¿ES BUENO CAMINAR DESCALZO?

 

 

Puede parecer difícil de creer, pero participando en este simple placer podría darle a su salud un impulso muy necesario.

A menudo es el caso que participando en las actividades que se sienten bien en un nivel intrínseco realmente es bueno para su salud – como la sensación del sol de la tarde calentando su piel desnuda.

Caminar descalzo en el exterior, con las plantas de los pies libres para engranar con la superficie de la Tierra – una actividad conocida como puesta a tierra o conexión a tierra – es otro de esos casos.

He estado personalmente intrigado con conectarme a tierra durante casi siete años y he estado buscando conectarme a mí mismo a tierra la mayor parte del tiempo.

Este un fascinante concepto de vanguardia, y os animo a leer detenidamente el artículo principal para más detalles.


Usted es un ser eléctrico, y la superficie de la Tierra es eléctricamente conductora

Usted es un ser eléctrico – el cuerpo produce regularmente cargas positivas, que pueden oxidar y dañar si es excesiva…

La superficie de la Tierra es conductora de la electricidad; mantiene una carga negativa en el suministro de electrones libres continuamente renovados por el circuito eléctrico atmosférico global.

Por lo tanto, como se reportó en el Journal of Environmental and Public Health:

“Es un hecho establecido, aunque no ampliamente apreciado, que la superficie de la Tierra posee un suministro ilimitado y continuamente renovado de electrones libres o móviles.

… La creciente evidencia sugiere que el potencial negativo de la Tierra puede crear un entorno bio-eléctrico interno estable para el funcionamiento normal de todos los sistemas corporales.

Por otra parte, las oscilaciones de la intensidad del potencial de la Tierra puede ser importante para establecer los relojes biológicos que regulan los ritmos diurnos del cuerpo, tales como la secreción de cortisol”.

Cada vez hay más estudios que demuestran que esta conexión con la superficie de la Tierra desempeña un papel vital en la prevención de la enfermedad y ofrece una serie de beneficios de la mejora del sueño para aliviar el dolor.

El problema, por supuesto, es que mientras los seres humanos históricamente han pasado gran parte de sus días con su piel desnuda al lado de la Tierra (tanto al caminar y al dormir, incluso en pieles de animales, que aún permiten electrones entrar en el cuerpo), hoy en día esta importante conexión se ha perdido.

Los investigadores continúan:

“A lo largo de la historia, los seres humanos caminaban descalzos o con calzado hecho de pieles de animales.

Dormían en el suelo o en pieles. A través del contacto directo o por medio de las pieles animales humectadas por la transpiración usadas como calzado o esteras para para dormir, los abundantes electrones libres de la tierra podían entrar en el cuerpo, que es eléctricamente conductor.

A través de este mecanismo, cada parte del cuerpo podría equilibrarse con el potencial eléctrico de la Tierra, estabilizando de este modo el entorno eléctrico de todos los órganos, tejidos y células.

El estilo de vida moderno ha separado cada vez más a los seres humanos del flujo primordial de los electrones de la Tierra. Por ejemplo, desde 1960, hemos usado cada vez más aislantes de goma o zapatos con suela de plástico, en lugar de los tradicionales de cuero hecha de pieles…

Obviamente, ya no se duerme en el suelo, como lo hicimos en el pasado. “

¿Qué sucede cuando usted absorbe los electrones libres de la Tierra?

La teoría científica detrás de los beneficios para la salud vistos desde esta simple práctica de conectarse a Tierra tiene una mayor carga negativa de su cuerpo, usted terminará absorbiendo los electrones de la misma.

Este es, a mi entender, uno de los antioxidantes más potentes que conocemos y puede tener un efecto anti-inflamatorio y antioxidante en el cuerpo.

Como está escrito en el Journal of Alternative and Complementary Medicine: 1

“Está bien establecido, aunque no es muy conocido, que la superficie de la tierra posee un suministro ilimitado y continuamente renovados de electrones libres o móviles, como consecuencia de un circuito mundial de electrones atmosféricos.

Usar zapatos con suelas aislantes y/o dormir en camas que están aisladas del plano eléctrico de la tierra han desconectado a la mayoría de los ritmos eléctricos de la tierra y electrones libres.

…Un estudio previo demostró que la conexión del cuerpo humano a la tierra durante el sueño (puesto a tierra) normaliza el ritmo diario de cortisol y mejora el sueño. Se reportó de un variedad de otros beneficios, incluyendo reducciones en el dolor y la inflamación.

Estudios posteriores han confirmado estos hallazgos anteriores y documentado efectos fisiológicos y clínicos prácticamente inmediatos de la puesta a tierra del cuerpo “.

En pocas palabras, se cree que el influjo de los electrones libres de la superficie de la Tierra ayudará a neutralizar los radicales libres y reducir la inflamación aguda y crónica, que está en la raíz de muchos problemas de salud y el envejecimiento acelerado.

