RELACION DE SALUD Y EMOCION, POR EMILIO CARRILLO

Relación de Salud y Emoción por Emilio Carrillo, conferencia que tuvo lugar en Sevilla durante el 1r Congreso Acción y Evolución “Relación Salud y Emociones”, los días 11 y 12 de Noviembre 2016.

En dicha conferencia, Emilio Carrillo explicó la relación que desde su punto de vista, tiene la Emoción y la Salud desde la perspectiva de la conciencia.

 

 

 

 

 

 

Anuncios
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

CANCER DE PANCREAS

Para entender el cáncer de páncreas, primero vamos a poner una serie de artículos recogidos de la web de la asociación española contra el cáncer, en donde se da una panorámica genérica de la manera que la medicina convencional ve este tipo de dolencias.

Para dar una mayor visión general, pondremos otros artículos que enfocarán esta enfermedad desde la perspectiva de la Nueva Medicina Germánica y la Biodescodificación Biológica.

 

 

 

 

Síntomas 

En la fase inicial de la enfermedad, el cáncer de páncreas puede no llegar a producir ningún tipo de síntomas.

En la mayor parte de las ocasiones, el cáncer se diagnostica cuando los síntomas obligan al paciente a acudir al médico. Dependiendo de la localización del tumor los síntomas pueden variar aunque generalmente son síntomas inespecíficos.

Los más frecuentes en este tipo de cáncer son:

  • Pérdida de peso: puede ser importante, y habitualmente es debida al déficit de absorción de nutrientes. Se suele acompañar con frecuencia de anorexia (pérdida de apetito), alteraciones en las deposiciones (diarrea) y astenia (cansancio).
  • Dolor: generalmente se manifiesta como un dolorimiento sordo en la región superior del abdomen (epigastrio), con episodios de agudización tras la ingesta o estando acostado. Es característica su irradiación hacia la espalda como si fuera un cinturón.
  • Obstrucción del conducto biliar: cuando el tumor está situado en la cabeza del páncreas puede llegar a impedir la eliminación de las sales biliares producidas por el hígado al intestino. La retención de dichas sales provoca el aumento de la bilirrubina. Esta sustancia es un pigmento que impregna los tejidos al aumentar sus niveles en sangre, por lo que se produce ictericia (coloración amarillenta de piel y conjuntiva ocular), pudiendo provocar un prurito (picor) intenso. Habitualmente la bilirrubina se elimina por el tubo digestivo dando color a las heces. Cuando aparece una obstrucción del conducto biliar la bilirrubina se elimina por el riñón, por lo que la orina puede volverse oscura y las heces pierden color (heces claras).
  • Náuseas y vómitos: se producen como consecuencia de la obstrucción intestinal provocada por el crecimiento de los tumores localizados en la cabeza pancreática.

Otros síntomas que pueden acompañar a este tumor son digestiones pesadas e hinchazón abdominal por acúmulo de líquido en el abdomen (ascitis).

Según los casos y la localización del tumor, en ocasiones el cáncer puede manifestarse como:

  • Pancreatitis aguda: al obstruirse los conductos de secreción de los lobulillos, puede provocar una inflamación aguda del páncreas.
  • Diabetes mellitus: gran parte de los pacientes con cáncer de páncreas, presentan una alteración del metabolismo de la glucosa, que en ocasiones acontece meses antes del diagnóstico del tumor.

 

Es importante que sepas que estos síntomas también pueden aparecer asociados a otras enfermedades distintas al cáncer. Sin embargo, ante la aparición de cualquiera de ellos, es fundamental que acudas a tu médico para que se realice el diagnóstico y tratamiento oportuno.

Antes de asumir que tienes una enfermedad grave, espera a conocer el resultado de las pruebas.

https://www.aecc.es/SobreElCancer/CancerPorLocalizacion/cancerdepancreas/Paginas/Sintomas.aspx

 

ANATOMIA

El páncreas es un órgano perteneciente al aparato digestivo y participa de forma fundamental en los procesos digestivos.

Está situado en la región superior y posterior izquierda del abdomen. Se localiza por detrás del estómago y por delante de la columna vertebral, estando en contacto directo también con el intestino delgado y el hígado.Tiene forma ligeramente alargada, y está colocado horizontalmente. La zona más estrecha se sitúa a la izquierda y ligeramente más alta que la zona más ancha.

En este órgano se distinguen tres zonas principalmente:

  • Cabeza: es la parte más gruesa, está situada a la derecha, colocada por detrás del hígado y rodea parcialmente al duodeno (primera porción del intestino delgado).
  • Cuerpo: situado por detrás del hígado e intestino delgado.
  • Cola: es la parte más estrecha y está a la izquierda, en contacto con la cara posterior del estómago y con el bazo.

El páncreas es una glándula, constituida por lobulillos que se agrupan entre sí, desembocando en pequeños conductos.

Participa de forma fundamental en los procesos digestivos del cuerpo, ya que se encarga de elaborar y secretar al tubo digestivo gran cantidad de enzimas y sustancias necesarias para el proceso de digestión y absorción de los alimentos.

Esta función de síntesis de las diferentes sustancias que forman las secreciones digestivas la ejercen la mayor parte de las células pancreáticas. Posteriormente estos jugos pancreáticos son conducidos a través del conducto secretor, hasta un conducto común al que también derivan las secreciones de la vesícula biliar, para llegar finalmente al intestino.

Entre estas estructuras lobulillares, se encuentran repartidos grupos especiales de células llamadas “islotes de Langerhans”. Constituyen, aproximadamente, un 5 por ciento del total de células del páncreas, y su función es la síntesis de hormonas como insulina, glucagón, y somatostatina.

Estas sustancias pasan directamente a la sangre y son necesarias para el metabolismo de los nutrientes, y sobre todo para mantener los niveles adecuados de glucosa, que es la fuente de energía esencial de nuestro cuerpo.

Debido a su localización, el páncreas está en contacto con gran cantidad de vasos sanguíneos y linfáticos, así como de estructuras nerviosas, no sólo propias, sino también de los órganos que le rodean.

 

https://www.aecc.es/SobreElCancer/CancerPorLocalizacion/cancerdepancreas/Paginas/Anatomia.aspx

 

INCIDENCIA

El cáncer de páncreas no es un tumor excesivamente frecuente (el 2,1% de todos los tumores), pero su incidencia ha aumentado constantemente desde los años 50.

Se estima que cada año se diagnostican unos 233.000 nuevos casos en todo el mundo (125.000 hombres y 108.000 mujeres), el 60% de ellos en países desarrollados (Europa, América y Australia).

Las mayores incidencias se registran entre la población negra de Norteamérica y entre los Maoríes de Nueva Zelanda. En Europa, es menos frecuente en el sur.

En España se registran unos 4.000 casos anuales, lo que representa el 2,2% de los tumores masculinos (2.129 casos) y el 2,7% de los femeninos (1.750). Es un tumor ligeramente más frecuente entre los hombres que entre las mujeres. La incidencia en nuestro país se puede considerar media (tasa ajustada mundial en 2002: 6,6 nuevos casos/100.000 habitantes/año en hombres y 3,9 en mujeres), pero con un ascenso muy importante que se inició en los años 50 y continúa en la actualidad.

La mayoría se diagnostican entre los 65 y los 75 años.

 

https://www.aecc.es/SobreElCancer/CancerPorLocalizacion/cancerdepancreas/Paginas/Incidencia.aspx

 

PREVENCION

Un factor de riesgo es cualquier agente que incrementa el riesgo de padecer una enfermedad determinada, es decir, la persona expuesta a este factor posee más probabilidades de padecer dicha enfermedad.

Se conocen diversos factores que tienen relación con el cáncer de páncreas. Entre ellos destacan:

  • Edad: como en la mayoría de los tumores, a edad más avanzada mayor es el riesgo, tanto en hombres como en mujeres.
  • Sexo: los hombres poseen una tasa de cáncer pancreático mayor que las mujeres.
  • Raza: es más frecuente en personas de raza negra que en individuos de raza blanca.
  • Dieta: una alimentación rica en carne y grasas de origen animal y pobre en frutas y verduras parece incrementar el riesgo de padecer este cáncer.
  • Obesidad: está asociado a un aumento del riesgo de padecer esta enfermedad tumoral.
  • Tabaco: es el factor más importante. Los fumadores tienen mayor riesgo de desarrollar cáncer de páncreas: al menos un 30% de los cánceres de páncreas son debidos al tabaco y existe una relación causal entre el número de cigarrillos y el riesgo de desrrollar este cáncer.
  • Ocupaciones laborales: los trabajadores en contacto con petróleo y sus derivados, así como con pesticidas (principalmente DDT) presentan mayores cifras de este cáncer.
  • Factores genéticos: el riesgo de desarrollar cáncer de páncreas está aumentado en algunas familias en las que existen antecedentes de este cáncer. Existen una serie de enfermedades hereditarias que poseen un riesgo incrementado para el cáncer de páncreas (como la pancreatitis crónica hereditaria o la ataxia-telangiectasia). Un 10% de estos tumores son debidos a factores hereditarios.
  • Antecedentes de cirugía de estómago: las personas con exéresis total o parcial de estómago (gastrectomía) parece que tienen un riesgo mayor de cáncer pancreático.
  • Enfermedades benignas: el padecimiento de algunas enfermedades benignas se asocia con un incremento en el riesgo de presentar cáncer pancreático:
    1. La pancreatitis crónica o inflamación crónica del páncreas se asocia a un incremento del riesgo de tener este tumor. Parece existir algún tipo de alteración genética que predispone a los miembros de algunas familias a padecer esta enfermedad.
    2. La existencia de diabetes mellitus de larga evolución parece tener relación con el cáncer de páncreas, aunque no se ha podido establecer una relación concreta entre ambos padecimientos.

 

DIAGNOSTICO

En primer lugar es fundamental realizar una historia clínica del paciente. Tras ello, y después de una adecuada exploración y en función de los síntomas y problemas que plantee el paciente, se suelen realizar una serie de pruebas complementarias.

 

¿Cómo se diagnostica?

En primer lugar se solicita un análisis de sangre, que permite valorar el estado general de salud. El médico valorará la necesidad de completar el estudio con otras pruebas. Las más habituales son las siguientes:

  • Ecografía abdominal: el ecógrafo emite ondas de ultrasonido que rebotan en los tejidos y son recogidas por la sonda. Permite apreciar la existencia de lesiones sólidas o quísticas y si hay afectación de otras estructuras vecinas. Esta prueba se realiza colocando la sonda del ecógrafo sobre el abdomen. No es una prueba dolorosa y dura entre 10 y 15 minutos.
  • Escáner o TC (Tomografía Computerizada): el escáner permite obtener múltiples imágenes del paciente que son combinadas y procesadas en un ordenador para dar lugar a nuevas imágenes en las que se visualizan de forma muy precisa todos los órganos. Es una prueba de gran importancia a la hora de tomar decisiones en el tratamiento, sobre todo para valorar la posibilidad de cirugía. También resulta muy útil para conocer la extensión del tumor a órganos vecinos y la afectación o no de los ganglios linfáticos. Dura aproximadamente 20 – 30 minutos, y no provoca dolor. Aunque es necesario  que la persona permanezca inmóvil sobre la camilla del escáner durante su realización.
  • Resonancia Magnética (RM): se trata de una prueba muy similar al escáner pero las imágenes se consiguen empleando campos magnéticos. Permite ver con mayor claridad, precisión y contraste cualquier alteración existente, sobre todo en algunos órganos o tejidos de densidad similar.
  • Colecistopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE): mediante la introducción por la boca de un tubo largo y flexible, el especialista puede ver directamente el interior del esófago, estómago, y la primera porción de intestino delgado. El endoscopio llega hasta el conducto secretor procedente del páncreas y vía biliar, permitiendo que el endoscopista haga una valoración del estado del mismo e incluso realizar un cepillado o biopsia que permiten estudiar las características de las células.

