¿QUÉ ES EL FOCUSING?

 

AUTORA: JOAN KLAGSBRUN

Traducción Edgardo Riveros

“Lo difícil es percibir con todo el cuerpo, no sólo con tus ojos y la razón.”

-Carlos Castaneda

¿Qué es el Focusing?

Imagina que el cuerpo no es solamente una colección de órganos sino también un acerbo de experiencias, una forma de conocer experiencialmente el mundo que es diferente y separada de la manera en que conocemos a través de nuestra razón. El Focusing es una técnica para aumentar nuestro acceso a la experiencia significativa que vivimos con nuestro cuerpo. El proceso de Focusing se trata de, primeramente, prestarle atención a “una sensación holística, implícita en el cuerpo” (Gendlin, 1981) la cual da información de la manera en que el cuerpo siente una especial inquietud por un problema determinado. Esta compleja y poco definida sensación corporal, llamada la sensación sentida, puede ser simbolizada en palabras o imágenes que hacen juego o resuenan a la sensación sentida. En el proceso de Focusing, el individuo se mueve desde toda una sensación sentida en una experiencia, hacia una resolución corporal de ese asunto, llamado un cambio sentido.

                                                          Eugene Gendlin

Focusing y Psicoterapia

Eugene Gendlin desarrolló el concepto de Focusing formulando la pregunta: ¿Por qué algunas psicoterapias tienen éxito donde otras no? Lo que él descubrió es que la manera en que el cliente exponía sus asuntos era lo que determinaba el éxito o el fracaso. Focusing es básicamente la formalización del proceso que usaban los clientes “exitosos” en sus terapias. Estos clientes hablaban desde su sensación interna y no acerca de ella. Estos clientes están dispuestos a quedarse con la conciencia de su cuerpo aún cuando esta sea vaga y no del todo clara, hasta que se cristalice; verifican si este símbolo que emerge, no importando si es una palabra, una frase o imagen, concuerda (resuena) con su sensación sentida en su cuerpo en esa situación específica. Esta habilidad para Enfocar efectivamente va a la par con el éxito en la psicoterapia. (Gendlin, et al., 1968).

En efecto, el proceso de Focusing es lo que los clientes que lo hacen bien en psicoterapia tienden a hacer por naturaleza. Hablan en una forma tentativa, exploratoria, sentidamente hacia adentro, algunas veces en forma pausada, obteniendo palabras o imágenes que se ajustarán a los sentimientos que van aflorando.

La contribución de Gendlin a la evolución de la psicoterapia consiste en una comprensión y su entendimiento por la importancia de cómo el cliente habla (su manera de proceder, su modo de vivir en términos de proceso) y no solamente lo que habla (su contenido).

Personas de Alto y Bajo experienciar.

Gendlin y Rogers, trabajando juntos en Chicago en el año 1950, escucharon cintas de cassette de las primeras terapias de los años cincuenta. . A partir de este material, fueron capaces de predecir quién iba a tener éxito en psicoterapia basados en muchos resultados que eran posibles de medir. Se descubrió que los clientes exitosos eran aquellos en cuyas formas de desenvolverse se les designó como “Experienciar alto” (Klein et al. 1969). Los de alto experienciar, es decir aquellos que naturalmente se mantenían en contacto con sus procesos internos, le fue mejor en sus procesos de terapia. Gendlin llamó “Focusing” a esta forma de auto-relacionarse y autoexplorarse fluidamente que tenían las personas de alto experienciar. Gendlin ha pasado los últimos 35 años enseñando esta técnica alrededor del mundo. Recibió el premio Primer Psicólogo Distinguido de parte de la Asociación de Psicología Americana por su trabajo (A.P.A.).

Aplicaciones del Focusing

Desde que la técnica de Focusing hizo su aparición en el área de la psicoterapia, ha sido aplicada en muchas áreas incluyendo medicina, educación, negocios, escritura creativa, espiritualidad, etc. En cualquier intento puede ser útil para ayudar a la gente a ganar poder personal, defensas, obtener más intuición y autoexploración así como para reducir el stress. También crea bienestar, ayuda en la resolución de problemas, en la toma de decisiones, en ser más creativo y en curación. De hecho, puede ser usado en cualquier momento en la vida diaria que queramos atender a una sensación corporal en una situación determinada. Además de entender en una nueva forma la complejidad del modo en que nos estamos relacionando hacia esa situación, hacia otros y hacia nosotros mismos.

El cambio ocurre cuando podemos sentir más en nuestros cuerpos de lo que podemos solamente entender por medio del conocimiento racional.