Una Revisión de las investigaciones de puesta a tierra muestra importantes beneficios

En un nuevo artículo publicado en el Journal of Environmental and Public Health, 2 los investigadores revisaron las investigaciones de la puesta a tierra, revelando un impacto impresionante en una variedad de condiciones de salud.

La mayoría de los estudios incluyeron métodos de prueba en interiores que simulaba estar descalzos al aire libre.

Esto fue encontrado para ofrecer mejoras en las siguientes condiciones:

Trastornos del sueño, como la apnea del sueño Dolor muscular crónico y en las articulaciones, y otros tipos de dolor Condiciones asmáticas y respiratoria Artritis reumatoide
SPM Hipertensión Niveles de energía Estrés
Actividad del sistema inmune y respuesta Variabilidad de la frecuencia cardíaca Indicadores principales de la osteoporosis Niveles de ayuno de glucosa en personas con diabetes

Otro beneficio invaluable es el siguiente: cuando su cuerpo está conectado a tierra, los investigadores escriben que,

“el potencial eléctrico se ecualiza con el potencial eléctrico de la Tierra a través de una transferencia de electrones entre la Tierra y el cuerpo.”

Esto, a su vez, ofrece un “paraguas” de protección contra los campos electromagnéticos que son ahora omnipresentes en nuestro medio ambiente.

El documento continúa:

“El estudio confirma el efecto ‘paraguas’ de la conexión a tierra del cuerpo explicada por el premio Nobel Richard Feynman en sus conferencias sobre el electromagnetismo.

Feynman dijo que cuando el potencial del cuerpo es el mismo que el potencial eléctrico de la Tierra (y por tanto conectado), se convierte en una gigantesca extensión del sistema eléctrico de la Tierra.

El potencial de la Tierra se convierte así en el ‘agente’ en trabajo que cancela, reduce o hace a un lado los campos eléctricos del cuerpo.”

La mayoría de los científicos trabajando en este campo creen ahora que los efectos beneficiosos están mediados por la reducción en la inflamación y el adelgazamiento de la sangre.

De hecho, el efecto de adelgazamiento de la sangre es tan profundo que si está tomando anticoagulantes, se recomienda consultar inmediatamente con su médico, ya que muy probablemente su diluyente de sangre tendrá que ser reducido.

 

Dos maneras de asegurarse de permanecer conectado

Los efectos de conectar a tierra parecen ser tan profundos que los investigadores sugieren que los profesionales de la salud prescriban “sesiones descalzas” al aire libre cuando el clima lo permita.

Esto es tan sencillo como suena – quítese los zapatos y calcetines y camine descalzo en la hierba, la suciedad, la arena o cualquier “tierra” que esté disponible para usted.

Los estudios sugieren que puede haber beneficios, tales como alivio del dolor y la reducción del estrés en sólo 30 a 80 minutos de tiempo de pies descalzos por día.

Obviamente, esto puede ser un reto durante el invierno, o si usted vive en una zona urbana no tiene fácil acceso a los parques y otras superficies descalzos para usar, por lo que la otra opción es utilizar una base o plataforma de conexión a tierra, lo que le permitirá obtener los beneficios de los electrones de la Tierra, incluso si usted está en el interior, sobre todo cuando está durmiendo.

He estado usando uno desde hace varios meses, sobre todo cuando viajo en avión, ya que el transporte aéreo es una posible causa del debilitamiento de las corrientes bio-eléctricas.

Por lo tanto, al igual que el acceso a la exposición regular al sol, caminar descalzo en el exterior es una práctica fundamental groseramente descuidada que puede corregirse fácilmente.

En el Journal of Environmental and Public Health, los investigadores llegaron a la conclusión:

“Nuevas pruebas demuestran que el contacto con la Tierra, ya sea estando fuera descalzo o en interiores conectados a conductores de sistemas de conexión a tierra puede ser una simple, natural, y sin embargo profundamente estrategia medio ambiental contra,

  • el estrés crónico

  • ANS [disfunción del sistema nervioso autónomo]

  • inflamación

  • dolor

  • falta de sueño

  • HRV perturbado [variabilidad del ritmo cardíaco]

  • hipercoagulabilidad de la sangre,

…y muchos trastornos comunes de salud, incluyendo la enfermedad cardiovascular.

La investigación realizada hasta la fecha apoya el concepto de que la conexión a tierra o puesta a tierra del cuerpo humano puede ser un elemento esencial en la ecuación de la salud, junto con el sol, el aire limpio y el agua, los alimentos nutritivos, y la actividad física.”

Nota de la Traductora

Historia en un solo vistazo

  • Caminar descalzo al aire libre o el uso de sistemas conductores que transfieren electrones de la Tierra a su cuerpo, conocido como puesta a tierra o conexión a tierra, se está convirtiendo en un elemento esencial para la buena salud

  • Andar descalzo le permite “conectarse” con la Tierra y absorber directamente electrones libres a través de las plantas de los pies, este tipo de conexión a tierra tiene uno de los efectos antioxidantes más potentes que conocemos y también puede reducir la inflamación en todo el cuerpo

  • La investigación muestra que la puesta a tierra puede desempeñar un papel extremadamente beneficioso en los trastornos del sueño, alivio del estrés, alivio del dolor, el ritmo cardíaco, la respuesta inmune y mucho más

  • Si usted no puede caminar descalzo fuera debido al mal tiempo o durante viajes en avión, una almohadilla de tierra se puede utilizar para aprovechar los beneficios de los electrones de la Tierra, incluso si está en interiores

Referencias

 

Beneficios de caminar descalzo que desconocías

Los pies tienen muchas terminaciones nerviosas y al andar descalzos estimulamos nuestros puntos de energía. Si lo hacemos sobre superficies naturales, como la hierba o la arena, mejoraremos la circulación.