 

¿Qué más pruebas pueden ser necesarias?

Otra prueba que en determinados casos puede ser necesaria es la laparoscopia. Consiste en realizar unas pequeñas incisiones o cortes en la pared del abdomen que permiten introducir el endoscopio en la cavidad abdominal y observar directamente todos los órganos (hígado, intestino, páncreas…) y determinar la extensión del tumor. Esta técnica quirúrgica requiere anestesia general por lo que es necesario que el paciente ingrese en el hospital. Generalmente se puede ir de alta 24-48 horas tras la intervención.

  • Biopsia: si el médico observa, durante la realización de la endoscopia o de la laparoscopia, una lesión sospechosa, procederá a extraer una pequeña muestra de tejido de dicha zona. Esta pequeña cantidad de tejido deberá ser estudiada por un anatomopatólogo (médico especialista en el estudio de los tejidos al microscopio) para poder emitir un diagnostico confirmando o descartando la existencia de un cáncer. Esta prueba es imprescindible para obtener un diagnóstico de certeza.

A veces se pueden solicitar marcadores tumorales. Son sustancias que generalmente se determinan en sangre y cuya elevación por encima de lo normal se ha relacionado, en ocasiones con la presencia de este tumor. Puede ser útil para el diagnóstico cuando se realiza en combinación con otras pruebas. Por sí solos, no permiten confirmar o descartar el diagnóstico de cáncer de páncreas.

 

¿Qué hacer para disminuir el malestar asociado a la realización de las  pruebas médicas?

Las pruebas necesarias para obtener un diagnóstico preciso de cáncer de páncreas pueden resultar ligeramente molestas y algunas de ellas en ocasiones difíciles de tolerar.

Algunas recomendaciones para que resulte más fácil la realización de estas pruebas son las siguientes:

  • Acude acompañado. Charlar con una persona cercana te ayudará a estar más tranquilo.
  • Pídele a tu médico que te explique lo que va a pasar. No te dejes llevar por tu imaginación.
  • Céntrate únicamente en lo que ocurre en cada momento.
  • Utiliza alguna técnica de relajación antes y durante la realización de la prueba.
  • Si estás nervioso, coméntaselo a tu médico. Puede darte alguna medicación para reducir la ansiedad ante esa situación.

El estar tranquilo, relajado, seguir las instrucciones del especialista y eliminar de la mente pensamientos negativos puede ayudarle a tolerar mejor las pruebas.

 

https://www.aecc.es/SobreElCancer/CancerPorLocalizacion/cancerdepancreas/Paginas/Diagnostico.aspx

 

ELECCION DEL TRATAMIENTO

Una vez confirmado el diagnóstico de cáncer de páncreas y tras realizar las pruebas necesarias para conocer en qué fase está la enfermedad, se debe determinar cuál es el tratamiento más adecuado.

Para determinar este tratamiento es importante clasificar el tumor y determinar en qué fase se encuentra.

Esta clasificación puede simplificarse en función de las posibilidades de extracción quirúrgica del tumor:

  • Estadio local: el tumor es potencialmente curable con cirugía.
  • Estadio locorregional: la invasión de grandes vasos o la afectación de los ganglios impiden la cirugía, por lo que es preciso aplicar otras modalidades de tratamiento como la quimioterapia y/o radioterapia.
  • Estadio diseminado o metastásico: al existir afectación de otros órganos alejados del tumor no está indicada la cirugía y se debe plantear otro tipo de tratamiento, que variará en función del estado del paciente

El especialista recomendará y explicará las posibilidades de tratamiento más adecuadas a tu caso, para que una vez que hayas recibido la suficiente información puedas, junto con tu médico, tomar una decisión.

El plan de tratamiento del cáncer de páncreas es multidisciplinario y se basa en una serie de normas y pautas (protocolo), establecidas por cada hospital basándose en la experiencia clínica.

Estos protocolos, recogen las indicaciones o limitaciones de tratamiento en función de una serie de factores:

  • Fase en la que se encuentra la enfermedad (TNM).
  • El tipo de célula que forma el tumor.
  • Edad del paciente.

Probablemente, el médico también tendrá en cuenta, si además del cáncer de páncreas existen otras enfermedades importantes que puedan dificultar la realización de algún tratamiento específico.

Por tanto el tratamiento propuesto por el especialista no va a ser el mismo en todos los pacientes.

Los tratamientos más frecuentemente empleados en el cáncer pancreático son la cirugía, la radioterapia y la quimioterapia. Independientemente de éstos, el médico se encargará de tratar específicamente aquellos síntomas que presenta el enfermo.

 

https://www.aecc.es/SobreElCancer/CancerPorLocalizacion/cancerdepancreas/Paginas/Elecciondeltratamiento.aspx

 

PRONOSTICO

Los datos que aparecen a continuación están basados en el estudio de un gran número de pacientes, por lo que no se deben usar para predecir lo que le sucederá a una persona en particular. Ten en cuenta que no hay dos pacientes iguales.

El estadio clínico es el principal factor pronóstico en el adenocarcinoma pancreático. La supervivencia que se obtiene en los diferentes estadios clínicos se refleja en la siguiente tabla:

 Estadio  Supervivencia a 3 años Supervivencia a 5 años 
 IA  41 %  31 %
 IB  35 %  27 %
 IIA  24 %  16 %
 IIB  14 %  8 %
 III  11 %  7 %
 IV  5 %  3 %

 

Otros factores pronósticos en los estadios iniciales son:

  • Estado de los márganes quirúgicos tras la extirpación del tumor (si los bordes de resección tienen tejido tumoral el pronóstico se ensombrece.
  • Grado de diferenciación tumoral.
  • Marcador tumoral Ca 19-9 elevado tras la cirugía.

 

SUPERVIVENCIA

La supervivencia tras un cáncer de páncreas es escasa. En ningún país del mundo supera el 10% a los 5 años.

Se trata de una supervivencia global, sin tener en cuenta edad, tipo histológico o fase de la enfermedad. La supervivencia media en la enfermedad que no está limitada y no es susceptible de un tratamiento quirúrgico radical es inferior a 1 año. La supervivencia en España es similar a la media europea, que se sitúa en torno al 4% para los hombres y al 5% para las mujeres.

 

MORTALIDAD

El cáncer de páncreas fue el motivo de 173 827 muertes en todo el mundo en el año 2012 (el 3,7% de las muertes por cáncer).

 

 

https://www.aecc.es/SobreElCancer/CancerPorLocalizacion/cancerdepancreas/Paginas/Pronóstico.aspx

 


CANCER DE PANCREAS  (Nueva Medicina Germanica)

Aunque frecuentemente se dice en los medios de comunicación que se ha “avanzado” en la lucha contra el cáncer, el hecho es que la mayoría de personas fallecen cuando usan los métodos convencionales. Esto ha sido demostrado en estudios de la propia medicina conventional que han demostrado la ineficacia de los tratamientos convencionales para curar el cáncer.

A pesar de lo anterior, nadie puede afirmar que Swayze se hubiese curado si en vez de la medicina convencional hubiese empleado la NMG (Nueva Medicina Germánica). Esto es imposible saberlo. Y la NMG no puede curar todos los casos.


Lo que sí puede afirmarse es que la NMG ofrece un tratamiento basado en las 5 leyes biológicas descubiertas por el Dr.Hamer y en la comprensión real del origen de la enfermedad. Esto garantiza un tratamiento causal de la enfermedad.

Según la NMG, el cáncer de páncreas (específicamente, el adenocarcinoma, que es el cáncer más frecuente en ese órgano) se debe a un conflicto de contrariedad indigesta, frecuentemente de tipo familiar y casi siempre de contenido económico (tales como conflictos o disputas por herencias, dinero y propiedades.  Biológicamente debe entender como una “lucha por la presa”).

Algunos ejemplos serán pertinentes para clarificar esto:

-Una mujer tiene que cancelar su viaje de vacaciones planeado con mucha antelación, y que estaba siendo vivido (digerido) con mucha ilusión, debido a que su madre sufrió un accidente. (En este caso, el viaje era la “presa”, la cuál estaba ya en proceso de “digestión” pero, debido a el problema familiar con su madre, no pudo ser digerido, causándole la contrariedad).

-Un hombre disputa con sus hermanos la herencia de su padre, y vive malamente la situación por considerar que está perdiendo el control que él cree que le corresponde por derecho sobre la casa donde vive (donde siempre ha vivido, mientras el padre estuvo vivo).

Está de más decir que no son tales situaciones en sí mismas las que causan el cáncer de páncreas, sino la forma como es vivida por la persona. Si la situación se interpreta como una “lucha por la presa” en el momento de producirse el DHS, será afectado el páncreas.

Durante la fase activa del conflicto, se desarrolla un tumor en el páncreas que sería propiamente el “cáncer”. Una vez resuelto el conflicto (si es que se resuelve) el cáncer deja de crecer y se encapsula (o, si hay microbios como el bacilo de Koch, el paciente tendrá una tuberculosis pancreática durante la fase de curación).

Al ser un conflicto “indigesto” (con un matiz particular), se afectan las células pancreáticas encargadas de elaborar los jugos digestivos (el sentido biológico consiste precisamente en permitirle al organismo “digerir” mejor la presa indigesta mediante la proliferación de células capaces de aumentar la cantidad de jugos digestivos). Según la página en español del Instituto Nacional del Cáncer: “Las células exocrinas del páncreas elaboran los jugos digestivos y las células endocrinas del páncreas elaboran las hormonas. Aproximadamente 95% de los cánceres del páncreas comienzan en las células exocrinas.”

La causa anteriormente explicada es desconocida para la medicina convencional, por lo que el tratamiento oncológico convencional nunca puede ser causal. Lo más que puede lograr la oncología es quitar el tumor por métodos quirúrgicos (y solo cuando es operable), o reducirlo con quimioterapia, y esperar que no haya metástasis.