Compañeros de Focusing

Es posible hacer Focusing por uno mismo, pero es más ventajoso aprender Focusing en grupo o con un guía experimentado y también practicarlo con otra persona. En una relación de compañía de Focusing, dos o más personas se reúnen en forma regular -generalmente una vez a la semana- frente a frente o por teléfono, con el propósito de cambiar roles de Focusing. Cada persona se toma 20 o 30 minutos para enfocarse, mientras que la otra actúa como un oyente o acompañante y facilitador, cambiando de roles después. La mayoría de la gente escoge trabajar en lo que sea que sean sus mayores preocupaciones -si es que son enfermedades emocionales, preocupaciones de trabajo, proyectos creativos, etc.

El aspecto inusual de esta relación compañía mutua es que el oyente no ofrece consejo, comentarios ni opiniones. Parece ser que un escuchante que no juzga y que no se entromete, permite al hablante ir mucho más profundamente que cuando alguien le está dando consejos o lo está dirigiendo.

La sensación sentida

Al aprender la técnica de Focusing es importante entender en carne propia lo que Gendlin quiere decir al hablar de una sensación corporal sentida. Este concepto se refiere a esas sensaciones corporales poco claras que están conectadas a alguna experiencia de tu vida real o imaginaria. Algunas veces, una sensación sentida simplemente se encuentra ahí; otras veces debe ser invitada a formar parte de ti o venir a tu cuerpo desde ti mismo. Por ejemplo:

Si alguien te pregunta cómo te está yendo en el trabajo, al principio no hay nada ahí, pero si esperas, con la atención en el centro de tu cuerpo, un sentimiento distinto de tensión viene a tu abdomen que tú sabes que está conectado a esa fecha límite en la que tienes que entregar el informe. Esa tensión en tu estómago es la sensación sentida.

Un ejercicio para resaltar la conciencia de una sensación sentida es imaginar que alguien a quien te gustaría ver llegara a través de una puerta imaginaria. Ahora compara esa sensación corporal con imaginarte a alguien a quien preferirías no ver a través de otra puerta. Al comparar las sensaciones que te produjeron el estar en la presencia de estas dos personas podrás entender el concepto de una sensación corporal sentida. Si entonces encuentras palabras, o una palabra, para capturar esa sensación corporal que te produce el estar con esa persona, es que has encontrado un asidero –un símbolo que captura con precisión tu sensación sentida.

La secuencia del Proceso de Focalizar.

La técnica del Focusing puede ser enseñada en una serie de pasos que te ayudarán a desenvolverte a través de este proceso de conocimiento personal. El primero, llamado “Despejar el espacio”, te permite sentir cómo tu cuerpo se sentiría si pudieras liberarte de todos tus problemas y preocupaciones. Esta fase te permite tomar cierta distancia de los asuntos que te presionan. También te da la habilidad para ver otros problemas de los cuales no te habías dado cuenta que estás viviendo.

Los Pasos del Focusing

Despejar el espacio

Escoger algo en qué enfocarse

Invitar a una “sensación sentida”

Encontrar una “asidero”

Resonar

Hacer preguntas abiertas para abrir y contactar

Aceptar lo que venga

1. Despejar el Espacio

Imagina que cada uno de tus asuntos puede ser identificado, envuelto en un papel y lanzado fuera de tu cuerpo, sobre un banco de plaza imaginario. Durante la etapa de “Despejar un Espacio”, aíslas, empacas y envías cada uno de estos asuntos, hasta que no quede ninguno en lo absoluto. En este espacio despejado, un lugar en donde ya no hay más asuntos pendientes y de saturación dentro de

tí, es muy probable que te sientas con un mínimo de stress y un creciente sentido de relajación.

2. Escoger Una Preocupación

El siguiente paso es escoger algún asunto sobre el cual desees trabajar y que cada parte de tí, incluyendo tu cuerpo en su totalidad, acepte quedarse por cinco a diez minutos con aquello.

3. Encontrar una Sensación Sentida

En el tercer paso, invitas a la sensación corporal sentida a tomar forma alrededor del asunto específico que has escogido para trabajar. Una sensación sentida es un conjunto organizado de sentimientos que es significativo y que como conjunto está conectado con algún asunto de tu vida. Algunas veces, la sensación sentida está presente en forma instantánea; otras veces necesitas esperar pacientemente mientras aparecen preguntas como la siguiente: ¿Cuál es mi sensación acerca de este asunto?”

4. Encontrar Un Asidero (Símbolo o imagen certera)

Cuando una sensación sentida ya ha hecho su aparición, avanzas hacia el siguiente paso, “Encontrar un Asidero”. En este paso tú ves si hay una palabra, frase, imagen o sonido que simbolice con alguna precisión todo el sentido de esta preocupación o problema. A este símbolo se le llama un asidero. A menudo, contiene palabras acerca de la calidad tal como “pesado”, “estancado”, “duro”, “blanco” ,”saltarín”, “escurrediso”, etc.

5. Resonar El Asidero( o la imagen)

En el quinto paso tú empiezas a verificar si el asidero se ajusta a la sensación sentida. Este proceso de verificación, que puede ocurrir sólo en una o en varias ocasiones, pudiendo llamarse la resonancia del asidero. Si no encajase en el primer intento, se sigue buscando palabras o imágenes que encajen mejor cada vez, hasta que finalmente la sensación sentida acepta su imagen certera.