¿Te gusta despojarte de los zapatos apenas llegas del trabajo? ¿Te pasas todo el fin de semana descalzo por tu casa? ¿Aprovechas una tarde en el parque para descalzarte y pisar el césped? Todo ello tiene varias ventajas. Entérate cuáles son los beneficios de caminar descalzo en diferentes superficies. Sea verano o invierno, ¡quítate los zapatos!

Caminar descalzo es un ejercicio más que tonificante para el cuerpo. Esto se debe a que nuestros pies tienen una gran cantidad de terminaciones nerviosas y muchos son los órganos que se benefician con esta actividad. Como si fuera poco, al quitarnos los zapatos y tomar contacto con otras superficies como puede ser el césped o la arena, estimulamos nuestros puntos de energía.

Con el uso del calzado y la llegada de la civilización, las personas dejaron de andar descalzas y sólo lo hacen en ocasiones especiales, como cuando regresan del trabajo o están de vacaciones. Es bueno estar sin zapatos varias horas al día (lo máximo que te permitan tus actividades y obligaciones cotidianas), porque así podrás desbloquear las emociones contenidas que luego pasan a ser ansiedad, depresión o hasta enfermedades.

Las caminatas de al menos 30 minutos son muy beneficiosas para la salud de las piernas. <img class=”aligncenter wp-image-12697″ src=”https://mejorconsalud.com/wp-content/uploads/2013/10/Caminar.jpg” alt=”Las caminatas de al menos 30 minutos son muy beneficiosas para la salud de las piernas. ” width=”400″ height=”267″ srcset=”https://mejorconsalud.com/wp-content/uploads/2013/10/Caminar.jpg 848w, https://mejorconsalud.com/wp-content/uploads/2013/10/Caminar-378×252.jpg 378w, https://mejorconsalud.com/wp-content/uploads/2013/10/Caminar-500×333.jpg 500w” sizes=”(max-width: 400px) 100vw, 400px” />

¿Para qué es bueno andar descalzos?

Este hábito es mejor de lo que seguro piensas, sobre todo si nos quitamos el calzado en superficies naturales. El contacto con la naturaleza no tiene precio. Es preciso acercarnos cada vez más con la madre tierra y el color verde para estar más felices y relajados.

Caminar descalzo por algunas horas al día en una superficie limpia como es el interior de nuestra casa o nuestro patio tiene beneficios para la piel, nos ayuda a descansar de los zapatos ajustados y los tacones en el caso de las mujeres. Si caminamos en la arena fina, estaremos masajeando los pies, relajando los músculos y también liberándonos de impurezas. ¡Es como si fuéramos a un centro de belleza y aprovecháramos las ventajas de la exfoliación!

pies playa mattsabo17<img class=”aligncenter wp-image-37065″ src=”https://mejorconsalud.com/wp-content/uploads/2014/10/pies-playa-mattsabo17.jpg” alt=”pies playa mattsabo17″ width=”400″ height=”266″ srcset=”https://mejorconsalud.com/wp-content/uploads/2014/10/pies-playa-mattsabo17.jpg 500w, https://mejorconsalud.com/wp-content/uploads/2014/10/pies-playa-mattsabo17-378×252.jpg 378w” sizes=”(max-width: 400px) 100vw, 400px” />
Es preciso tener en cuenta que cuando nos descalzamos a diario, la piel está desprotegida y más expuesta a diferentes medios (lo mismo que ocurre con las manos o el rostro). Es probable que se deshidrate y reseque. Y recordar que el contacto con el suelo nos acerca a los gérmenes, la suciedad y los residuos. Por ello es que se necesita cumplir con una rutina de limpieza diaria e hidratación al menos tres veces a la semana.
Desde el punto de vista óseo, andar descalzos es muy bueno para mejorar la estructura anatómica y los procesos mecánicos del cuerpo. Si caminamos sin calzado por superficies rugosas y sin inclinación lateral, el pie se adaptará a ese medio y además hará un trabajo diferente al que está acostumbrado cuando está dentro de un zapato. También se puede caminar descalzo por superficies inclinadas, pero siempre haciéndolo con mucho cuidado para evitar las sobrecargas musculares en las rodillas, la cadera, la columna y los glúteos.