Esto explica que en muchos casos exista un aparente éxito temporal de la terapia convencional, aunque el paciente acabe muriendo de su enfermedad a los pocos meses. Este parece haber sido el caso de Sweazy. Según esta nota de prensa: “Algunos reportes le dieron apenas semanas de vida, pero su médico dijo que su situación era ”considerablemente más optimista”.El propio Swayze declaró a la revista People en mayo del 2008 que estaba respondiendo bien al tratamiento, y poco después la cadena televisiva A&E anunció que el actor comenzaría a grabar una nueva serie dramática, The Beast, en el verano. Swayze ya había hecho el piloto del programa antes de diagnosticársele la enfermedad”

Ya hemos visto que el optimismo expresado por el médico y el propio Swayze era injustificado y no tenía base real alguna (al menos si tal optimismo se fundamentaba en la esperanza de curar la enfermedad).

Por otro lado, en la NMG, el optimismo puede ayudar al proceso de enfermedad en la medida en que evite nuevos conflictos biológicos e implique al paciente en su propio tratamiento (lo que no ocurre en la oncología convencional, en la cuál el paciente solo “participa” si se somete pasivamente a la qumioterapia, radioterapia y cirugía tal como lo prescriba el médico).

Para los que conocen la NMG, las siguientes palabras de Swayze serán reveladoras en cuanto al estado emocional en que él se encontraba, y su posible repercusión en su enfermedad: “En enero de este año el astro de Hollywood admitió que sólo le quedaban unos años de vida, pero negó que sintiera cercano el momento de su muerte”.

No obstante, en una entrevista para una televisión estadounidense admitió que se mostraba “asustado” y que estaba “pasando por un infierno” a causa de la enfermedad.

“Sigo soñando con el futuro, con una vida larga y saludable, no viviendo las sombras del cáncer, sino sus luces”, dijo entonces.
Hay que tomar en cuenta el hecho de que, a diferencia de otros cánceres como el de seno (en el cúal el tumor no afecta a un órgano vital), en el cáncer de páncreas sí se afecta un órgano vital, por lo que el propio tumor si sigue creciendo (es decir, si no se entra en la solución del conflicto) puede provocar la muerte de la persona.

De allí que sea necesario resolver el conflicto lo más pronto posible, con lo cuál también se evitan o disminuyen las complicaciones cerebrales (debidas al FH en curación en el tronco cerebral) que pueden causar serios problemas también en la fase de curación, e incluso poner en riesgo la vida del paciente.

Estos casos pertenecen al experto de la NMG; pero mientras esta última no sea oficialmente reconocida, no habrá forma alguna de que un caso de este tipo sea tratado en forma óptima por médicos debidamente entrenados y con experiencia clínica en la NMG.
Casos como el de Swayze nos recuerdan, nuevamente, la necesidad de que la NMG sea oficialmente reconocida y aplicada en beneficio de la Humanidad, no porque ella pueda curar a cada paciente, sino porque al menos ofrece una alternativa mejor fundamentada científicamente y con más probabilidades de éxito terapéutico.

 

http://reikinuvecita.blogspot.com.es/2013/08/pancreas.HTML

 

 

Biodescodificación – Bioneuroemoción

 

Páncreas

1ª Etapa (Supervivencia)

El páncreas es un órgano retroperitoneal mixto, exocrino (segrega enzimas digestivas que pasan al intestino delgado) y endocrino (produce hormonas, como la insulina, el glucagón y la somatostatina que pasan a la sangre).

 

Conflicto: Conflicto de ignominia + resistencia (ver glucagón). Porquerías grandes familiares.

 

Historias de HERENCIAS (reales o simbólicas) Ejemplo: una mujer tiene que cancelar su viaje de vacaciones planeado con anterioridad y que estaba siendo digerido (vivido) con ilusión, por sufrir su madre un accidente.

 

Resentir: “Me han hecho (o he hecho) una ignominia, algo innoble”. “Siempre quiero tener azucar (dulzura)”.

 

Tiene dos funciones:

Endocrina: Segregar insulina.

Exocrina: Segrega jugos pancreáticos (van al duodeno para ayudar a la digestión).

 

Es el órgano que fabrica las enzimas más fuertes de todo el organismo (para digerir las moléculas más grandes), por lo tanto el resentir será “Me he tragado un pedazo enorme, que se me ha quedado en el duodeno y no lo puedo digerir”.

 

Siempre relacionaremos páncreas con ignominia (la putada más grande que pueda uno recibir). Por ejemplo: Un cáncer de páncreas salió cuando un amigo lo abandonó, (desencadenante) pero todo comenzó cuando a los 9 años lo abandonaron en un orfanato (programante). Si el colon es una porquería, el páncreas lo multiplica por 100. El hecho de perdonar y asimilar siempre es sanador. (Recordar las fases del duelo y las fases de la digestión.)

 

Canales pancreáticos: Inaceptable en un marco social.

4ª Etapa (Relación).

Resistencia (negarse, oponerse) y defenderse de alguien o de algo en especial.

Miedo o asco por alguien o alguna cosas determinada (repugnancia angustiada)

 

Resentir:

Diestro o Zurda → “No he podido replicar, no estoy autorizado a romperle la cara”.

Diestra o zurdo → “Sufro la información, introspección, culpabilidad”.

 

 

 

Nuevo modelo mental: Me amo y me apruebo. Yo creo la dulzura y la alegría en mi vida.

 

 

 

Biodescodificación de    Louise L. Hay

Páncreas

Causa probable: Representa la dulzura de la vida.

Nuevo modelo mental: Mi vida es dulce.

Pancreatitis

Causa probable: Rechazo. Enfado y frustración porque la vida parece haber perdido su dulzura.

Nuevo modelo mental: Me amo y me apruebo. Yo creo la dulzura y la alegría en mi vida.

 

 

Biodescodificación de Jacques Martel

Páncreas

Es en el páncreas donde se mantiene el porcentaje de insulina que ayuda a la estabilización del porcentaje de azúcar en la sangre. Si está en desequilibrio, se produce entonces la diabetes o la hipoglucemia.

 

El páncreas representa mi capacidad para expresar e integrar el amor dentro de mí y mi capacidad para transigir con los sentimientos opuestos (ejemplo: la ira) sin crear dolor. Frecuentemente se tratará de una situación que pone en causa a otro miembro de la familia y cuyo reto consiste en adquirir más poder o dinero (por ejemplo en el caso de una herencia).

Si vivo una situación que me cuesta mucho tragar y que me parece innoble, podré ir hasta desarrollar un cáncer del páncreas.

El páncreas está relacionado con la alegría de vivir y con el centro de energía (chakra) del plexo solar que está situado en la base de mi esternón, a algunos centímetros encima de mi ombligo. Debo tomar consciencia de mis necesidades y poner las cosas en marcha para ir a buscar lo que quiero. No necesito buscar estimulantes artificiales para “nutrirme” (drogas, alimento, sexualidad, etc., sólo he de aprender a amarme como soy. Necesito brindarme algunos dulces.

 

Diabetes

La diabetes también llamada diabetes dulce, se manifiesta por una secreción insuficiente de insulina por el páncreas que resulta de una incapacidad de éste en mantener un porcentaje de azúcar razonable en la sangre. Un exceso de azúcar sanguíneo se produce entonces y la sangre es incapaz de usar adecuadamente los azúcares en el flujo sanguíneo. Estos azúcares en exceso causan un porcentaje demasiado elevado de azúcar en la  orina que se vuelve dulce.

El azúcar corresponde al amor, a la ternura, al afecto, la diabetes refleja pues diversos sentimientos de tristeza interior.

 

Es el mal de amor, una carencia de amor seguro porque necesito, a causa de mis heridas anteriores, controlar el entorno y la gente que me rodea. Pues, sí,  si tengo diabetes, suelo vivir tristezas seguidas, emociones reprimidas teñidas de tristeza inconsciente y ausentes de dulzura. La dulzura desapareció dejando sitio a un dolor continuo. Empiezo entonces a comer azúcar bajo todas las formas posibles: pastas alimentarias, pan, golosinas, etc, para compensar.

El plano afectivo, social o financiero puede resentirse.

Intento compensar por todos los medios posibles. Me limito en muchos campos. Me vuelvo “amargo” (amargura) frente a la vida, es la razón por la cual encuentro mi vida “amarga” y compenso por un estado más “dulce”.

Al tener dificultad en recibir amor, me siento ahogado y sobrecargado, pillado en mi situación incontrolable y excesiva. El exceso está eliminado en la orina.

Tengo pues una gran necesidad de amor y afecto, pero no sé actuar ni reaccionar cuando podría recibirlo. Tengo dificultad en recibir el amor de los demás y la vida pierde gusto para mí. Es difícil soltarme y expresar el amor verdadero. Mis esperas son frecuentemente desmedidas (quiero que la gente realice mis deseos) y me atraen frustraciones, ira, frente a la vida y el repliegue sobre sí.

Vivo mucha resistencia frente a un acontecimiento que quiero evitar pero que me siento obligado a sufrir. Por ejemplo, puede ser una separación, un traslado, un examen, etc. A esta resistencia se añadirá un sentimiento de disgusto, repugnancia, desdén frente a este acontecimiento.

 

La hiperglucemia aparecerá pues en ese momento. Necesito asumirme en seguida. Necesito cambiar las situaciones que me afectan empezando a ver el amor y la alegría en todas las cosas. La diabetes (o hiperglucemia, exceso de azúcar en la sangre) y la hipoglucemia (insuficiencia de azúcar en la sangre) (ambas vinculadas a la falta de alegría) están vinculadas directamente al amor que soy capaz de expresar para mí mismo y los demás.

En el caso de la diabetes gestacional, que se produce habitualmente después de la segunda mitad del embarazo, debo preguntarme  las mismas preguntas que las que pregunto a las personas afectadas de diabetes. Puede que la tristeza profunda, repugnancia o resistencia se revelen a mi consciencia. Este embarazo puede activar y ampliar en mí el recuerdo más o menos consciente de estos sentimientos que pude vivir en mi infancia y la consecuencia será la diabetes. Después del parto, el regreso a mi estado normal me indica que estos sentimientos han desaparecido o que su importancia ha disminuido enormemente, lo cual trae un restablecimiento de la cantidad de azúcar en sangre (glucosa). Hay tanto amor disponible; ¿soy realmente consciente del amor que la gente tiene para mí? La gente me ama y debo verlo a partir de ahora. Acepto el pasado de un modo desapegado, por lo que es. Es abriendo mi corazón como se producen los milagros.

 

 

 

Biodescodificación de  Lisa Bourbeau

Diabetes

Bloqueo físico: La diabetes es una enfermedad del páncreas, consecuencia de una deficiencia en la función endocrina del páncreas, que se manifiesta como un déficit de insulina.

Bloqueo emocional: El páncreas es la glándula que está ligada al centro energético del plexo solar. Todo problema en esta glándula indica que existe un trastorno en el nivel emocional.

De hecho, este centro de energía administra las emociones, los deseos y la mente. La persona que padece diabetes es emotiva y a menudo tiene muchos deseos. Es del tipo de persona que desea algo para sí misma y también para todos sus seres queridos. Quiere que todos reciban una rebanada del pastel. Sin embargo, puede ponerse celosa cuando alguien tiene más que ella.

