existe en ella una gran actividad mental debida a una búsqueda intensiva de los medios necesarios para dar respuesta a sus expectativas. El hecho de cultivar tantos deseos oculta una tristeza interior que proviene generalmente de un gran deseo de ternura y amor que nunca ha sido satisfecho. La diabetes se manifiesta en el niño cuando éste no se siente suficientemente reconocido. Su tristeza le ocasiona un vacío interior que busca una compensación. De este modo intenta llamar la atención.

 

Bloqueo mental: Tu diabetes se presenta para advertirte que te sueltes y te des tiempo para dejar que las cosas sucedan en lugar de querer controlarlo todo. Deja de creer que tu misión es disponer la felicidad de todos los que te rodean. Eres el tipo de persona que logra lo que quiere, pero los demás no necesariamente desean las mismas cosas ni en la misma medida que tú. Date tiempo para disfrutar las dulzuras de tu vida en su momento, en lugar de distraerte con lo que vas a querer mañana. Hasta ahora has preferido creer que lo que deseas es siempre para los demás.

 

Acepta la idea de que esos deseos son, antes que nada, los tuyos, y luego reconoce todo lo que has obtenido hasta este momento. Acepta también que, aun cuando un gran deseo no se haya realizado en el pasado, ello no te impide apreciar los deseos pequeños que se hacen patentes ahora. Si eres un niño diabético, ha llegado el momento de que dejes de creer que eres el hijo perdido de la familia. Eres tú quien debe encontrar tu lugar.

 

http://nuevosarquetipos.blogspot.com.es/2014/07/cancer-y-los-trastornos-del-pancreas.html

Acerca de Asociación Emoción y Salud

Somos una Asociación sin ánimo de lucro que busca el aprendizaje y divulgación de los diversos métodos existentes relacionados con la integración emocional y su relación con la salud.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s