pies Matthew T Rader<img class=”aligncenter wp-image-36685″ src=”https://mejorconsalud.com/wp-content/uploads/2014/09/pies-Matthew-T-Rader.jpg” alt=”pies Matthew T Rader” width=”400″ height=”294″ srcset=”https://mejorconsalud.com/wp-content/uploads/2014/09/pies-Matthew-T-Rader.jpg 500w, https://mejorconsalud.com/wp-content/uploads/2014/09/pies-Matthew-T-Rader-342×252.jpg 342w, https://mejorconsalud.com/wp-content/uploads/2014/09/pies-Matthew-T-Rader-240×175.jpg 240w” sizes=”(max-width: 400px) 100vw, 400px” />
Andar descalzo permite que la biomecánica del pie cambie y eso se traslade a todos los huesos, reorganizando las cargas y tensiones, aliviando la presión que caminar con zapatos nos produce. Es recomendable para alinear las articulaciones. En el caso de los bebés, es mejor que caminen descalzos que con zapatos, porque desarrollarán mejor la conexión neuronal motora, se ubicarán mejor en el ambiente y podrán tener más seguridad. Y para los ancianos, también es bueno para poder eliminar la tensión muscular de estar mucho tiempo sentados o acostados.

Las personas están diseñadas para caminar sin calzado en la naturaleza. Por ello es que se aconseja ir de vez en cuando a un parque, al campo o a la playa para tener contacto con lo más natural que existe. Ir sin zapatos mejora la circulación de la sangre y fortalece los pies. Permite que la sangre se impulse de mejor manera hacia el corazón.

Lo ideal es caminar descalzos una hora por día, si es en un entorno natural, mucho mejor. Si se vive en la ciudad, al menos hacerlo en casa. Si hace frío, unos calcetines pueden ayudar, aunque es más recomendable andar sin nada que nos pueda presionar o no permitir que los dedos o tobillos se muevan libremente. Al menos pisar una alfombra puede ayudar. Un buen ejercicio es andar de puntillas y luego sobre los talones, para fortalecer los pies. Y si hacemos deporte, es una buena idea probar si se puede practicar descalzos.
pies-en-cesped<img class=”aligncenter wp-image-27553″ src=”https://mejorconsalud.com/wp-content/uploads/2014/06/pies-en-cesped.jpg” alt=”pies-en-cesped” width=”400″ height=”213″ srcset=”https://mejorconsalud.com/wp-content/uploads/2014/06/pies-en-cesped.jpg 654w, https://mejorconsalud.com/wp-content/uploads/2014/06/pies-en-cesped-390×208.jpg 390w, https://mejorconsalud.com/wp-content/uploads/2014/06/pies-en-cesped-500×267.jpg 500w” sizes=”(max-width: 400px) 100vw, 400px” />

Más beneficios de andar descalzo

  • Permite corregir los desequilibrios en los movimientos y fortalece músculos y huesos de los pies y los tobillos, logrando una mayor integración del organismo.
  • Da fuerza en los músculos de las caderas y las piernas, mejorando el equilibrio y la forma de andar, más ágilmente.
  • Ejerce una menor torsión articular al correr, por lo cual ayuda a los deportistas en sus performances. Además, las fuerzas de rotación de las tres articulaciones incluidas en el mecanismo de correr son menores, evitando lesiones y tensiones en la rótula de la rodilla. Y también aumenta la fuerza de rotación interna en esta zona, mejorando el compartimento tibio-femoral.
  • Hace que tengamos una pisada diferente, más amortiguada que cuando usamos calzado, por ende nos cansamos menos y evitamos sobrecargas en algunos músculos. El pie se apoya en el talón en lugar de en la punta de los dedos. El impacto del peso del cuerpo está más repartido y se evitan lesiones. Esto es muy bueno para las mujeres que usan tacones muy altos, por ejemplo.

https://mejorconsalud.com/beneficios-de-caminar-descalzo-que-desconocias/

 

 

Entrevista realizada por Shidarta Svenson a Nuria Aragon Castro sobre andar descalza.

 

1.- Shidarta Svenson: ¿Hace cuándo decidiste convertirte en barefooter?

Nuria Aragón Castro: Una curiosidad: El traductor de Google no traduce la palabra barefooter (que ni la conocía). Pero en el buscador sí la he encontrado…

En mi caso no es que decidiese convertirme en barefooter, como tú lo llamas (Persona que anda descalza por gusto o filosofía, según Internet) Es simplemente que nací barefooter, ja, ja, ja…

Ahora en serio, lo de los zapatos nunca me ha gustado mucho. Recuerdo auténticas torturas para encontrar uno que me gustase y me pareciese cómodo. Y otras tantas de rozaduras en los tobillos, por atrás… Cuando encontraba uno que me gustase o pareciese cómodo, lo explotaba al máximo. Y ahora, lo compro doble a no ser que cueste mucho dinero.

En cuanto me emancipé comencé a ir de vez en cuando descalza y a eso de los 18 – 19 años, casi siempre (ahora tengo 42). Recuerdo desplazarme por Madrid, ir a la Universidad, al Metro, al trabajo, al monte… descalza.