En general, es una persona muy servicial, pero con muchas expectativas. Actúa con todos como madre y se culpa fácilmente si lo que desea para los demás no se realiza. Existe en ella una gran actividad mental debida a una búsqueda intensiva de los medios necesarios para dar respuesta a sus expectativas. El hecho de cultivar tantos deseos oculta una tristeza interior que proviene generalmente de un gran deseo de ternura y amor que nunca ha sido satisfecho. La diabetes se manifiesta en el niño cuando éste no se siente suficientemente reconocido. Su tristeza le ocasiona un vacío interior que busca una compensación. De este modo intenta llamar la atención.

 

Bloqueo mental: Tu diabetes se presenta para advertirte que te sueltes y te des tiempo para dejar que las cosas sucedan en lugar de querer controlarlo todo. Deja de creer que tu misión es disponer la felicidad de todos los que te rodean. Eres el tipo de persona que logra lo que quiere, pero los demás no necesariamente desean las mismas cosas ni en la misma medida que tú. Date tiempo para disfrutar las dulzuras de tu vida en su momento, en lugar de distraerte con lo que vas a querer mañana. Hasta ahora has preferido creer que lo que deseas es siempre para los demás.

 

Acepta la idea de que esos deseos son, antes que nada, los tuyos, y luego reconoce todo lo que has obtenido hasta este momento. Acepta también que, aun cuando un gran deseo no se haya realizado en el pasado, ello no te impide apreciar los deseos pequeños que se hacen patentes ahora. Si eres un niño diabético, ha llegado el momento de que dejes de creer que eres el hijo perdido de la familia. Eres tú quien debe encontrar tu lugar.

 

http://nuevosarquetipos.blogspot.com.es/2014/07/cancer-y-los-trastornos-del-pancreas.html

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

EL INCONSCIENTE Y LAS ENFERMEDADES

 

En estos momentos, hay corrientes científicas que buscan el origen psicológico de toda enfermedad  y  para profundizar en su estudio están aplicando el análisis del árbol genealógico y la comprensión de las metáforas del inconsciente.

Dice Alejandro Jodorowsky que  la medicina tradicional viene de la ciencia y que la ciencia  trabaja con el inconsciente, sin embargo la ciencia trata de enseñar el inconsciente y lo traduce a un lenguaje racional cuando el inconsciente es artístico, es caótico, no es racional, es sub- realista…

“El inconsciente funciona por metáforas, él no distingue una cosa de otra, es una técnica, hay que aprender su lenguaje…”.

 

¿CÓMO FUNCIONAN LOS ARQUETIPOS Y LAS METÁFORAS?

«Cuando un psicoanalista le dice al paciente que se tienda en el diván, un cocodrilo y un caballo se tumbarán al mismo tiempo que el paciente en su diván”. Paul D. MacLean, autor del modelo Cerebro Triuno.

 

 

En una consulta hay tres aspectos básicos del cliente que han de ser estudiados: su cerebro racional –  simbolizado por el paciente (neocórtex),  su cerebro emocional – caballo (mamífero-límbico) y su cerebro instintivo – cocodrilo (reptil- decisiones).

Si tomamos los arquetipos ¿Cómo lo podemos interpretar?:

 

CEREBRO RACIONAL – NEOCÓRTEX

 

 

El ermitaño es gris, está en lo alto de una colina, como las “colinas” del neocórtex, grises y blancas, lleva una lámpara por lo tanto es lúcido y está encerrado en una cueva que equivale al cráneo. El ermitaño representa un cerebro.

Por ejemplo: Si una persona tiene problemas para razonar como en el alzhéimer, sería importante mirar la influencia de los abuelos en el árbol (el ermitaño es un ancestro), es la memoria. Podría indicar la importancia de un yaciente ya que el ermitaño es un enterrador; pudiera ser alguien que se siente encerrado, no ve “luz” como un “alma en pena” que busca una salida, que no la encuentra y tiene un problema con el tiempo.

Un autismo también podría estar aquí, en un abuelo excluido. Por eso es importante recordar que ésta es sólo una interpretación orientativa. “El inconsciente es artístico, no es racional”.

El contacto con el cliente es imprescindible.

 

CEREBRO LÍMBICO

 

 

El cerebro límbico está asociado a la capacidad de sentir y desear. La amígdala ( almendra) del cerebro límbico tiene como función principal integrar las emociones con los patrones de respuesta correspondientes.

La cabeza de “El colgado” equivale a la amígdala; en su cabeza están concentrados los 5 sentidos (vista, oído, olfato, gusto, tacto) y el colgado no puede actuar, sólo sentir.

Una adicción por ejemplo, podría estar conectada con la madre, con el árbol “del colgado”, y el conflicto de unión- separación. El colgado es un bebé atado a la madre por el cordón umbilical. Hay dependencia, por lo tanto mirar cómo influyó este episodio en la vida del cliente es importante.

Alguien que habitualmente practica un deporte de alto riesgo, porque necesita vivir emociones fuertes, como el puenting, también puede tener aquí su raiz.

Esta posibilidad pueder ser vista en otros arquetipos, dependiendo del cliente, con otros matices… por lo tanto no sirve memorizar.

“El inconsciente es artístico, no es racional.”

 

CEREBRO REPTIL

 

 

El cerebro reptil está relacionado con la supervivencia y la vida instintiva, su función es actuar. Nos sitúa en el puro presente. Es territorial, no piensa, ni siente.

Por ejemplo : una persona violenta, que se enfada con facilidad, como el lobo o el perro del arquetipo, está en un nivel de conciencia básico, “animal”. Cualquier tipo de enfado aparece porque conecta con memorias de supervivencia.

En el arquetipo, el sol está eclipsado. El sol, la calidez, el afecto,  está mermado por la oscuridad de la luna, de la “madre”, que no deja ver. En este caso la gestación, el proyecto sentido, es “vital” tener en cuenta.

Un estado deprimido, también forma parte de estados defensivos como huir o no actuar. Aquí entraríamos en la otra polaridad  que igualmente  pudiera tener correspondencia con este conflicto.

Hay infinitos matices.

“El inconsciente es artístico, no es racional”.

 

Amaia Arteaga San Román.

 

Publicado en Sin categoría | 1 Comentario

¿SE PUEDE PROBAR QUE EXISTE EL ALMA?

 

Dos científicos con reconocimiento internacional afirman poder probar la existencia del alma.

La consciencia es el conocimiento inmediato que tenemos de nosotros mismos, de nuestros actos y reflexiones, pero también la capacidad de los seres humanos de verse y reconocerse a sí mismos y de juzgar sobre esa visión y reconocimiento. Su naturaleza ha causado muchas preguntas desde que tenemos memoria y posee implicaciones existenciales, médicas y espirituales.
El doctor Stuart Hameroff, del Departamento de Anestesiología y Psicología así como Directivo del Centro de los Estudios de Conciencia de la Universidad de Arizona, en la ciudad de Tucson, Estados Unidos, y su colega, Sir Roger Penrose, físico matemático en la Universidad de Oxford, en el Reino Unido, llevan trabajando desde 1996 en una teoría cuántica de la conciencia, que establece que nuestras almas están contenidas en unas estructuras llamadas microtúbulos, que habitan nuestras células cerebrales.

” La idea nace de que el cerebro es una computadora biológica, con cien billones de neuronas cuyas conexiones sinápticas actúan como redes de información.”

Sus conclusiones señalan que nuestras experiencias son el resultado de los efectos de la gravedad cuántica en los microtúbulos, un proceso al que llaman reducción objetiva orquestada (Orch-Or).

La comunicación entre neuronas mediante la secreción de neurotransmisores se realiza a través de vesículas sinápticas distribuidas a lo largo de sus axones. El citoesqueleto de las neuronas juega un papel de suma importancia en la dinámica de estas vesículas. Hameroff y Penrose proponen que los microtúbulos, las unidades más pequeñas del citoesqueleto, actúan como canales para la transferencia de información cuántica responsable de la consciencia.

Hasta ahora había un cierto consenso científico en considerar que la consciencia emergió como una propiedad de los organismos biológicos durante la evolución. Sería, por lo tanto, una adaptación beneficiosa que proporciona una ventaja evolutiva a las especies conscientes. En cambio, la teoría Orch OR afirma que la consciencia es una característica intrínseca de la acción de un universo no computable.

Según un reportaje publicado por el Daily Mail, en una experiencia cercana a la muerte, por ejemplo, los microtúbulos pierden su estado cuántico, pero la información dentro de ellos no se destruye. Es decir, que en términos comprensibles, el alma no muere, sino que vuelve al universo.”

El Dr. Hameroff explica detalladamente su teoría en un documental narrado por Morgan Freeman, llamado “Through the wormhole” (A través del agujero de gusano), que fue emitido por el canal Science de Estados Unidos. En este documental el doctor Hameroff declaró que cuando “el corazón deja de latir, la sangre deja de fluir, los microtúbulos pierden su estado cuántico. La información cuántica en los microtúbulos no se destruye; no puede ser destruida; simplemente se distribuye y se disipa por el universo“.

Y añadió que si el paciente es resucitado, esta información cuántica puede volver a los microtúbulos y el paciente dice “Tuve una experiencia cercana a la muerte”. Sin embargo si el paciente muere, “sería posible que esta información cuántica exista fuera del cuerpo indefinidamente, como un alma”

El Dr. Hamerof cree que las nuevas ideas sobre el papel de la física cuántica en los procesos biológicos como la navegación en los pájaros, ayudan a confirmar su teoría.

Ambos científicos, de renombre internacional, se unen a la teoría de la existencia del alma. También el Dr. Rick Strassman afirma que la entrada del alma en el cuerpo humano se produce a través de la glándula pineal.

 

https://perfecto.guru/el-alma-no-muere/

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

RELACION ENTRE LA EMOCION Y LA SALUD

 

Resumen

El presente trabajo tiene como propósito establecer la relación desde un punto de vista teórico-reflexivo, entre las emociones y la salud del organismo humano. Se fundamenta en los principios de la neurociencia y en especial de la neuroafectividad, tomando en cuenta los factores subjetivos de la personas, para evaluar los acontecimientos ambientales, las conexiones entre el sistema limbico y la corteza frontal, las habilidades y recursos con lo que cuenta el organismo para afrontar las demandas ambientales. Se apoya en los postulados de Goleman (2006), (2003), (1999), Palmero Y Fernández- Abascal (1999). Se concluye la necesidad de buscar nuevas estrategias y enfoques que le permitan al hombre hacer frente a las crecientes demandas que se dan en el entorno y la necesidad de un cambio emocional que favorezca la salud y en consecuencia una calidad de vida optima.

Palabras Claves: Neurociencia, emociones positivas, emociones negativas.

Introducción

Las emociones se han estudiado por el papel adaptativo que han jugado a través de la evolución del hombre. Gracias a las emociones se produce una activación que proporciona la energía necesaria para responder, rápidamente, a un estímulo que atente al bienestar físico o psicológico, permitiendo así, la supervivencia. De esto se deduce que no hay emociones buenas, ni malas y que la forma en que son percibidas dependen de la personalidad del de cada quien.

