Realización del Test Muscular

 

Cómo hacer el test muscular

 

Saber hacer un test muscular es imprescindible para detectar las creencias que tenemos grabadas en nuestra mente subconsciente.

A través del cuerpo podemos conectar con la mente y gracias al test muscular podemos interpretarla.

Para hacer el test, enviamos un estímulo a nuestra  mente en forma de afirmación y la mente, a través del cuerpo, nos hace llegar su respuesta.

Este “diálogo” entre el cuerpo y la mente subconsciente se basa en torno a dos posibles respuestas: sí y no. Interpretaremos el sí cada vez que la respuesta sea fuerte, muscularmente hablando 😉 y el no cuando la respuesta muscular sea débil.

Aunque hay tantos test musculares como músculos componen nuestro cuerpo, los más empleados fuera del ámbito de la kinesiología son los test del brazo y test del aro.

Estos dos test son los más sencillos y prácticos de realizar, ya que no se necesitan conocimientos previos y tampoco requieren del uso de camillas o de que la persona esté acostada.

Pero, aunque son sencillos, debemos tener en cuenta ciertas consideraciones para que sean fiables y “limpios”.

El test muscular o la conexión cuerpo-mente

Podríamos decir que el test muscular descifra la conexión entre el cuerpo y la mente ya que consigue interpretar los estímulos que el subconsciente envía al cuerpo.

Aunque parece complejo, no lo es. De hecho, es muy sencillo, ya que el cuerpo está siempre en coherencia con la mente subconsciente. No le es posible engañar o mentir. Tampoco al subconsciente le es posible. Es por ello que estos test resultan tan confiables. No se pueden manipular!

Antes de continuar leyendo, te invito a que mires el vídeo que te he preparado para que puedas seguir más fácilmente los test 🙂

 

Test del Brazo

Empezaremos por el test del brazo, ya que es el más utilizado. Para realizarlo, la otra persona deberá estar de pie, al igual que tú.

test del brazo - sí

test del brazo - no

Vamos a suponer que la persona a la que vamos a testar se llama María.  Lo primero que harás es pedirle que levante un brazo (el que ella elija) paralelo al suelo y que lo extienda hacia su costado (también se puede realizar el test con el brazo extendido hacia el frente, si así lo prefieres).

Tú te situarás frente a ella, delante de su brazo extendido (no delante de su cuerpo, ya que esto podría provocar que te auto-testaras!)

Apoyarás una mano sobre su hombro, para estabilizarla y que María no pierda el equilibrio cuando luego hagas presión sobre su brazo.

La otra mano la apoyarás en el extremo de su brazo levantado, sin llegar a su muñeca.

Cuando vayas a testar, o sea, cuando vayas a realizar una presión sobre su brazo, se lo indicarás diciéndole “mantente firme” o “haz fuerza”. Esto es para que, en ese momento, María sepa que debe de hacer resistencia con el brazo, como si no quisiera que tú se lo bajaras con la presión de tu mano.

Tú aplicarás una presión, como si quisieras bajarle el brazo, durante unos segundos.

¿Cuándo le vas a indicar a María que debe de hacer resistencia? Después de que ella haya dicho en voz alta una frase.

Al principio, las frases que testaremos serán “Mi nombre es…” (el nombre verdadero de la persona). En este caso, María diría en voz alta “Mi nombre es María”. Luego tú le dirías “mantente firme” y presionarías su brazo.

Lo normal es que esta presión la notaras fuerte y que su brazo no bajara.

Luego seguirías el test y le pedirías que dijera en voz alta un nombre falso, “Mi nombre es…”. Por ejemplo, le pedirías a María que dijera en voz alta “Mi nombre es Fernando” y luego la testarías.

Lo normal es que, cuando la persona utiliza un nombre falso el brazo caiga.

Cuando el brazo queda alto, es una respuesta que interpretaremos como SÍ. Cuando el brazo cae, la interpretaremos como NO.

Test del Aro

Este test tiene dos versiones, la del auto-test que ya aprendiste en este otro artículo (Cómo preguntar a mi subconsciente) y la del test para hacer a otra persona. En este caso vamos a aprender esta versión.

test del aro - sítest del aro - noA este test se le conoce con varios nombres, como test del anillo, test del aro, test o’ring. En cualquier caso, estamos hablando siempre del mismo.

Para realizarlo, le va a pedir a la otra persona (a María) que haga un aro juntando los dedos pulgar e índice de una de sus manos. La fuerza que debe de emplear ha de ser la suficiente para que muestre una resistencia pero no tanta como para que abrir ese aro se convierta en un reto.

Lo ideal es que ella mantenga una resistencia constante que pudiera aguantar durante unos diez minutos.

La ventaja de este test es que se puede realizar estando ambos sentados 🙂

Una vez María ha formado el aro con sus dedos, vas a utilizar tus dedos índices y pulgares de cada mano para sujetar los suyos a modo de pinza, tal y como muestra el dibujo.

Lo mismo que en el test del brazo, le vas a pedir que diga primero su nombre, que haga fuerza (que apriete el aro) y vas a intentar abrirlo. Lo normal es que el aro se mantenga cerrado y lo interpretaremos como un SÍ (sí, me llamo María)

Luego vas a continuar testándole un nombre falso. Lo normal es que los músculos de los dedos de María se debiliten y el aro se abra. Esta respuesta la interpretaremos como un NO (no, no me llamo María).

Cuando el aro no se abre es una respuesta que interpretaremos como SÍ. Cuando el aro se abre, la interpretaremos como NO.

Calibrar, ante todo y primero que nada

Estos simples test con los nombres nos van a servir para calibrar. ¿Qué significa eso? Que nos van a servir para cerciorarnos que el resultado de las respuestas del cuerpo sean correctas.

Si alguna respuesta no es clara, por ejemplo, si la persona al decir su nombre da como respuesta NO, o SÍ cuando dice un nombre falso, deberás hacer las correcciones que te explico en este otro artículo (Qué hacer antes de testar el subconsciente).

Antes de pasar a testar creencias, debemos confirmar siempre que el cuerpo está respondiendo adecuadamente. Dicho de otro modo, antes de testar creencias calibraremos a la persona.

Una vez hemos comprobado que el resultado de estos test es coherente (lo es el 80% de las veces, así que no te preocupes) proseguiremos con el test para las creencias.

En un próximo artículo te voy a explicar cómo testar creencias y para eso te mostraré cómo debemos hacer la frase y te dejaré un archivo para que puedas descargarte varias frases de creencias para que puedas testártelas y testarlas a los demás.

Mientras tanto, ve practicando el auto-test y el test muscular con otras personas, ya que lo que viene es la parte más interesante: testar creencias, re-programarlas (te enseñaré una Re-programación Flash) y verificar el cambio 🙂

Te espero en el próximo vídeo y ya sabes, si tienes cualquier duda con  la práctica del tes sólo tienes que escribir un comentario y te contestaré “asap”! 😀

Ana-Lloveras

 

Cómo hacer el test muscular

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Acerca de Asociación Emoción y Salud

Somos una Asociación sin ánimo de lucro que busca el aprendizaje y divulgación de los diversos métodos existentes relacionados con la integración emocional y su relación con la salud.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s