Pero sinceramente, no me acuerdo ya muy bien. No fue una decisión seria en mi vida. Simplemente cada vez hacía más cosas acorde a mi gusto y valores. Y ésta fue una de ellas. Aunque he pasado por diversas etapas de intensidad.

 

 

2.- Shidarta Svenson: ¿Por qué decidiste dejar de usar zapatos?

Nuria Aragón Castro: Me resulta más cómodo y placentero ir sin ellos. Es mucho más ligero para la espalda y las piernas. Puedes mover el pie y los dedos completamente, adaptarlos al suelo que pisas, fusionarlos… Y sentir su textura, temperatura, dureza… Del mismo modo que no me gusta ni me gustaba ir con guantes, no me gusta ni me gustaba ir con zapatos. Aunque también ha tenido mucho que ver una parte emocional. Observé que cuando pisas hormigas, plantas y otras cosas con zapatos, los sueles dañar gravemente o matar y cuando lo haces descalza, no.

Después, me enteré de sus beneficios físicos, para la salud y eso me auto reafirmó más. Pero la decisión se basó en la comodidad y el puro egoísmo, sazonado con toques de rebeldía social y cultural. Todo ello envuelto de una agonía inmensa ante la visión del sufrimiento.

 

 

3.- Shidarta Svenson: ¿Cómo han cambiado, cómo se han adaptado tus pies, tus plantas a esta nueva vida?

Nuria Aragón Castro: Si quieres que te diga la verdad, no te puedo decir exactamente ya que llevo más tiempo yendo descalza que calzada. Pero sí recuerdo cuando de adulta hace bastantes años pisé descalza por primera vez un suelo lleno de grava. Me pilló la zona por sorpresa. ¡No me gustó nada! Me pareció súper incómodo. Muy molesto de caminar… Más bien difícil. Ahora, en cambio, aunque no es algo que me guste, puedo correr por un camino de grava…

Los cambios principales son los típicos: piel más dura y seca, sin callos ni durezas especialmente remarcadas, dedos muy iguales, no torcidos, etc. Pero para mí, la característica principal de mis pies es su fortaleza. Son fuertes y firmes. Sólidos y consistentes. Arraigados…

 

 

4.- Shidarta Svenson: ¿En qué terrenos puedes caminar descalza, en qué climas y temperaturas?

Nuria Aragón Castro: Terrenos, actualmente en todos por los que voy yendo. Supongo que alguno habrá en el que no podré pero no son los que te encuentras en una vida normal en España. Y si tu pregunta va relacionada con la nieve, sí, también puedo caminar descalza en ella. De hecho, antes, durante años, cuando he vivido sin pareja y con mis hijos pequeños, iba descalza hubiese nieve, hielo o no. Vivía cerca de la Sierra de Madrid y por épocas, en invierno hacía mi vida normal sin zapatos: Ir a comprar, al banco, a ver a algunos amigos, etc. Y, si alguna vez por lo que fuese mi cuerpo estaba algo destemplado o con menos energía y me desagradaba bastante el andar descalza sobre la nieve o el hielo o en casa mismo, me calzaba y ya está. En casa sólo con calcetines. Todo es una cosa de balance y armonía ¿Qué me pesa más? ¿El frío o la incomodidad de los zapatos? Cada momento concreto me lo planteo y actúo en consecuencia a su respuesta… Igual que con cualquier otra cosa.

Ahora, suelo ir calzada en esas situaciones climáticas más extremas. Mis hijos ya adolescentes y mi pareja me lo pidieron.

Mi experiencia es que los pies, al igual que el cuerpo, se adaptan y acomodan a lo que les des. Sólo es cuestión de tiempo. Si vives muy separado de la temperatura medioambiental exterior, es más fácil tener mucho frío o calor cuando estás afuera. Pero si vives con un contacto muy próximo e intenso a la Naturaleza, prácticamente casi siempre con el mismo clima en casa que en el exterior, tu cuerpo no se destempla ni sufre acaloramientos ni enfríos. Esa es mi experiencia.

 

5.- Shidarta Svenson: ¿Cómo reaccionó tu familia, tus amigos y vecinos, los extraños, al hecho de que dejaste de usar zapatos?

Nuria Aragón Castro: Bueno, lo cierto es que al principio estaba muy sensible al tema. Cuando haces algo poco usual en tu entorno, es muy simple centrar gran parte de la atención en el exterior, en las reacciones de los que te rodean. Y si haces eso sólo por unos minutos o días, way. Aprendes mucho y te ayuda a entender a los demás. Pero si lo haces en exceso o de continuo, normalmente sólo te lleva a sentirte mal. Porque tenemos el problema cultural de soler centrar la atención en lo negativo, en vez de en lo positivo. Así que sólo veía a la gente que se burlaba, reía, criticaba destructivamente, sentía rechazo…