Civilizaciones antiguas, ya le daban una importancia crucial a las emociones y a la forma como los seres humanos reaccionaban a los estímulos ambientales, incluso llegaron a relacionar ciertos estados emocionales con enfermedades y elementos de la naturaleza como el fuego, la madera, el agua, el metal y la tierra. Cada elemento iba relacionado con una enfermedad y con una emoción determinada. Así por ejemplo, las personas pertenecientes al elemento metal, suelen sufrir de enfermedades respiratorias y las emociones predominantes que desencadenan estas patologías son la melancolía, la tristeza y la depresión. (Dr.Sarmiento, 2008, Coordinador del Instituto de Medicina China de Maracaibo).

La Medicina y en especial la Psicología, tardaron años para aceptar que los tipos de personalidad, las emociones, la forma de controlarlas y la salud, estaban íntimamente relacionadas, rompiéndose el dualismo que se mantuvo durante mucho tiempo entre la mente y cuerpo.

En los últimos años, se ha descubierto que las emociones pueden ser, también, perjudiciales para la salud, influyendo en la contracción de ciertas enfermedades, perdiendo, en este sentido, su valor adaptativo.

Finalmente se empieza a aceptar que disturbios psicológicos leves o intensos pueden causar enfermedades en el cuerpo. Nuestros antepasados, la gente popular y las abuelas ya lo sabían: nos decían que la tristeza, la preocupación obsesiva y otros sentimientos podían dañar el corazón, provocar úlceras, arruinar el cutis y hacernos más vulnerables a las infecciones (Damasio, 1994).

Este vínculo entre las emociones y la salud, va mucho mas allá de que ciertas emociones, las negativas, hagan más vulnerables a las personas a contraer una enfermedad, o que otras emociones, las positivas, favorezcan la recuperación de una dolencia. Con esto, se está estableciendo la relación mente/cuerpo.

Esto trae consigo todo un cambio en el tratamiento de enfermedades, ya que ahora se deberán tomar en cuenta, como relevantes, los factores psicológicos de las personas enfermas, para así intervenir sus emociones con el objetivo de mejorar la salud.

Las emociones, según recientes estudios, entre ellos los referidos por Goleman (2006) están claramente relacionadas con estructuras cerebrales que incluyen el sistema limbico y la corteza cerebral, en especial el neocortex. En sus estudios Goleman, junto a otros investigadores, hace referencia a la plasticidad cerebral, en la cual se establece la capacidad que tiene el cerebro de adaptarse a través de nuevas conexiones sinápticas, a patrones conductuales y emocionales diferentes a los que ya se tenían. Con esto, se pone de relieve que el hombre es capaz de gestionar y controlar sus emociones, a través de esa práctica también puede mejorar su salud y ser mucho más feliz.

 

Desarrollo teórico

El término “afectividad “, se entiende según Moles (2000:48) como “aquella reacción emotiva generalizada que produce efectos definidos tanto a nivel somático como cognoscitivo”. La afectividad está por tanto constituida por las emociones y los sentimientos. Al hablar de emoción, base de todo comportamiento afectivo, entendemos esta como “reacción somática que acompaña conductas muy determinadas, producidas ambas, ante la satisfacción o insatisfacción de necesidades debido esto a cambios ambientales repentinos” (Moles, 2000:48).El ser humano está dotado de la capacidad de disponer de un cúmulo de emociones y sentimientos, mucho de ellos producto de su condicionamiento social, considerándose al aparato emocional constituido fundamentalmente por cuatro emociones básicas de las que se derivan y condicionan otras muchas, estas emociones específicamente son: la alegría, la rabia, el miedo, la tristeza.

En el proceso de formación y expresión de emociones la alegría surge ante la percepción por parte del sujeto que la experimenta de situaciones relacionadas con obtención del placer, es decir satisfacción de estados de privación de origen biológico o psicosocial. En términos más conductual, estaríamos refiriéndonos a las reacciones somáticas y aparición de operantes características a la obtención o presencia ambiental de un reforzador positivo.Por su parte, el miedo implica una percepción de peligro; la rabia tiene que ver con la percepción de injusticia; la tristeza se asocia a la percepción de pérdida. (Moles, 2000).

De acuerdo a la vía neurológica que se siga desde que un receptor sensorial capta un estimulo hasta la aparición de la respuesta emocional, se puede hacer referencia a dos mecanismos emocionales:

1-Emoción precognitiva: El Tálamo recibe la información de un receptor sensorial y la envía directamente a la región septum-amigdalar para la ejecución de la respuesta, sin intervención de la corteza cerebral.

2-Emociones con actividad cognitiva: Aquí interviene la acción de la corteza cerebral, esto da la posibilidad de un mecanismo de valorización en el área prefrontal con una respuesta mediadora de la zona septum-amigdalar.La implementación de conexiones nerviosas entre la zona pre- frontal y la zona lìmbica son esenciales en las decisiones que fundamentan nuestra vida de relaciones.

Las emociones implican la actividad orquestada de todos los circuitos cerebrales, en especial los lóbulos frontales (que alberga la estructuras ejecutivas del cerebro y se ocupa de la planificación), la amígdala (que permanece especialmente activa durante la experiencia de emociones negativas como el miedo) Y el hipocampo (que se encarga de adaptar las emociones a su contexto). En este sentido, la amígdala desempeña un papel fundamental en los circuitos activadores de la emoción, mientras que la corteza prefrontal, por su parte se ocupa de la regulación. (Goleman, 2003).

Las evidencias recogidas por diferentes investigadores, dentro del campo de la neurociencia Goleman (2003:251), indica “que el lóbulo frontal izquierdo cumple con una función decisiva en las emociones positivas, mientras que el lóbulo derecho está más ligado a ciertas emociones negativas”

La relación entre las emociones y los trastornos de salud es un hecho constatado en la actualidad. A pesar que desde ciertos foros de la medicina ortodoxa, se ha venido cuestionando el hipotético papel de las emociones para desencadenar y agravar un trastorno, así como para perturbar el proceso de recuperación tras una enfermedad. La evidencia empírica es testaruda, y una vez más se pone de relieve como los factores clásicos de riesgo (aquellos que tradicionalmente se han esgrimido como únicos factores de riesgos) no pueden explicar todos los casos de cualquier trastorno, en algunos casos, como en las alteraciones cardiovasculares, no llegan a explicar ni la mitad de los sucesos. (Palmero, 1999).

Desde que Lacey (citado por Palmero1999) criticó el concepto de activación como sinónimo de proceso unitario, planteando la existencia de tres sistemas de respuesta (electro cortical, fisiológico y motor), se ha venido planteando que cada vez que un organismo se enfrenta a una situación de estrés o de intensa emocionalidad, entran en juego esos tres sistemas de respuesta.

Las respuestas que el organismo ofrece ante estas situaciones, tienen funciones claramente adaptativas, pues representa la preparación de organismo para enfrentarse a un evento que extraña un peligro para su integridad, asumiéndose que la respuesta aunque sea intensa, no es perniciosa para el organismo, es su frecuencia, lo que va ha determinar la probabilidad de riesgo de un trastorno, ya que el organismo se encuentra sometido a unos niveles de activación y reactividad superiores a los habituales. Por otra parte, cuando el organismo tarda más tiempo en recuperarse, puede producirse una situación anómala, caracterizada por la presencia excesiva de las sustancias que se liberaron en su momento: para hacer frente a la situación de estrés o emocional.

Una de las claves a la hora de entender la repercusión de las emociones en la salud es la conceptualización del proceso emocional. En él aparecen dos filtros entre la situación interna o externa que desencadena el proceso y la manifestación de las emociones en el sujeto protagonista (Fernández-Abascal y Palmero, 1999).

El primero de ellos, la evaluación valorativa, modulará la activación emocional en sus componentes de experiencia subjetiva o sentimiento, expresión corporal, tendencia a la acción y respuestas fisiológicas y será el responsable del reajuste de las emociones a las demandas del entorno; pero, también, puede ser el responsable de que las emociones pierdan su valor adaptativo y sean, entonces, perjudiciales para la salud (Fernández-Abascal y Palmero, 1999).

El segundo filtro, que actúa entre la activación y la expresión emocional, se refiere a los mecanismos socioculturales de control emocional que determinan en gran medida los estilos de afrontamiento, es decir, las estrategias que cada persona pone en juego para responder ante las emociones (Fernández-Abascal y Palmero, 1999).

En resumen, la función adaptativa de las emociones va a depender de la evaluación que la persona haga del estímulo, es decir, del significado que le dé a este, y de la respuesta de afrontamiento que genere.

La salud humana es un complejo proceso sustentado sobre el equilibrio de factores biopsicosociales, es decir, una persona sana tiene en equilibrio tanto su cuerpo como su mente en adaptación con su entorno.

De lo anterior se desprende, que existe una relación entre mente y cuerpo y que la falta de equilibrio en uno de ellos, afecta el equilibrio y el buen funcionamiento del otro. La enfermedad afecta tanto al cuerpo como a la mente.

De esta relación mente/cuerpo nace la medicina psicosomática, que se centra en el estudio de las interacciones entre los procesos psicológicos (mente) y la ocurrencia de ciertas enfermedades (cuerpo).

Establecida la relación, el psicólogo Robert Ader (citado en Goleman. 1996) se dedicó a investigar como influyen ciertos procesos psicológicos, las emociones, en la salud (USA, 1974). Es así como nace un nuevo campo de investigación, la Psiconeuroinmunología (PNI), que estudia los vínculos que existen entre el sistema inmunológico y el sistema nervioso central. Su mismo nombre reconoce las relaciones: psico o “mente”; neuro, que se refiere al sistema neuroendocrino (que incluye el sistema nervioso y los sistemas hormonales); e inmunología, que se refiere al sistema inmunológico. Ha sido utilizada para establecer posibles relaciones entre los factores de comportamiento y la progresión de enfermedades.

Según Ader, (en Goleman, 1996) hay una infinidad de modos en que el sistema nervioso central y sistema inmunológico se comunican: sendas biológicas que hacen que la mente, las emociones y el cuerpo no están separados sino íntimamente interrelacionados.

Se está descubriendo que los mensajeros químicos que operan más ampliamente en el cerebro y en el sistema inmunológico son aquellos que son más densos en las zonas nerviosas que regulan la emoción. A cargo de estas investigaciones está el psicólogo David Felten. Él comenzó notando que las emociones ejercen un efecto poderoso en el sistema nervioso autónomo (SNA), que es el que regula diversas funciones del organismo. Detectó un punto de reunión en donde el SNA se comunica directamente con los linfocitos y los macrófagos, células del sistema inmunológico. Se descubrieron contactos semejantes a sinapsis, en los que los terminales nerviosas del SNA tienen terminaciones que se apoyan directamente en estas células inmunológicas. Este contacto físico permite que las células nerviosas liberen neurotransmisores para regular estas células (Goleman, 1996).

Luego de diversos estudios, David Felten concluyó que sin esas terminaciones nerviosas el sistema inmunológico no responde como debería al desafío de las bacterias y los virus invasores. En resumen, el sistema nervioso no sólo se conecta con el sistema inmunológico, sino que es esencial para la función inmunológica adecuada.

