PERSONALIDAD MULTIPLE

 

El Trastorno de Personalidad Múltiple, o TPM, es un síndrome extraño en el que dos o mas personalidades distintas habitan el mismo cuerpo. Las victimas del trastorno, o “múltiples,” a menudo no son conscientes de su situación. No se dan cuenta de que el control de su cuerpo va pasando de una a otra de las personalidades diferentes; en lugar de eso se sienten como si padecieran de alguna clase de amnesia, confusión o ausencia temporal. La mayoría de los múltiples tienen entre ocho y trece personalidades, aunque los llamados supermúltiples pueden llegar a tener más de cien sub-personalidades….

En este sentido, convertirse en un múltiple puede ser el ejemplo definitivo de lo que [el físico cuántico] David Bohm quiere decir con fragmentación. Es interesante hacer notar que cuando la psiquis se fragmenta no se convierte en una colección de esquirlas rotas de bordes afilados, sino en una colección de “completas” mas pequeñas; completas y autosuficientes, con sus propios rasgos, motivos y deseos. Aunque esas “completas” no son copias idénticas de la personalidad original, están relacionadas con las dinámicas de la misma, y esto ya de por si sugiere que alguna clase de proceso holográfico está involucrado…

Otro rasgo no habitual en el TPM es que cada una de las múltiples personalidades posee un patrón de ondas cerebrales diferente. Esto es sorprendente, porque como apunta Frank Putnam, un psiquiatra del Instituto Nacional de la Salud que ha estudiado estos fenómenos, normalmente el patrón de ondas cerebrales de una persona no cambia incluso en estados de emoción extrema.

Puesto que los patrones de ondas cerebrales no se limitan a una simple neurona o a un grupo de neuronas, sino que son una propiedad global del cerebro, eso indica también que algún tipo de proceso holográfico puede estar implicado. Asi como un holograma de imágenes múltiples puede almacenar y proyectar docenas de escenas completas, quizás es que el holograma cerebral puede almacenar y convocar una multitud similar de personalidades completas….

Además de poseer un patrón diferente de ondas cerebrales, las subpersonalidades de un múltiple tienen una fuerte separación psicológica entre ellas. Cada una tiene su propio nombre, edad, recuerdos y habilidades. A menudo cada una tiene también su propia letra, sexo proclamado, antecedentes culturales y raciales, talentos artísticos, fluidez en lenguas extranjeras y coeficiente intelectual.

Mas notorios todavía son los cambios biológicos que tienen lugar en el cuerpo de un múltiple cuando cambia de personalidad. Frecuentemente, una enfermedad que tiene una personalidad se desvanece misteriosamente cuando otra personalidad toma el mando. El doctor Bennett Braun, de la Sociedad Internacional para el Estudio de las Personalidad Múltiple, de Chicago, ha documentado un caso en el que todas las subpersonalidades de un paciente eran alérgicas al zumo de naranja, menos una. Si el hombre tomaba zumo de naranja cuando alguna de sus personalidades alérgicas estaba en control, se desencadenaba un sarpullido horrible, pero si el paciente cambiaba a su personalidad no alérgica, el sarpullido comenzaba  instantaneamente a desaparecer y podía tomar zumo de naranja libremente…

Las alergias no son lo único que los múltiples pueden encender y apagar. Si hubiera alguna duda del control de la mente inconsciente sobre los efectos de las medicinas, esta es disipada por la hechiceria farmacologica de los múltiples. Cambiando de personalidades, un múltiple que este borracho puede estar sobrio instantaneamente. Las personalidades diferentes también responden diferentemente a fármacos distintos. Braun ha registrado un caso en el que 5 miligramos de diazepam, un sedante, bastaban para sedar a una personalidad, mientras que 100 miligramos tenían poco o ningún efecto sobre otra. A menudo una o varias de las personalidades del múltiple son niños, y si se le suministra un fármaco a una personalidad adulta y luego una personalidad de niño toma el mando, la dosis de adulto puede ser demasiado para el niño y acabar en sobredosis.

También es difícil anestesiar a algunos múltiples, hay relatos de múltiples que se despiertan en la mesa de operaciones después de que una de sus subpersonalidades “no anestesiables” toma el mando.

Otros estados que pueden variar de personalidad en personalidad son cicatrices, marcas de quemaduras, quistes, y el ser zurdo o diestro. La agudeza visual puede ser diferente, algunos múltiples tienen que llevar encima dos o tres pares de gafas diferentes para ajustarse a las personalidades alternas. Una personalidad puede ser daltónica y otra no, incluso el color de los ojos puede cambiar. Hay casos de mujeres que tienen dos o tres ciclos menstruales cada mes porque cada una de sus subpersonalidades tiene su propio ciclo. La logopeda Christy Ludlow ha averiguado que el patrón de voz de cada una de las personalidades del múltiple es diferente, una hazaña que requiere un cambio psicológico tan profundo que ni siquiera el actor más completo puede alterar tanto su voz como para alterar su propio patrón. Una múltiple, ingresada en un hospital por diabetes, desconcertaba a sus médicos al no mostrar síntomas cuando una de sus personalidades no diabéticas estaba al control. Hay informes de epilepsia que va y viene con los cambios de personalidad. El psicólogo Robert A. Phillips, Jr. informa de que incluso pueden aparecer y desaparecer tumores (aunque no especifica que clase de tumores).

Los múltiples también tienden a sanar más rápido que los individuos normales. Por ejemplo, hay varios casos registrados de quemaduras de tercer grado que se curan con rapidez extraordinaria. Lo más escalofriante de todo es que una investigadora (la doctora Cornelia

Wilbur, la terapeuta cuyo tratamiento pionero de Sybil Dorsett fue descrito en el libro Sybil) está convencida de que los múltiples no envejecen tan rápido como otra gente…

 

Fragmento del libro “Las mariposas vuelan libres”, por Stephen Davis.

 

La personalidad múltiple es un excelente ejemplo para comprender dónde se puede encontrar el origen de la enfermedad.

Si                     Personalidad nº 1 = cuerpo con diabetes

y                       Personalidad nº 2 = cuerpo sin diabetes

parece claro que una posibilidad lógica es  relacionar la personalidad que se tenga en un momento dado con la enfermedad.

 Por tanto, nos parece aceptable la hipótesis de que ciertas situaciones “dramáticas” o con carga emocional alta puedan estar relacionadas con la enfermedad, ya que estas situaciones tienden a cambiar en cierta medida la personalidad de la persona.

Acerca de Asociación Emoción y Salud

Somos una Asociación sin ánimo de lucro que busca el aprendizaje y divulgación de los diversos métodos existentes relacionados con la integración emocional y su relación con la salud.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s