De los extraños había todo tipo de reacciones, especialmente relacionadas con la edad y el lugar: Las personas mayores, sobre todo si son mujeres, te preguntan si estás haciendo algún voto (promesa a Dios para conseguir algún favor) y si no coges frío. Los hombres mayores de los pueblos, lo suelen mirar con sonrisa y te cuentan historias de cuando eran pequeños y siempre iban descalzos. Los hombres de mediana edad, lo miran con sorpresa o gusto. Las mujeres de mediana edad, lo suelen criticar muchísimo o poner caras de asco o rechazo fuertes. Los hombres jóvenes suelen burlarse muy desagradablemente. Las mujeres jóvenes, se sorprenden y te preguntan por qué lo haces y si no te pinchas. Y los niños, siempre suelen decir en un tono muy alto repitiéndolo varias veces: “Mira mami, va descalza” Algunos se quieren descalzar y otros no. Y los padres, avergonzados, suelen intentar acallarlos o controlarlos…

Unas cuantas veces, sentada en algún banco de alguna calle de Madrid, comiendo fruta junto a mis hijos, estando “a nuestra bola”, alguien se ha acercado a nosotros, o a uno de mis hijos, y nos ha dado dinero. O simplemente nos ha lanzado alguna moneda a los pies. Mucha gente identifica el andar descalzo con pobreza. Al principio recuerdo haberme ofendido o puesto de mal humor. Después, surgían risas y al final un “¿Queréis comprar algo especial, niños?” Ja, ja, ja…

Eso era lo usual hace años, cuando centraba mi atención en ello. Ahora que soy más adulta, la gente no suele reaccionar, lo aceptan más. Tal vez porque el paso de dos décadas se nota mucho culturalmente. Tal vez porque al verme mayor no se esfuerzan por “protegerme” o tal vez porque simplemente ahora ni me fijo.

Pero también hay y ha habido siempre gente que al verme descalza, cogían más confianza en sí mismos y aprovechaban y se descalzaban…

Mis amigos por lo general nunca le han puesto pegas al asunto. Valoran y les gusta mi carácter en general. Y la familia… bueno, no voy a hablar de ello aquí por respeto a la intimidad. El amor y la entrega están. Y fuertes. Con eso nos quedamos.

 

6.- Shidarta Svenson: ¿Tus amigos, tu familia o alguna persona te ha pedido examinar tus pies, revisar tus plantas para sentir su textura, ver cómo son?

Nuria Aragón Castro: Sí. Infinidad de veces los amigos, amigos de mis amigos o personas que vienen a alguna de mis charlas. Y alguna vez contada, algunos extraños que me han visto por la calle y se han acercado con buen espíritu a hablarme o preguntarme. Es lo usual…

 

7.- Shidarta Svenson: ¿Alguna vez han revisado, inspeccionado tus pies, tus plantas para ver cómo son?

Nuria Aragón Castro: Si, claro. Muchas… Se las esperan llenas de callos y les sorprende el que no sean callosas sino almohadilladas, como las de los gatos, pero más suaves. Y muy musculosos, fuertes, compactos. También se piensan que no tienes sensibilidad y es al revés, tengo mucha. Y puedes tener cosquillas igualmente.

 

8.- Shidarta Svenson: ¿Alguna vez te han puesto pruebas, que camines en esto o lo otro?

Nuria Aragón Castro: No… Y si se les hubiese ocurrido hacerlo, supongo que mi mirada habría hecho que se descalzasen y se pusiesen a andar ellos mismos por ese sitio. Je, je, je…

Para mí el ir descalza es igual que el ir calzada. Uno escoge unos zapatos acorde a su gusto, necesidad, comodidad, etc. Otro, escoge otros. Y yo los míos (transparentes)

 

9.- Shidarta Svenson: ¿Cómo fue ir a la universidad y al trabajo descalza?

Nuria Aragón Castro: Por entonces no iba siempre descalza y me llevaba los zapatos en una bolsa. En la universidad, cuando fui descalza no tuve ningún problema. Había gente muy abierta de mente. Cuando iba de la universidad al trabajo, lo hacía caminando. Tenía que atravesar gran parte de Madrid durante unos 40 minutos y recuerdo que a veces me quemaban los pies y esperando en los semáforos, ponía los pies a la sombra de las papeleras y me decía: “Eres tonta. Te gusta ir descalza y repeles los zapatos pero tus pies y tú sufrís también así o no puedes moverte libremente por todos los sitios. Vives en un mundo donde esto no es muy factible. Éste no es tu mundo ¿Por qué lo haces? ¿Acaso quieres llamar la atención? ¿Para retarte? ¿Autoafirmarte? ¿Para retar a la vida o a la sociedad? ¿Para hacerte valer? ¿O por qué? ¿Realmente es por gusto? ¿Acaso disfrutas ahora?” Eran años de mucha revuelta interior. Ahora lo veo como que estaba enfadada con la vida, con la cultura, con la sociedad, con los desastres ecológicos, con la presión económica, con los políticos, con los militares, con Dios… Pero mi actitud rebelde y mi búsqueda de encontrar mi lugar, mi espacio en este mundo (físico, laboral, emocional, social, espiritual y energético) me ayudó a experimentar e indagar mucho en mí misma y por tanto a conocerme más y a crecer en consciencia. También a aprender sobre comunicación, lo cual me ha llevado a mi profesión actual.