Otra vía clave que relaciona las emociones y el sistema inmunológico es la influencia de las hormonas que se liberan con el estrés. Las catecolamina (adrenalina y noradrenalina) y el cortisol, entre otras, obstaculizan la función de las células inmunológicas: el estrés anula la resistencia inmunológica, supuestamente en una conservación de energía que da prioridad a la emergencia más inmediata, que es una mayor presión para la supervivencia (Goleman, 1996).

Basándose en lo anterior, se ha establecido la hipótesis de que el estrés y las emociones negativas, como la ira, la ansiedad y la depresión, podían ser la causa de ciertas enfermedades. Las investigaciones no han arrojado datos clínicos suficientes como para establecer una relación causal, pero sí, se reconoce que, estas emociones, afectan la vulnerabilidad de las personas a contraer enfermedades. Asimismo, se investiga si las emociones positivas son beneficiosas a la hora de la recuperación de la enfermedad.

También, las emociones y la salud se relacionan cuando ya se está enfermo, podemos ser emocionalmente frágiles mientras estamos enfermos porque nuestro bienestar mental se basa, en parte, en la ilusión de invulnerabilidad. La enfermedad hace estallar esa ilusión, atacando la premisa de que nuestro mundo privado está a salvo y seguro. De pronto nos sentimos débiles, impotentes y vulnerables. La emoción más típica cuando estamos enfermos es el miedo. Se ha descubierto que las emociones negativas, como la ira, la ansiedad o la depresión, y también el estrés, debilitan la eficacia de ciertas células inmunológicas.

Estudios confirman que las emociones perturbadoras son malas para la salud. Se descubrió que las personas que experimentan ansiedad crónica, prolongados períodos de tristeza y pesimismo, tensión continua u hostilidad, cinismo o suspicacias implacables, tenían el doble de riesgo de contraer una enfermedad, incluidas asma, artritis, dolores de cabeza, úlceras pépticas y problemas cardíacos. Esta magnitud hace que las emociones perturbadoras sean un factor de riesgo tan dañino como lo son, por ejemplo, el hábito de fumar o el colesterol elevado para los problemas cardíacos, es decir, una importante amenaza a la salud (Goleman, 1996). Lo anterior no indica, en modo alguno, que todos aquellos que tengan estos sentimientos serán más vulnerables a una enfermedad.

Se conoce desde hace años, que la homeostasis normal, el correcto nivel de las hormonas, neurotransmisores y demás elementos que conforman nuestro medio ambiente interno, el adecuado funcionamiento del sistema nervioso central y la adecuada respuesta del sistema inmunitario son factores implicados en el correcto desempeño de las funciones habituales y/o vitales, impidiendo que el organismo enferme, favoreciendo su resistencia en las situaciones de máxima demanda, y posibilitando una correcta y relativamente rápida recuperación tras las respuestas intensas que se haya producido en situación de estrés o de intensa emocionalidad. A continuación, se revisaran algunos aspectos en los que se aprecia la influencia de los procesos emocionales en diversos trastornos.

La Ansiedad

El funcionamiento sexual se ve claramente influenciado por efectos del estrés y de la emocionalidad intensa, ya que se produce una restricción del nivel de testosterona en el organismo. Esta hormona es fundamental en la motivación y conducta sexual de hombres y mujeres. (Palmero, 1999). También se ha observado que la intensidad emocional tiene relación con los trastornos del sueño. Así, los procesos de ansiedad y depresión producen un incremento en la temperatura basal corporal y en la resistencia de la piel, constriñen los vasos sanguíneos y generan inquietud motora general. Todos estos factores dificultan la conciliación y/o mantenimiento del sueño. Palmero (1999) refiere que el insomnio no solo se refiere a la imposibilidad de iniciar el sueño, sino también a la dificultad de mantenerlo.

Durante momentos de gran ansiedad, el cerebro secreta grandes niveles de cortisol y norepinefrina que interfieren con las operaciones normales de los mecanismos neurológicos para el aprendizaje y la memoria. Cuando estas hormonas de estrés llegan a un nivel crítico, mejoran la función de la amígdala pero debilitan las áreas prefrontales, las cuales pierden la capacidad de contener los impulsos de la amígdala. Goleman (2006).

Por otra parte, se ha evidenciado una alta relación entre estrés y diabetes, hablándose en la actualidad de una personalidad diabética. (Palmero, 1999), que vendría definida por una disminuida capacidad de alerta, apatía y depresión.

La Ira y La Hostilidad

La emoción de ira y la actitud de hostilidad producen una excesiva activación de las glándulas suprarrenales, cuya consecuencia es la producción excesiva de cortisol, norepinefrina y epinefrina. Estas sustancias tienen efectos generales sobre el sistema cardiovascular, pues aceleran el proceso ateorogènico y reducen la luz de los vasos. Si se mantiene constante el volumen de sangre bombeada desde el corazón, la presión sanguínea va incrementándose paulatinamente a medida que se estrecha el diámetro útil y despejado del vaso. Pero además, la epinefrina en particular tiene efectos que empeoran la situación. Esta catecolamina acelera el ritmo cardiaco y produce vasoconstricción. Los resultados son evidentes se incrementa la presión cardiaca. (Palmero, 1999). También se ha visto relación con las ulceras estomacales, ya que se produce un incremento en la secreción de ácidos en el estomago, que contribuyen a la formación de ulceras.

 

La Tristeza

Existe una clara relación entre la tristeza y el cáncer, ya que aspectos emocionales de depresión han provocado disminución en la capacidad funcional del sistema inmunológico, produciéndose un crecimiento exponencial de estas células y se desencadena la enfermedad. Por lo que respecta a otros trastornos importantes, el asma, se conoce en la actualidad que las situaciones que producen sentimientos de tristeza, frustración y conflictos representan factores importantes para que ocurran ataques de asma. Igualmente se ha visto su implicación los problemas capilares. (Palmero, 1999).

 

 

El Estrés

El hipocampo es particularmente vulnerable al continuo estrés emocional, por los dañinos efectos del cortisol, Bajo estrés prolongado, el cortisol ataca las neuronas del hipocampo, reduciendo el ritmo en el que se agregan las neuronas, o incluso reduciendo el numero total, con un impacto negativo en el aprendizaje. La muerte de las neuronas del hipocampo ocurre durante un sostenido aumento del cortisol, por ejemplo, durante una depresión severa o un trauma intenso. Incluso en bajas dosis, los periodos de estrés extensos producen altos niveles de cortisol que pueden impedir el crecimiento de esas neuronas.Goleman (2006) Con esto, se concluye que el estrés tiene influencia en el aprendizaje.

 

En los vínculos del estrés con la salud, los sistemas biológicos claves son el sistema nervioso simpático (SNS), y el eje hipófisis-hipòtalamo-suprarrenal (HHS). Cuando estamos atemorizados, tanto el SNC como el eje HHS asumen el desafio, secretando hormonas que nos preparan para enfrentarnos a una emergencia o amenaza. Pero lo hacen tomando recursos del sistema inmuno y endocrinológico, entre otros. Esto debilita a dicho sistema clave para la salud, por un momento o durante años.Se considera un estudio Británico sobre trabajadores de la salud que tuvieron dos supervisores en días alternados, uno al que temían y otro que le gustaba. Wager, Feldman y Hussey (2001) En los días en que trabajaba el jefe atemorizador, el promedio de la presión arterial subió 13 puntos para la sistólica y 6 para la diastolita (de 113/75 a 126/81).

Aunque las lecturas estaban dentro del margen saludable, tanta elevación si se mantenía mucho tiempo, podría tener un impacto clínico significativo, esto es, aumentar el riesgo de hipertensión. Los estudios de Suecia de trabajadores a diferentes niveles y en el Reino Unido entre empleados estatales, demostraron que la gente en posiciones inferiores dentro de las organizaciones y sometidas a mayores niveles de estrés por un jefe autoritario, eran cuatro veces mas propensos a desarrollar enfermedades cardiovasculares, a los que no tenían tales presiones. Wamala (2000).

Emociones Positivas

Bárbara Fredrickson ha abierto una línea de investigación centrada específicamente en las emociones positivas y en su valor adaptativo (Fredrickson, 1998, 2000b, 2001, 2003; Fredrickson y Branigan, 2000). Recientemente ha planteado la Teoría abierta y construida de las emociones positivas (Fredrickson, 1998, 2001), que sostiene que emociones como la alegría, el entusiasmo, la satisfacción, el orgullo, la complacencia, que aunque fenomenológicamente son distintas entre sí, comparten la propiedad de ampliar los repertorios de pensamiento y de acción de las personas y de construir reservas de recursos físicos, intelectuales, psicológicos y sociales disponibles para momentos futuros de crisis.

Experimentar emociones positivas es siempre algo agradable y placentero a corto plazo y para esta autora, además, tendría otros efectos beneficiosos más duraderos, en la medida en la que ello prepara a los individuos para tiempos futuros más duros (Fredrickson, 1998, 2001). La alegría, por ejemplo, anima a jugar en el sentido amplio de la palabra, a empujar los límites, a ser creativo (Frijda, 1986) y ello permite el desarrollo y el entrenamiento de habilidades físicas (fuerza, resistencia, precisión), de habilidades psicológicas e intelectuales (comprensión de normas, memoria, autocontrol) y de habilidades sociales necesarias para el establecimiento de relaciones de amistad y de apoyo. Todas estas habilidades, conceptualizadas como recursos, pueden llegar a ser muy valiosas en momentos de escasez y de conflicto, en los que disponer de velocidad, de resistencia, de amigos, de capacidad de innovación, etc. puede ser la diferencia entre vivir y morir.

  • Las funciones de las emociones positivas vendrían a complementar las funciones de las emociones negativas (Fredrickson, 2001) y ambas serían igualmente importantes en un contexto evolutivo. Si las emociones negativas solucionan problemas de supervivencia inmediata, porque tienen asociadas tendencias de respuesta específicas (la ira, por ejemplo, prepara para el ataque; el asco provoca rechazo, vómito; el miedo prepara para la huida), las emociones positivas solucionan cuestiones relativas al desarrollo y crecimiento personal y a la conexión social. Las primeras propician formas de pensar que reducen el rango de respuestas posibles y las segundas propician formas de pensar que lo amplían. En este sentido, las emociones positivas habrían contribuido a generar las condiciones adecuadas para que nuestros ancestros desarrollaran las habilidades físicas necesarias para superar la estrategia de los depredadores, las habilidades psicológicas que permiten descubrir e inventar posibilidades y las habilidades sociales adecuadas para generar Emociones positivas

Optimismo: Este término procedente del latín optimum, (lo mejor), hace referencia a la capacidad de las personas para enfocarse en los aspectos mejores de una situación dada. Es una disposición a esperar encontrarse con cosas positivas y buenas. La relación entre optimismo y bienestar han hecho que ésta sea una de las emociones más importantes.

Sentido del humor: Las investigaciones que se han realizado acerca de la risa proporcionan un gran sustento teórico. Hay suficiente evidencia para poder afirmar que la risa reduce el estrés y la ansiedad y, en consecuencia, mejora la salud física de las personas.