6. Hacer Preguntas finales para posibles nuevos ajustes.

En el sexto paso se hacen preguntas tentativas a la sensación sentida para ver si ella cambia. Algunas preguntas típicas incluyen: ¿Qué es lo peor de esto?”, “¿Qué se necesita?”, “¿Qué es necesario que pase aquí?, y “¿Qué puedo hacer para facilitar un paso en la dirección correcta en este asunto?”. En cada ocasión debes esperar que la respuesta de la sensación sentida provenga desde tu interior.

7. El Cambio Sentido

Cada vez que la sensación sentida cambia o se mueve, a dicho movimiento se le llama un cambio sentido. En el último paso tú deberías aceptar cualquier sentido que haya obtenido. Algunas veces los cambios resultan ser visiones o imágenes más completas con una clara sensación de liberación corporal. Otras veces los cambios son más sutiles. No obstante, la mayoría de la gente se ha dado cuenta que al sólo pasar tiempo en esta amigable forma con un asunto o preocupación, se crea un proceso sanador, aún cuando no se vean respuestas inmediatas a corto plazo.

Investigación en Focusing

Han habido interesantes investigaciones relacionadas a la fase del Cambio Sentido en Focusing a otras medidas fisiológicas tales como actividad de ondas cerebrales (Don, 1977). Don descubrió que la etapa del Cambio Sentido va relacionada con un incremento en la actividad de las ondas theta en el cerebro. Otras investigaciones han demostrado la efectividad del Focusing en el mantenimiento de la pérdida de peso en clientes obesos (Holstein & Flaxman, 1996), en tratamiento del dolor en niños (Hammon et al, 1996), en trabajar con expresiones de enojo en prisioneros violentos (Bierman, 1997) y con reducción de stress (Zimring et al, 1974)

Recientemente han habido investigaciones de los efectos del Focusing en el bienestar psicológico en gente con cáncer (Grindler et al, 1991). Esta investigación descubrió que el “Despejar un Espacio” redujo la depresión y permitió la reintegración de una imagen más positiva de su cuerpo en doce pacientes con cáncer.

Cuando alguien se enferma gravemente normalmente “olvida” lo que es estar físicamente saludable, pueden sentirse traicionados por sus cuerpos y pueden no tener durante mucho tiempo un estado psicológico y físico de bienestar. Al “Despejar un Espacio” la persona puede re-evocar la sensación de bienestar o de estar vivo que ha perdido. Una vez en ese estado de bienestar, la persona es capaz de crear y mantener comportamientos de mejor auto-cuidado.

Una Experiencia de Focusing como un ejemplo de Vida.

Si me siento molesto hacia mi compañero y este quiere hacer una sesión de Focusing, empezaré por recolectar lentamente todas mis dificultades presentes y ponerlas a un lado. (Despejar un Espacio). Luego volcaré mi atención al problema o preocupación que se siente más urgente. (Escogiendo)

Preguntaría: “¿Qué es esta ira?” y luego esperaría. Eventualmente la sensación no clara de ira vendrá por su cuenta, al principio como una sensación sentida y luego quizás en palabras, describir la colección de sentimientos, pensamientos, memorias y sensaciones que podrían ser sentidas interiormente. (Encontrar una Sensación Sentida)

Con una actitud paciente, amigable, yo preguntaría cuál fue la cualidad de esta sensación corporal sentida. Quizás “Estoy enojado” vendría primero. (Obtener un Asidero). Entonces yo verificaría estas palabras contra todo este “enredo” interno, preguntándome “¿Está bien? ¿Es ira lo que estoy sintiendo?” Una respuesta interna carente de palabras sería: “Una tensión en mi pecho… una punzada en mi estómago. Una especie de cólera, pero también tristeza, y… algo más”. (Resonar el Asidero)

Espero pacientemente con mi atención enfocada hacia mi interior. Puedo sentir un peso en mi pecho. Me pregunto a mí mismo, “¿Qué hay tan pesado ahí?” (Hacer una pregunta tentativa para ver si cambia la imagen o se mueve) “El sentimiento es… que él parece tan ocupado con su trabajo últimamente. Me siento más… solo. No es enojo, realmente… es más como si estuviera desilusionado” (El Cambio Sentido).

Y con esa claridad sobre lo que realmente me estaba complicando viene un sentimiento de liberación. Cuando el “problema” aún no ha cambiado, me siento más liviano, más claro, más en contacto con mi verdad interior y a menudo listo para tomar cualquier acción constructiva.

 

Acerca de Asociación Emoción y Salud

Somos una Asociación sin ánimo de lucro que busca el aprendizaje y divulgación de los diversos métodos existentes relacionados con la integración emocional y su relación con la salud.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s