En ese trabajo teníamos uniforme por lo que una vez llegaba a él, a los vestuarios, me calzaba y a aguantar hasta terminar el horario…

 

10.- Shidarta Svenson: ¿Qué beneficios has notado desde que vives descalza?

Nuria Aragón Castro: Mayor confianza en mí misma. Amigos más sinceros. Mayor tolerancia mental… No tengo dolores de espalda, ni de pies, ni de rodillas, ni me siento un robot que no puede doblar los pies al caminar, etc…

 

11.- Shidarta Svenson: ¿Qué comentarios recibes en la calle, positivos y negativos, cuando vas descalza?

Nuria Aragón Castro: Creo que de esto ya he contestado más arriba, en la pregunta nº 5. Suelen ser relacionados con el: “¿No te pinchas?”, “¡Uy! ¡Qué frío!”, “¿No pisas excrementos?”, “¿No te cortas?”, “¿No te resfrías?”, “¡Jo!, ¡Qué suerte! A mí también me gustaría pero no me atrevo”, “Es peligroso”, “Aquí no vengas así”, “Me recuerda a mi infancia”, “¡Qué valiente eres!”, “¿Necesitas dinero?”, “¿Quieres que te compre unos zapatos?”, “Tú, vale, pero los niños no, por favor”, “Aquí no puedes estar así”, etc. Pero esto es toda una recolección de años. Lo usual ahora es que no me digan nada…

 

 

12.- Shidarta Svenson: ¿Recomendarías este estilo de vida, por qué?

Nuria Aragón Castro: ¿El ir descalza? Ni sí ni no. Lo que yo recomiendo es el que la gente aprenda a verse a sí misma y a ser valiente, responsable y consecuente con lo que ve, esforzándose en que su actuación no dañe a otros. Lo que recomiendo es el ser sincero. Y tolerante con todos y todo, no sólo con quien va calzado o con quien no va calzado… Lo que recomiendo es aprender a pensar en positivo, a desterrar los pensamientos destructivos, a que nos esforcemos por intentar comprender al otro, por mirar el mundo a través de sus ojos y su mente. A aprender a aceptar al otro, por muy dispar de nosotros que sea aparentemente. Pues todos reímos, lloramos, amamos, sufrimos y anhelamos igual. Los sentimientos los vivimos igual y con la misma intensidad, aunque los motivos que nos provoquen esos sentimientos sean diferentes e incluso, opuestos. Los mostremos más o los mostremos menos.

 

13.- Shidarta Svenson: ¿Cuáles son tus lugares preferidos para caminar descalza?

Nuria Aragón Castro: ¡Ja! Esta pregunta me saca una sonrisa pues quiera o no, me lleva a hermosos recuerdos… Supongo que variará según el clima. Si no hace mucho frío, los que más me gustan son los terrenos húmedos: Una acera o carretera después de haber llovido; el campo humedecido tras la lluvia, con su terreno ligeramente más mullido y con sus cardos u otras plantas más blandas y flexibles; una playa después de llover, con la arena más apelmazada pero suave y blanda a su vez, el barro metiéndose entre los dedos, etc. Y si hace más fresco, un césped mullidito (sin excrementos de perro, claro), el caucho que ponen bajo los columpios de los niños pequeños, etc. Suavidad, ligeramente blando, limpio, que no manche de forma desagradable, con olor agradable… Supongo que las mismas texturas que te gusta a ti tocar con las manos.

 

14.- Shidarta Svenson: ¿Qué tan fuertes y resistentes son las plantas de tus pies?

Nuria Aragón Castro: Según la zona. Los pies en su totalidad son bastante fuertes y musculosos pero el empeine, por ejemplo, aunque es musculoso, es más frágil. Sobre todo su piel… Y en la zona almohadillada de ellos, si me clavo un pincho de cardo corto, no me duele ni llega a la zona que sangra. A veces ni me entero y cuando me toco los pies y lo noto, me lo quito sin más.  Los dedos, lógicamente, son más frágiles y sensibles. Mis pies son como los de cualquier otro pero sin tener dedos torcidos y mucho más musculosos, redondos, en su totalidad. La piel también suele ser más prieta.

 

15.- Shidarta Svenson: ¿Te gusta tener las plantas de los pies fuertes, duras, o extrañas cuando eran suaves y delicadas?

Nuria Aragón Castro: ¿Y quién te dice que no son ahora suaves y delicadas como las de una mujercita? ja, ja, ja

En verdad mi respuesta es sí. Me gustan mis pies tal y como son. Y mi pelo, y mis manos, y mis labios y mis piernas y mis ojos, orejas y demás. Acepto mi cuerpo y me gusta tal y como es. En muchos aspectos no encaja con la moda o el canon de belleza estipulado actualmente en España pero no por ello no lo siento bello. Es cálido y armonioso.

Y mis pies, como el resto de mi cuerpo, son cálidos y armoniosos, además de muy útiles ¿Cómo no gustarme algo tan útil? No intento parecerme físicamente a otra persona, al menos conscientemente. Y además, como mis pies han ido evolucionando poco a poco, se puede decir que no he sentido cambio. Tan sólo un día, tras ver en la playa no intencionadamente los pies de otra persona de edad y sexo similar a la tuya te fijas y, al verlos diferentes a los tuyos, te dices “¡Caray! ¡Qué fuertes son mis pies!” Del mismo modo que dices “¡Caray! ¡Qué rojas son las hojas de ese árbol!” Lo cual no quiere decir que no te gusten los árboles con las hojas rojas o con ellas verdes…

 

16.- Shidarta Svenson: ¿Cómo te sientes al caminar descalza en piedras, pavimento caliente, grava, u otras superficies difíciles, que para otras chicas serían imposibles de caminar descalzas?

Nuria Aragón Castro: ¡Pues deseando que llegue el momento en que el terreno deje de ser grava y se vuelva arena! ja, ja, ja… Bueno, deseando, deseando… no. Pero para mí una cosa es que pueda caminar o incluso correr por esos terrenos sin vivir una “tortura” y otra el que me gusten especialmente. Soy una mujer cómoda y por ello prefiero los lugares más cómodos para caminar. Aunque algunos terrenos con piedra también pueden gustarme especialmente por la sensación de poderío de la Naturaleza que me transmiten.

Y respecto a cómo me siento caminando por esos sitios en relación a otras chicas… Pues no una súper woman ni nada de eso. Lo cierto es que ni me lo había planteado antes. Supongo que me siento igual que cuando camino por otros sitios en los que las otras chicas pueden caminar de maravilla.

 

17.- Shidarta Svenson: ¿Tu familia, amigos, te han apoyado en este estilo de vida?

Nuria Aragón Castro: Si al decir “este estilo de vida” te refieres al de andar descalza… Pues podría decir que éste es más bien un camino que recorres tú solo. Es tu historia, tu mundo. Y ahí se suele quedar… Lo que es apoyo por este tema concreto, lo he sentido de contadas personas en mi vida pues lo que suelen hacer los amigos es simplemente mantenerse al margen. Pero lo mismo puedo decir de muchos otros aspectos concretos. Mis amigos no apoyan un aspecto u otro concreto de mi personalidad, sino su conjunto e interacción… Y cuando voy a encontrarme con alguien de mi familia, siempre voy calzada.

 

18.- Shidarta Svenson: ¿Has animado a alguien más a hacerlo?

Nuria Aragón Castro: Sí. A todo aquel que me ha dicho que le gustaría ir descalz@ y le da vergüenza o no se atreve. Y con vari@s de ellos, lo que he hecho ha sido acompañarles a un sitio bastante poblado de gente (descalzos los dos) y estar allí un tiempo más bien largo hablando de temas que le parezcan muy interesantes a la otra persona. Eso hacía que su atención no estuviese en terceras personas, en si les miran o no, sino en algún tema místico, filosófico profundo, de consciencia u otro muy interesante, colaborando así a que mantuviesen su armonía. Luego, cuando han vuelto a sus casas, han visto que no sólo “nadie se los ha comido” ni escupido ni nada de eso, sino que además, se lo han pasado especialmente bien. Así se reducen mucho los miedos.

 

19.- Shidarta Svenson: ¿Te gustaría difundir el estilo de vida descalza? ¿Cómo lo harías?

Nuria Aragón Castro: Como contesto en la pregunta nº 12, más que difundir el estilo de vida descalza, lo que me gustaría difundir es el ser sinceros, consecuentes, tolerantes, positivos y conscientes, calzados o descalzos.

Pero para nada estoy en contra de difundir el ir descalzos pues me parece hermoso que en una sociedad haya espacio para muchos gustos diferentes.

Y en cierto modo, creo que lo difundo. ¿Cómo? Pues contestando a esta entrevista, por ejemplo. Poniendo fotos descalza en Internet, dando a veces conferencias descalza y sobre todo, yendo descalza por la calle.

 

20.- Shidarta Svenson: ¿Y vas a las montañas a hacer caminatas descalza?

Nuria Aragón Castro: Bueno, en verdad yo no voy a ningún sitio para ir descalza… Simplemente me levanto de la cama descalza y continuo el día descalza, vaya a donde vaya o haga lo que haga… No es algo planeado. Cuando planeo algo, es sólo el calzarme para ir a casa de mis padres, por ejemplo. O a sitios concretos…

Si dentro del plan del día hay una montaña, sí, voy a ella descalza. Aunque he de constatar que siempre tengo en el coche unas chanclas y unos calcetines. Y si algo me incomoda, esté donde esté, los uso y ya está.

 

21.- Shidarta Svenson: O sea simplemente haces tu vida, tu día descalza…

Nuria Aragón Castro: Sí

 

https://www.nuriaaragoncastro.com/content/andar-descalza-entrevista-y-fotos

 

Acerca de Asociación Emoción y Salud

Somos una Asociación sin ánimo de lucro que busca el aprendizaje y divulgación de los diversos métodos existentes relacionados con la integración emocional y su relación con la salud.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s