Adaptabilidad: También llamada resiliencia. Es la capacidad que tienen algunas personas para adaptarse a las situaciones adversas de la vida. Los terribles atentados terroristas de Nueva York y Madrid han proporcionado numerosos casos de estudio de personas enfrentadas a estrés postraumático.

Creatividad: Es la capacidad de crear cosas nuevas, de buscar nuevas posibilidades, de encontrar soluciones diferentes. Los resultados de las últimas investigaciones parecen no coincidir con la idea que hasta ahora se tenía sobre la creatividad: no parece ser un rasgo estable de la personalidad, sino más bien un conjunto de habilidades cognitivas y conocimientos técnicos. Por tanto, la creatividad se puede entrenar y desarrollar.

Conclusiones

Las evidencias indican que las emociones, como reacciones propias del organismo, no son ni buenas ni malas, todo depende de la evaluación perceptual que la persona haga de las mismas. Las emociones cumplen un papel adaptativo, que permiten la supervivencia del individuo dentro del ambiente. Existen estímulos emocionales objetivamente perturbadores que pueden no producir ninguna secuela sobre una persona, y existen otros estímulos emocionales objetivamente no perturbadores que pueden llegar a ocasionar un daño más o menos importante. La diferencia básica entre las dos posibilidades se localiza en la percepción que cada persona tiene de esos estímulos.

Es decir, cuando una persona posee estrategias y habilidades suficientes para hacer frente a esas situaciones, es poco probable que los estímulos derivados de la misma causen algún daños sin embargo, en otras ocasiones, aunque la situación y los estímulos en ella indicados sean sumamente asequibles para cualquier persona, puede ocurrir que alguien no posea esas habilidades y destrezas esenciales, y que se vea desbordado por una situación que probablemente, sólo es insuperable desde su propia percepción. En este caso, comenzamos a hablar de una cierta probabilidad de riesgo a la enfermedad.

Hoy día, con el conocimiento que se tiene de la neurociencia y en especial, de una rama de ella “neuroafectividad”, se ha puesto en evidencia la conexión que existe entre el sistema limbico y la corteza cerebral, para la regulación y control de las emociones, de allí han surgido nuevos enfoques y estrategias que permiten el control de la excesiva demanda y presión que imponen las condiciones ambientales y laborales de nuestros tiempos, que están dando origen a altos niveles de depresión, brotes de violencia, enfermedades psicosomáticas y en especial todas aquellas enfermedades derivadas del sistema cardiovascular e inmunitario.

Entre esos nuevos enfoques, esta el surgimiento de la Psicología Positiva, que busca básicamente el estudio de las emociones positivas y las cualidades que manifiestan las personas con actitudes positivas, al igual que el estudio de las manifestaciones neurofisiológicas que se derivan con la implementación de un enfoque de vida mucho más positivo. La Psicología Positiva toma en cuenta la plasticidad del cerebro, es decir la capacidad que tiene el mismo para establecer nuevas conexiones sinápticas, que permitan la adquisición de nuevos hábitos y aprendizajes, que propician una mejor evaluación de los acontecimientos, para de esta forma cambiar la percepción y en consecuencia la emoción asociada a ello.

En cierto sentido la psicología positiva es una forma de hacer prevención. Hasta ahora el psicólogo sólo era necesario cuando ya había aparecido el problema y su trabajo consistía principalmente en diagnosticar y tratar. Con el enfoque positivo se busca analizar las emociones positivas que ayudan a las personas a tener mayor calidad de vida, a desarrollarse y a ser más felices. En definitiva a tener mayor bienestar.

Bibliografía

Damasio, Antonio (1994) “El Error de Descartes” Editorial Andrés Bello, Santiago Páginas: 143, 283, 284, 285.

Fredrickson, B. L. (2000b). Positive emotions. En C. R. Snyder y S. J. López (Eds.), Handbook of Positive Psychology. New York: Oxford University Press.

Fredrickson, B. L. (2001). The role of positive emotion in positive psychology: The broaden and build theory of positive emotion. American Psychologist, 56, 218-226.

Fredrickson, B. L. (2003). The value of positive emotions. American Scientist, 91, 330-335.

Fredrickson, B. L. y Branigan, C. (2000). Positive emotions. En T. J. Mayne y G. A. Bonanno (Eds.), Emotion: current issues and future directions (pp. 123-151). Nueva York: Guilford Press.

Fredrickson, B. L. y Joiner, T. (2002). Positive emotions trigger upward spirals toward emotional well-being. Psychological Science, 13, 172-175.

Fredrickson, B. L. y Levenson, R. W. (1998). Positive emotions speed recovery from the cardiovascular sequelae of negative emotions. Cognition and Emotion, 12, 191-220.

Fredrickson, B. L., Tugade, M., Waugh, C. E. y Larkin, G. R. (2003). What good are positive emotions in crises? A prospective study of resilience and emotions following the terrorist attacks on the United States of september 11th, 2001. Journal of personality and Social Psychology, 84, 365-376.

Frijda, N. H. (1986). The emotions. Cambridge: Cambridge University Press.

Goleman Daniel (2006) “Inteligencia Social” Javier Vergara. Ediciones B Argentina S.A.

Goleman, Daniel (2003)” Emociones Destructivas” Javier Vegara.Ediciones B Argentina S.A.

Goleman, Daniel (1996) “Inteligencia emocional” Javier Vergara Editor, Buenos Aires

Moles Juan (2000) “Asesoramiento Clínico” Editorial Greco, Caracas

Nadia Pager, George Feldman y TrevorHussey (2001) “Impact of supervisor Interactional Style on Employees Blood Pressure”Consciousness and Experiential Psychology 6

Palmero Francese y Fernández-Abascal Enrique (1999) “Emociones y Adaptación” Ediciones Ariel, S.A.

Wamala S (2000) “Job Stress and the Occupational Gradient in Coronary Heart Disease risk in Women” Social Science and Medicine 51. 481-98

 

 

 

 

 

 

Autor:

Estrella R. Orozco Castro

Psicóloga

Mgs Orientación en Sexología

Mgs Orientación de la conducta

Dra. en Ciencias Gerenciales

Profesora Titular de la Universidad Experimental Rafael Maria Baralt

Profesor adscrita al Programa administración

 

http://www.monografias.com/trabajos78/emociones-salud/emociones-salud.shtml

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

EL PODER DE LAS PALABRAS

 

¿Sabías que el poder del verbo y la palabra pueden actuar como una varita mágica en tu vida para crear una realidad feliz y armoniosa?

Sí, la varita mágica que se te ha otorgado, como ser humano que eres, es la boca. La boca no se separa de ti y no te abandona…

En el Evangelio de San Juan ya se decía: «En el principio era el Verbo y, el Verbo estaba con Dios y el Verbo era Dios. Todas las cosas fueron hechas por Él…»

Según la tradición, en un pasado muy lejano, el ser humano también sabía crear mediante el verbo y la palabra, pero se separó de él y perdió su poder cuando comenzó a utilizarlo de forma negativa, viéndose obligado a crear con las manos.

De esta manera, actualmente la humanidad está obligada a batirse con la materia para darle forma y obtener de ella su sustento, tal como consta que Dios dijo a Adam: «Ganarás el pan con el sudor de tu frente».

El poder del verbo y la palabra se puede recuperar, comenzando un trabajo de transformación interna.

El primer paso que hay que dar es dominar los pensamientos y los sentimientos. Si hablas sin darte cuenta de lo que dices ni de por qué lo dices, es a causa de que no controlas ni tus pensamientos ni tus sentimientos.

 

Las palabras no se las lleva el viento, tal y como se menciona en el dicho popular, trascienden y producen problemas, no tan fáciles de arreglar, si se utilizan de forma negativa para injuriar o calumniar.

Si alguna vez has hablado mal de una persona o las has acusado de algo injustamente te darás cuenta de que tu sensación interior es negativa, no te sentirás pletórico de energía, sino todo lo contrario, sentirás malestar.

Lo único que puedes hacer para subsanar un poco el daño que te has causado a ti mismo y al otro es hablar de nuevo de esa persona pero insistiendo en sus cualidades, en sus virtudes, en su buena intención. Te aseguro que en cada ser de este mundo existe algo bueno de lo que podrás hablar.

Si no quieres hacerlo delante de otros, siéntate cómodamente en tu casa y comienza a decirlo en voz alta, centra tu atención en esa persona y busca todo aquello que es positivo para soltarlo por tu boca. Hazlo tan pronto como te sea posible e intenta no volver a hablar mal de nadie.

La palabra es un poder que actúa como un cohete y que desencadena fuerzas y provoca efectos irreversibles.

Si a una persona le gusta alzar la voz y mostrarse grosera encontrará a otro individuo que le plante cara y actúe como él, mostrando una actitud tan altiva como la suya. Cuando esto sucede a esa persona no le parece justo lo que le está ocurriendo. Pero el cohete ha sido lanzado y según sea su contenido producirá efectos negativos o positivos.

Ninguna palabra pronunciada queda sin consecuencias. Por tanto si has dejado escapar algunas palabras injustas o mal intencionadas contra alguien, intenta concentrarte en cuanto seas consciente de ello, enviándole mucho amor y mucha luz.

En consecuencia has de trabajar cada día para que tu palabra sea inteligente, luminosa, armoniosa, con el fin de hacer maravillas, primero sobre ti mismo , después sobre los demás y finalmente sobre toda la naturaleza.

¿Sabías que la palabra «bendecir» significa «decir cosas buenas», en el sentido de pronunciar palabras que aporten el bien?

Acostúmbrate a bendecir la cabeza de tu hijo, sus pies, sus manos, a la persona que amas, a todo lo que tocas: la comida, los objetos, los pájaros, las plantas, los árboles, los animales.

Si te acostumbras a decir palabras que inspiren, que vivifiquen, poseerás una varita mágica en la boca y conseguirás con el tiempo que una realidad armoniosa se produzca a tu alrededor.

“La palabra es mitad de quien la pronuncia, mitad de quien la escucha.” Michel de Montaigne

Laura Suarez

http://www.coachquantum.com/sabes-varita-magica/

 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

EL COLOR DE LAS EMOCIONES

Por el Dr. Mercola

A menudo digo que usted no puede separar su salud de sus emociones. Cada sentimiento que tiene afecta alguna parte de su cuerpo y el estrés puede causar daños en su salud física – especialmente si no hace ejercicio o come bien, ya que estos dos factores pueden ayudar a mantener el estrés bajo control.

Sin embargo, incluso aunque usted haga todo “bien”, sus emociones – tanto crónicas como agudas – pueden ejercer un gran poder sobre su cuerpo.

La definición clásica de estrés es “cualquier amenaza real o imaginaria y la respuesta de su cuerpo a esta amenaza”. La respuesta natural del cuerpo para el estrés tiene un impacto significativo en su función inmune, química cerebral, niveles de azúcar en la sangre, equilibrio hormonal y en mucho más.

En los últimos años, han surgido terapias de mente y cuerpo que toman en cuenta esta interrelación entre sus emociones y salud física.1 La Técnica de Liberación Emocional (EFT) es, en mi opinión, una de las más efectivas.

Muchas de las personas en el campo de la ciencia se siguen negando a aceptar este paradigma entre la mente y el cuerpo y uno de los factores que no les permite hacerlo es el hecho de que no pueden ver o medir las emociones dentro de su cuerpo. ¡Pero sólo porque no tenemos la tecnología para visualizar la conexión entre la mente y el cuerpo no quiere decir que no sea real!

Identifique Cómo Se Manifiestan las Emociones en Su Cuerpo

La imagen de abajo es el primer paso para lograr visualizar cómo se manifiestan las emociones dentro de su cuerpo. Investigadores en Finlandia pidieron a 700 voluntarios de Finlandia, Suecia y Taiwán que pensaran en una de las 14 emociones predeterminadas y que después señalaran el área de una silueta en blanco en donde sentían un estímulo por una emoción en particular.

Por medio del uso de una segunda silueta en blanco, se les pidió que señalaran las áreas que sentían “desactivadas” durante esa emoción. Para ayudarlos a generar la emoción apropiada, se les permitió leer una historia corta o ver un video. (Si desea hacer este experimento usted mismo, puede hacerlo aquí. La prueba en línea también está disponible en ruso, francés e italiano.)

El experimento muestra que las que las emociones tienden a sentirse en el cuerpo de formas que por lo general son consistentes de una persona a otra, independientemente de la edad, el género o la nacionalidad. Como se informó en el artículo publicado en The Atlantic:2

“El ejercicio de identificación de emociones produjo lo que podría esperarse: una cabeza caliente cuando había enojo…una persona deprimida que literalmente estaba triste (que  quiere decir que sienten una pequeña sensación en sus extremidades).

Casi todas las emociones generaron cambios en el área de la cabeza, lo que sugiere cambios en la sonrisa, al fruncir el ceño o la temperatura de la piel, mientras que emociones como la alegría y el enojo se vieron reflejadas en las extremidades – tal vez porque en ese momento se está listo para abrazar o golpear a su interlocutor. Mientras tanto, las sensaciones en su sistema digestivo y alrededor de la región de la garganta se presentaron principalmente cuando sentían asco,” según los autores.

Vale la pena señalar que las sensaciones corporales no se reflejaban en el flujo sanguíneo, el calor o cualquier otra cosa que pudiera ser medida objetivamente – se basaron únicamente en punzadas físicas que sentían los sujetos del experimento…

Los resultados probablemente revelan percepciones subjetivas sobre el impacto que tiene nuestro estado mental en el cuerpo, una combinación de reacciones musculares y viscerales, así como respuestas del sistema nervioso que no podemos diferenciar fácilmente.”


Mapa del cuerpo que muestra las áreas en donde los sujetos reportaron sentir varias emociones. (Imagen de: Proceedings of the National Academies of Sciences3 )

Conexión Entre la Mente y el Cuerpo

Es interesante observar que ciertas emociones son conocidas por estar relacionadas con el dolor en ciertas regiones del cuerpo, a pesar de que la ciencia no puede dar una explicación de esto. Por ejemplo, las personas que sufren de depresión por lo general experimentan dolor de pecho, incluso cuando no hay ningún problema físicamente en su corazón.

El dolor extremo (o un evento extremadamente estresante) también puede tener un impacto devastador- no por nada existe el dicho que dice “murió porque le rompieron el corazón”. En los días posteriores a la pérdida de un ser querido, su riesgo de sufrir un ataque cardíaco aumenta 21 veces.

Aunque aún no se ha revelado la mecánica de esta conexión entre la mente y el cuerpo, se sabe que es su cerebro, y en consecuencia, sus pensamientos y emociones, el que desempeña un papel importante en su experiencia del dolor físico y puede desempeñar un papel significativo en el desarrollo de enfermedades crónicas.

Por ejemplo, estudios previos han relacionado al estrés con un sistema inmunológico débil, presión arterial y aniveles de colesterol altos, así como la química cerebral alterada, niveles altos de azúcar en la sangre y un desequilibrio hormonal. También se sabe que aumenta la tasa de crecimiento tumoral.4 Una de las razones de esto tiene que ver con que la respuesta al estrés promueve la inflamación en el cuerpo.

Cuando está estresado, su cuerpo libera hormonas como cortisol, que prepara a su cuerpo para combatir o huir de un evento estresante. Su ritmo cardíaco aumenta, sus pulmones toman más oxígeno, su fluido sanguíneo aumenta y algunas partes de su sistema inmunológico se suprimen temporalmente, lo que reduce la respuesta inflamatoria para patógenos y otros invasores extraños.

Cuando el estrés se vuelve crónico, su sistema inmunológico se vuelve cada vez más insensible al cortisol y dado que en parte la inflamación es regulada por esta hormona, esta disminución de la sensibilidad aumenta la respuesta inflamatoria y permite que la inflamación se vaya a todas partes. Aunque no es posible eliminar el estrés por completo, puede ayudar a su cuerpo a compensar el corto circuito bioeléctrico causado por el estrés emocional.

La EFT Puede Ser Utilizada para Contrarrestar los Efectos de las Emociones Negativos

Soy un gran admirador de la energía psicológica y una de las formas más populares es la Técnica de Liberación Emocional (EFT), que es un tipo de acupresión psicológica. Aunque hace uso de los mismos meridianos energéticos conocidos en la acupuntura, EFT no involucra agujas. En cambio, hace uso de las yemas de los dedos para dar golpecitos suaves con el fin de transferir la energía cinética en los meridianos específicos de su cabeza y pecho mientras piensa en un problema en específico – ya sea un evento traumático, una adicción, dolor, ansiedad, etc.- y hace afirmaciones positivas en voz alta.

Esta combinación de dar golpecitos en los meridianos energéticos y hacer afirmaciones positivas sirve para despejar el “cortocircuito”- el bloqueo emocional- del sistema de bioenergía de su cuerpo, por lo tanto restaura el equilibrio de la mente y el cuerpo, que es esencial para una salud óptima y la curación de enfermedades físicas.

Las pruebas clínicas han demostrado que  EFT es capaz de reducir rápidamente el impacto emocional de los recuerdos y de los incidentes que desencadenan la angustia emocional. Una vez que se reduce o elimina el malestar, su cuerpo puede reequilibrarse por sí sólo y acelerar la curación. En el video de abajo, la practicante de EFT, Julie Schiffman, muestra cómo tratar el estrés y el enojo por medio de esta técnica.

El Estrés le Afecta su Intestino

De acuerdo con los autores del estudio, el “asco” fue la emoción que más se sintió en el intestino. El miedo, la ansiedad y la pena también generaron un impacto en esta área. Estas cuatro emociones por lo general se sienten al experimentar depresión y no me sorprende ver una fuerte relación entre estas emociones y el intestino.5

En los  últimos años, la relación entre la salud del intestino, su estado de ánimo y el comportamiento se ha vuelto cada vez más claro – tanto que algunos científicos están comenzando a considerar los probióticos (bacterias benéficas) como unaalternativa a los medicamentos antidepresivos. Por ejemplo, los probióticos conocidos como Bifidobacterium Longum NCC3001 han sido conocidos por normalizar el comportamiento de ansiedad en ratones.

Una investigación publicada en el 20116 también demostró que los probióticos tienen un efecto directo en la química cerebral, por lo tanto mejora los sentimientos de ansiedad o depresión. También existe mucha evidencia que demuestra el papel del intestino en una gran variedad de enfermedades neurológicas.

En un sentido muy real, usted tiene dos cerebros, uno dentro de su cráneo y otro en su intestino y la mayor concentración de serotonina, que está involucrada en el control del estado de ánimo, depresión y la supresión de la agresión, en realidad se encuentra en sus intestinos y no en el cerebro. Las implicaciones son particularmente significativas en nuestra era actual en donde la depresión y los “malestares” emocionales son tan comunes.

Existe evidencia convincente que sugiere que mejorar la salud del intestino es un componente muy importante, si no es que clave, para abordar el problema de depresión, la ansiedad y los trastornos de estado de ánimo de forma efectiva. Una de las formas más sencillas y económicas de lograrlo es añadiendo alimentos fermentados o cultivados a su alimentación diaria. Para aprender más sobre la conexión entre el intestino y el cerebro, así como de la forma en la que los probióticos podrían ayudar a mejorar su salud mental, por favor échele un vistazo a mi artículo, “¿Los Probióticos Son el Nuevo Prozac?

Haga del Control de Estrés Parte de Su Estilo de Vida

Además de EFT y su intestino, existen muchas otras estrategias para controlar el estrés. Las siguientes son, en mi opinión, las más importantes:

  • Ejercicio. Estudios han demostrado que durante el ejercicio, se liberan sustancias químicas tranquilizantes (endorfinas) en el cerebro. El ejercicio es una forma natural de brindarle al cuerpo relajación y rejuvenecimiento y se ha demostrado que ayuda a proteger contra los efectos físicos del estrés diario.
  • Sueño reparador. Usted puede tener el mejor tipo de alimentación y el mejor programa de ejercicios pero si no duerme bien, su salud mental puede sufrir y es difícil sanar si tiene este problema. Puede encontrar 33 consejos para mejorar sus hábitos de sueño aquí.
  • Meditación (con o sin la ayuda de la tecnología de sincronización de las ondas cerebrales) y/o practicar ser consciente todos los días.
  • Organizar las horas de comida a un ritmo pausado y asegurarse de mantener un intestino saludable por medio del consumo de alimentos fermentados, como los vegetales fermentados o bien consumiendo un suplemento de probióticos de alta calidad.
  • Optimizar los niveles de vitamina D. Los bajos niveles de vitamina D en la sangre han sido correlacionados con un aumento en el riesgo de depresión, por lo que la optimización de los niveles de vitamina D podría ayudar a tener una base más sólida tanto física como mental.

Sincronice su Cuerpo y Mente

Como lo dije al principio, sólo porque aún no tenemos la tecnología para visualizar y observar la forma en la que las emociones afectan el cuerpo no quiere decir que la conexión entre la mente y el cuerpo no sea real. Lo es. Lo único que tiene que hacer es observar los efectos de sus emociones para “ver” cómo afectan su salud. Después de preocuparse por algo durante un periodo de tiempo, ¿le empieza a doler la cabeza? ¿La idea de ir a una junta le da dolor de estómago?

Otra manera de familiarizarse con esta conexión entre su cuerpo y su mente es poner atención a qué partes de su cuerpo son estimuladas o desactivadas cuando está experimentando alguna emoción en particular, como lo hicieron en el estudio presentado.

Una cosa está clara, sus emociones importan y no pueden ser ignoradas en el gran esquema de su salud en general. Así que por favor, tome su salud emocional en serio. El sueño, el ejercicio, la buena alimentación y el estrés todos son parte del estilo de vida. Si usted está pasando por dificultades emocionales, le recomiendo probar  EFT. Existen muchas otras herramientas de psicología energética que podrían ofrecerle beneficios similares. La clave es encontrar algo que le funcione y hacerlo constantemente para mantener su equilibrio.

http://articulos.mercola.com/sitios/articulos/archivo/2014/02/10/mapeo-emocional-eft.aspx

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario